miércoles, 14 de noviembre de 2012

Cantos de sirena


Mi cabeza da vueltas. Intento racionalizar todo lo que ocurre a mi alrededor. Paso del enfado a la tristeza, de la tristeza al miedo...el miedo me llena de ira...y vuelta a empezar.

Recuerdo hace unos años, en medio de una temporada de incertidumbre como esta, que surgió una sensación agradable. Sentía que algo estaba a punto de suceder, de pasarme, algo bueno. Nunca me había ocurrido. Tener esa sensación, quiero decir. Llegaba a sentir que podía tocar con las puntas de los dedos eso que me esperaba y que estaba a punto de alcanzarme. Y llegó. Tras unos meses apareció como por arte de magia.

Ahora no tengo esa sensación. En absoluto. Tal vez la desesperanza me bloquea e impide que la saboree. Porque quiero creer que detrás de esta mala racha tiene que llegar algo bueno.

Y si que hay algo nuevo, algo en lo que también pienso estos días. Un pequeño rayo de sol asomando entre la masa sin forma de nubes. Pero no sé hasta qué punto es cierto, o se trata de una visión mía...un necesitar encontrar un punto de apoyo, algo sobre lo que sostener la fragilidad que ahora siento...

Resuena en mi cabeza aquella frase que le oí una vez a alguien inteligente y que me sirve de mantra...en época de emociones no tomes decisiones. Así que toca esperar a que mi universo se vaya aclarando y pueda discernir lo real de lo simplemente deseado. Que no está el horno para bollos quemados y no quiero hacer daño a nadie.

22 comentarios:

  1. Con lo que nos esta tocando y tocara vivir estos años, haces bien en mantener la ilusión en las cosas buenas que están ahí, al llegar. Quizás sea como dice Lenteja cuestión de estar atenta a las señales.
    Una abraçada,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A estas alturas no se si es de locos esperar algo bueno, pero si...la vida no puede ser tan capulla verdad? Lo malo es que a fuerza de que ocurran cosas malas ya no distingo señales, no soy capaz de percibirlas...

      Un abrazo, Rosa

      Eliminar
  2. Ahí estaremos, esperando que se esfumen los días malos. Estoy segura que algo bueno llegará para los que desesperamos... Ten paciencia.
    Besos y buenas noches
    Etcétera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eh!! rubia!! qué tú ya tienes tu porción de cosas buenas. Otra cosa es que la estés apreciando por completo...pero están ahí.

      Eliminar
  3. "Para laaaasssss que desesperamos", perdón.
    Jeje

    ResponderEliminar
  4. Muakas, chris. Muchos muakamuakas arñññññfffllls :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te eché de menos este jueves...gracias por todos los besos!!

      Eliminar
  5. Enfado, tristeza, miedo, ira... Si tuvieras que ponerlas en orden de peor a mejor (las que más te fastidian a las que menor) ¿cómo pondrías esas emociones? Si fuera yo pondría la tristeza en primer lugar, luego el miedo. El enfado y la ira son como... como más activos, tienen un mejor desahogo, aunque sea tirando piedras al mar. Para la tristeza no he encontrado el remedio mágico, solo dejar que se pase con el tiempo. Para el miedo, ponerse frente a él y afrontarlo. Es como un monstruo, que si lo tocas desaparece.

    Un beso, mi desesperanzada amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Candelilla, la tristeza es la que más daño hace una vez que eres capaz de controlar la ira. Al miedo me termino enfrentando siempre, tarde más o menos, pero eso me ayuda a controlarlo.

      Eliminar
  6. Me ha gustado lo de "en época de emociones", es muy de la vida msima. Y las cosas cuando menos te lo esperas, llegan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá no es cuando menos te lo esperas sino donde menos te lo esperas...o lo que nunca habías imaginado...

      Un beso

      Eliminar
  7. iba a decir lo mis que siempre suya, me ha encantado esa frase, me la quedo!
    Pero a ver entonces cuando voy yo a tomar decisiones, con la trayectoria que llevo!
    Besos
    M

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, no conozco tu trayectoria pero por lo poquito que he leído en tu blog...sabes que hay personas que demoran las decisiones a propósito por el miedo a equivocarse? no sé si será tu caso pero puede ocurrir...

      Eliminar
  8. . . . . . . . . .> al fondo la luz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, pero eso casi suena al final del tunel...uys!

      Eliminar
  9. Ánimo Chris.
    Tus deseos de hoy serán la realidad de mañana, porque el futuro se crea en y desde el presente.
    Si ves que un pequeño rayo de sol se vislumbra entre las nubes , inventa(con todas las consecuencias)un super ventilador para ayudar a que esas nubes se desplacen un poco más rápido. Si era una ilusión ilusoria, no pasa nada...estaban trabajando en tu deseo.

    Esta entrada tuya ha puesto la guinda en el pastel de mi propia realidad. Ha conseguido que despierte hoy - del todo- a muchas consideraciones y aspectos de la vida, de mi vida. Me alegro mucho por ello GRACIAS.
    Y más me alegro de que no hayas hecho bollos quemados. :)

    Feliz finde.

    ResponderEliminar
  10. Me alegro de que te haya servido mi post... :-) Voy soplando pero de momento sin resultado. No sé si hace falta mucho tiempo o que no sirve de nada porque era una de esas ilusiones ilusorias. De momento, continúo.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  11. Cuando se murio mi madre, tambien me dijeron lo mismo, que en ese momento no era plan de tomar decisiones drasticas... Y era verdad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces habrá que dejar pasar el tiempo suficiente para encontrar el equilibrio que me permita decidir claramente de nuevo... Gracias Maria Luisa.

      :-)

      Eliminar

Related Posts with Thumbnails