martes, 31 de diciembre de 2013

A lo bonzo

Que si, que es nochevieja. Que se supone que en estos momentos debería estar pensando en el fiestón de esta noche, en las buenas ropas que voy a lucir, en comerme las uvas y empezar el año con buen pie.... Quizá hasta debería estar haciendo un repaso como en años anteriores de los momentazos de este año... de esos hitos positivos que hace que siga adelante y que sonría.

Pero es que llevo un par de semanitas de aupa. Tengo la ansiedad disparada. El domingo, en el concierto de cuencos tibetanos no me podía relajar porque el corazón me iba demasiado rápido. Ni respiración ni leches... aquello no paraba.

Y voy capeando el temporal, comiendo bombones ferrero rocher (papanoel me regaló una caja), intentando reírme cada vez que encuentro la ocasión y mirando los cielos que me sigue regalando mi ciudad.





Soy la osada que me he lanzado a la piscina. Se ve que las 6 horas (¡6!) que pasé montando el puzzle en 3D del Empire State Building no hicieron mella en mi ánimo, ni me autoconvencieron de lo poco mañosa que soy. .Me he autoregalado un puzzle, esta vez en 2D, del puente de la bahía de Sydney... con tan sólo 500 piezas!!!! Ole mis ovarios! El domingo me desperté muy temprano en casa de Zami, me puse a hacerlo y ya tengo casi terminada una fila de piezas :-)



Si... tengo el puzzle en casa de Zami. Porque en mi casa no hay mucho espacio y porque no podría dejarlo encima de una mesa sin que Lúa se fuera llevando una pieza a cada rato para mordisquearla y jugar con ella. Bien pensado quizá ella montaría el puzzle mejor que yo...

La que no está tan juguetona es Zoe... que me tiene preocupada. Hace unos días percibí que los comederos estaban más llenos de lo habitual cuando llegaba de trabajar. Al observarla, me fijé en que si se metía un grano de pienso en la boca, le daba una especie de espasmo y lo escupía. La llevé al veterinario y me dijeron que tenía una pieza mal, la boca inflamada y que por eso no comía. Mi gordi ha adelgazado estos días 300 gramos!! Ya mismo la pongo a desfilar como modelo gatuna!!

Ahora está mejor, pero creo que debe estar enfadada conmigo por untarle un gel en la boca a diario. Es más, me temo que lo que sucedió ayer pudo ser una forma soterrada de protesta gatuna...Se subió a la balda de la estantería donde yo tenía el palosanto quemándose y plantificó su santa panza encima. De repente el salón se iluminó con un flashazo y la gata, quemándose a lo bonzo, salió disparada mientras yo la perseguía por el pasillo. Por suerte, la parte del pelo que se quemó no fue muy extensa. Eso si, toda la tarde noche estuvo oliendo en mi casa igual que cuando me hacía la depilación laser.

Cuando ambas nos tranquilizamos (es un decir), nos tumbamos en la cama y allí nos quedamos mientras le hacía una sesión extra de mimos. Zoe... gordi... que me tienes que durar mucho tiempo!!

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Un año después....


Un año después y curiosamente las sensaciones son tan parecidas... aunque por motivos diferentes... desligada, aislada... ajena a todo... en mi lado del puente... por el que no transita nadie desde hace tanto tiempo...




Gracias a las que seguís ahí, a las incondicionales, a las que me escribís aún comentando alguna cosa...

martes, 10 de diciembre de 2013

Ya soy persona...

... o lo que es lo mismo, ya tengo un ordenador (que me han dejado) para conectarme a Internet desde casa.

Dicen que "a equino regalado no le periscopees el incisivo" y no me debería quejar pero lo cierto es que este portatil es más lento que todas las cosas, que he necesitado actualizar varios programas y sólo en eso he gastado ya media tarde. Pero aquí estoy!! blogueando!!

Mientras, Zoe duerme a mi lado una mega siesta porque creo que se echó a eso de las 2 de l atarde y ahí sigue. Me encanta mirarla mientras duerme. A veces se agita y pienso que está soñando que caza Parece tan buena...

La tengo un poco despistada. Llevo dos días sin ir a currar por un trancazo que se ha cebado con mi garganta y me tiene muda desde el viernes. Y claro, la pobre me despierta a las 6 de la mañana en plan... levanta vaga!! a trabajar, que tienes que ganar para comprarme latitas! A las 7 repite la misma operación aunque con más ahinco y por más que le explico con esta voz de Darth Vader que me sale, que no puedo ir a currar por estar mala, ná, no se da por enterada. Así que suele volver una vez más. Es el momento en que la enchufo con el spray de agua y ya me deja tranquila.

Son días raros... por llamarlos de alguna manera. Parece que la mala suerte en la salud se ha cebado este otoño especialmente con mi familia. Mis padres empiezan a tener cosas importantes. Se me van haciendo mayores. Por mi parte, llevo una temporada en que no paran de descubrirme cosas. Por suerte voy acotando males y con las plantillas parece que voy dejando atrás la maldita fascitis plantar. Mi cuñada ha amanecido con varicela y mi hermano tiene un bonito virus estomacal que le ha hecho pasar casi todo el día pegao a la taza del water... Alguien sabe a quién hay que rezar para que nos dejen un poquito en paz?

Llevo días muerta de frío y  a punto de encender una hoguerita en mi salón. Veo fotos de Nueva York nevado y pienso qué diantres hago tiritando aquí cuando allí podría estar haciendo un muñeco de nieve en Central Park. Volveré. No sé cuándo pero ahora estoy segura de que volveré. Menos mal que para los ratitos de tiritona,  Lúa busca consuelo en mi regazo y las dos nos damos calor mutuo.
En fin, así van pasando estos días a la espera de las consabidas fiestas navideñas. Otra oportunidad para volver a ser niña y vivir algunos momentos con ilusión.

Aunque realmente creo que lo que más ilusión me hace son los dos días libres pendientes que me han aparecido en el curro (sin que nadie sepa dónde estaban escondidos) y que me van a permitir hacer un mega puente a primeros de año. YUPI!!


jueves, 5 de diciembre de 2013

Sigo...

... aunque no aparezca apenas por aquí. Sigo, aislada prácticamente. Sin ordenador en casa. Viendo en el escaso tiempo libre de mi curro vuestros blogs. Con problemas para dejar comentarios. Si, parece que la tecnología se ha aliado en contra de mí.

En algunos me veo reflejada. Por presencia o ausencia. Y escojo no hablar, no comentar... permanecer al margen de guerras que no son la mía. No. En realidad esta expresión ya no sirve. Porque ya no estoy en guerra. Después de semanas de conflicto personal al fin me encuentro tranquila. Y contenta. Pese a las movidas laborales que nunca cesan. Pero a partir de las 3 me acerco a la persona que quiero ser. Y disfruto. Aún cuando echo de menos y llevo semanas soltando, dejando de lado expectativas... sigo el camino aceptando lo que conlleva... lo bueno y lo menos bueno.

Sé que en unos días volverá el agobio. Las navidades me incordian demasiado. La parafernalia familiar....  Lo único bueno es que tal vez este año pueda volver a sentirme niña en algunos momentos. Y crea por un rato en los Reyes Magos.

Os iré contando en cuanto pueda. Pero no quiero dejar este espacio personal. Durante un tiempo me he sentido prisionera de mis propias palabras y he optado por el silencio.  No he querido herir sensibilidades. Pero cuando percibes que en otros lugares campa la mala educación y la falta de respeto decides que todo tiene un límite y percibes que el tuyo ya ha sido sobrepasado. Hasta aquí. No más.

domingo, 17 de noviembre de 2013

Medio Aislada


Se me ha estropeado el ordenador de casa. En el trabajo, un nuevo cambio de tarea me impide hacer prácticamente nada que no sea leer un tweet de vez en cuando. En el metro leo mis correos en el móvil y le doy compulsivamente a "me gusta" en facebook. No puedo hacer más. Me siento ajena a la realidad y aislada...

Así que aprovecho cuando estoy en casa de mi chica para ver vídeos que me mandan, leer blogs en profundidad, descargar contenidos... y actualizar este blog.

La semana pasada quedé con una amiga de la que no sabía hacía muuuuuchos meses. Qué gusto retomar. Y darme cuenta de que juntas, somos las mismas que éramos... ojalá no se quede en un simple "ponernos al día".

Hablando con ella de mi chica, me decía en plan de coña... y que hacéis dos bolloblogueras intelectuales juntas? os ponéis horquillas y empezáis a leer y escribir??? jajajajaja... nunca hubiera imaginado que alguien pudiera pensar de mí que soy intelectual. No... lo cierto es que somos mucho más convencionales de lo que pudiera parecer... tan iguales al resto, imagino, que no entendemos que podamos ser conversación de nadie cuando no estamos...

Para muestra un botón. Esta mañana le ha dado hipo. Por intentar asustarla le he dicho... cariño, me quiero cambiar de sexo... Pues hija, teniendo todavía fascitis plantar es salirse de málaga para meterse en malagón...  no te parece? y ha seguido con su hipo tan ricamente...


El viernes, en el cine fórum que coordino, proyectamos Las Maestras de la República. Un documental maravilloso acerca de las mujeres que hicieron de la enseñanza su vocación durante la II República y que después fueron represaliadas por el franquismo. Una parte de la Historia que por suerte ha sido rescatada y que debería tener una repercusión mucho mayor. Me hubiera encantado que la vierais algunas de las profes que pululáis por aquí y que hubierais asistido al debate posterior. Había mujeres que llevaban en la enseñanza más de 40 años y otras mucho más jóvenes, incluso estudiando todavía. Y aunque había criterios y opiniones diferentes en cuanto a la educación... en todas latía esa pasión por la educación pública...

A la salida, muerta de frío, me fui a casa, a "aislarme"... y a tener la oportunidad de seguir pensándome estos días...que no sé si es intelectual ;-) pero si que es  agradable, entre el ruido que hay a mi alrededor. Tal vez es que la vida de nuevo m ha escuchado y me ha concedido lo que necesitaba...




domingo, 10 de noviembre de 2013

La vida en la mochila


Ya estamos como el año pasado, que no paro. Paso los días haciendo cosas. Voy a trabajar, claro... pero es que todas las tardes me busco algo para hacer. Un taller de vínculos, la gimnasia de los jueves, mi sesión semanal de fisio, una visita cuasi obligada a casa de mis padres.... Total, que ningún día llego a casa antes de las 9 de la noche.

Y cuando llevo semanas así me descubro agotada y con ganas de encerrarme... de recuperar ese mimo en mi espacio personal que abandono con facilidad. De pasar una tarde en casa, a solas con las gatinas...disfrutando de los mia! y los weeee y tirada en el sofá o transcribiendo el proyecto que tengo parado desde hace un mes....

La otra tarde estaba en casa de una amiga que no dispone de muchas cosas.... muchos libros si, pero el resto de su casa está lleno de muebles  que le han dado o ha encontrado en la calle y ha restaurado. No se ha creado necesidades materiales y sobrevive perfectamente... Y el conocer su casa me llevó a pensar en cómo puedo sobrevivir sin apenas nada....Salgo cada día con la mochila cargada con lo necesario para tal vez vivir.... Me asomo a ella y encuentro la cartera, un pequeño neceser que ultimamente va plagadito de pastillas, el libro que me estoy leyendo, un boli y algo de papel por si me surge una idea que quiera dejar plasmada... A veces hasta llevo una muda por si aterrizo en casa de Zami y me quedo a dormir con ella...

Si... mi vida cabe en una mochila... La vida puede caber en una mochila... El viernes una amiga que se ha hecho un hueco importante en los últimos meses, se marchó a Nepal. Se llevaba un montón de sentimientos tristes y alegres a la vez... Pienso en ella y quiero creer que cuando abra su mochila, vislumbrará en ella su vida... además de lo que necesita para disfrutar allí en Nepal Y que la traerá cargada con todo lo que precise aquí cuando vuelva.

Buen viaje T. 

 

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Hay días...

Hay días en que te levantas con una mala sensación, como si supieras que no te va a ser propicio, que no te corresponde ese mundo que hay ahí, fuera... que tal vez no deberías ni asomarte...

Aún así la obligación del día a día te fuerza. Te levantas, vas a trabajar un día más. Asistes a una nueva representación en ese teatro absurdo que es tu trabajo. Intentas olvidar que no levantas España precisamente y te centras en las rutinas administrativas.

A la salida encaminas tus pasos a uno de los sitios de tu recreo, a lugares de reposo... Sonrisas, abrazos, besos y hasta un masaje facial. Pero el runrún sigue ahí, a la vuelta de la esquina de tu alma... acechando cada resquicio asomando en las sonrisas esquivas que intentas prodigar sin conseguirlo...

Pasos rápidos, mimos gatunos, un último vistazo a fotos del pasado que tanto han removido tus últimos días y te encaminas al taller donde reparan enlaces y vínculos, donde te guían en el camino hacia ti misma. Disfrutas construyendo una burbuja personal. Disfrutas debajo de una sábana, con los ojos vendados y escuchando a Ludovico. Al fin las lágrimas aparecen y caen mansas. Dejas salir la angustia que te está lastrando desde hace una semana. Y descubres que a pesar de que has querido ser Gulliver, allí, bajo el cobijo de la sábana, en los textiles límites de tu nuevo espacio personal empequeñeces hasta recuperar el tamaño de la persona que siempre has sido. El justo, el que no intenta abarcar lo que no puede.

A la vuelta, agotada de ese largo camino hacia ti misma, calmada al fin después de tantos días de nervios, piensas sonriendo que es un hermoso regalo quedarte contigo misma. Que no todo está perdido si eres capaz aún de reencontrarte y mimarte. Y una vez más, te comprometes con la vida, con esa sencillez que siempre has buscado, con esa calidez que emana de los sentimientos alegres...

En casa intercambias palabras, cariños y buenos deseos...  te ocupas de familia, amigas, pareja... y cuando te metes en la cama te dejas un minuto para disfrutar de la visita nocturna de Zoe y Lúa que se acercan para darte las buenas noches y que te dedican sus últimos weeee y miá respectivos.

En ese momento, cuando tus ojos pugnan por cerrarse presos del cansancio del día, es cuando recibes las últimas palabras... las que duelen, las que te recuerdan el presagio de la mañana, las que cierran con un portazo y te dejan temblando. Las que transforman sonrisas en tristeza.

Y es que hay días en que debería olvidarme del mundo y quedarme quieta bajo una sábana escuchando a Ludovico.


lunes, 28 de octubre de 2013

Hace un año...


Hay días que no puedes olvidar... días que marcan un antes y un después... y hace un año fue uno de esos. Ayer por la tarde hablaba con mi chica de lo mucho que han cambiado las cosas este último año y sobre todo de cómo mi vida está ahora llena de ausencias. Personas que estaban, que me eran muy cercanas y que ahora desconozco... parece que cada una ha seguido su camino sin mirar atrás y poco, muy poco queda de aquel mundo que yo habitaba entonces...


Hoy me siento frágil, pequeña e invisible...

jueves, 17 de octubre de 2013

Donde vuelvo a ser niña


Cuando iba a los campamentos de verano de los boy scout solía escaparme en los ratos libres a encontrar lugares secretos. Rincones que para mí tuvieran algo de especial y donde pudiera dar rienda suelta a mis fantasías.

En esos lugares yo era la protagonista de las historias que inventaba y el mundo parecía sencillo y lento, como a mí me gustaba.

Podía quedarme sentada detrás de unas cañas, o subida en la rama gruesa de algún árbol... podía trepar descalza por una formación rocosa o simplemente tumbarme y contemplar las nubes... eran mis momentos de absoluta felicidad y paz interior.




Ahora he vuelto a encontrar un lugar así. No tiene rocas, ni alzando la mirada puedo contemplar muchas nubes, pero es un rincón precioso donde vuelvo a ser niña. Me descubro yendo a pasar ratos maravillosos allí, con las mujeres que pueblan el lugar. Siempre encuentro sonrisas, besos, abrazos... pura calidez. Y me dejan campar, descubrir, disfrutar, ojear y hojear...

Mujeres y Compañía: La Librería
 
 
 
Así, hace unos días, he descubierto un libro donde una chica como yo se aventura por lugares extraordinarios para vivir aventuras semejantes a las mías. Con la compañía de seres especiales va descubriendo un mundo único...




 


Me he quedado embobada leyendo, absorta en la historia, recordando mis propios mundos, aislada de este y a la vez intensamente conectada a mí misma... como entonces.

Y me siento tan afortunada de haber encontrado un lugar donde vuelvo a ser niña....

martes, 15 de octubre de 2013

Me sobra el mundo



Vacaciones, el supuesto periodo de descanso y que ha sido todo menos eso... un viaje relámpago a Barcelona y vuelta a Madrid con un montón de pruebas médicas pendientes. Al menos hubo momentos de sol, de gaviota golosa que se zampó mi gofre, de risas, de miradas cómplices, de apoyo, de pececitos y arquitectura.



De vuelta... la sensación de que en determinados momentos y lugares me sobra el mundo. La intensa certeza de que querría parar el tiempo y eternizar algunos instantes. La tristeza de saber que la semántica no va a hacer que vivamos la vida, pero aún así trato de hacerlo. La ternura que brota tras los ojos recién despiertos un domingo por la mañana. El amor que habita en los abrazos.

Termino mis vacaciones con la vibración de los cuencos dejando oleadas de bienestar en mi cuerpo y los mantras que sonaron algo tristes por las ausencias.



Sigo transitando.

martes, 8 de octubre de 2013

Sheroes also cry



Ojalá en algún momento de estos días puedas cerrar los ojos, volver a Plum Village y sonreír tan sólo un segundo...




miércoles, 2 de octubre de 2013

Rutas


Hoy paseaba de nuevo por esa zona de Madrid que me gusta tanto... la calle Santiago, la plaza de Ramales, la explanada del Palacio, la Cuesta de la Vega... es un trayecto corto pero que disfruto intensamente... La temperatura era perfecta... ni frío ni calor... y el cielo se hallaba pintado con retazos de nubes que aún permitían contemplar su azul...

Caminaba lentamente intentando apresar el instante y me ha dado por pensar en las rutas... Si, creo que trazamos rutas en nuestras vidas. Me refiero a las físicas... yo escojo recorrer a menudo este camino porque siento que tiene algo especial para mí. Mi cuerpo se relaja y se prepara para absorber las sensaciones físicas placenteras.

Hay caminos en los que sientes que puedes conectar contigo misma de un modo más intenso, mientras que por otros simplemente transitas... te llevan de un punto a otro del camino, sin que te detengas a contemplar la belleza del lugar ni las sensaciones físicas que te provoca.

He pensado que las rutas, despojadas de la magia que tienen, se convierten en simples rutinas... como rutas tan delgadas que pierden toda la importancia que tuvieron un día. Me he quedado un momento triste pensando en eso y en cuanto tiempo tarda algo maravilloso en convertirse en la sombra de lo que era...

Quizá el truco radique en nuestra capacidad para conservar la magia, en mirar siempre con ojos nuevos...

viernes, 20 de septiembre de 2013

Reencontrarme


Quizá todo comenzó esta mañana cuando al salir de casa vi la luna llena más impresionante que he visto en muuuuchos meses. Como tantas veces desde que era niña, me quedé embobada mirándola, abstraída por la luz que reflejaba, perdida en su halo anaranjado...

Su sola presencia me hace recordar tantas cosas acerca de mí misma...  Me puse los cascos con la música alta para espantar el dolor de pies. He descubierto que cuando alguno de mis sentidos está saturado no puedo prestarle atención al dolor, así que... bien por esa percusión y esos crescendos que me hacen olvidar que camino.

De tarde, un paseo tranquilo hasta la biblioteca... disfrutar de la luz y la temperatura de estos días... rememorar palabras, risas y abrazos... sentir que es el momento de pensarte, de escucharte y ser capaz de ir separando el grano de la paja en ese silencio que a veces te acompaña.

Pensarte... si... es casi un lujo. Sentir que estás preparada, dedicarte ese tiempo para analizar y reflexionar sobre lo que ha ocurrido las últimas semanas y llegar a conclusiones que aunque a veces no gustan están ahí... atravesar... atravesar los miedos y de nuevo encontrarte con quien eres. Reconocerte en la calidez de la tarde, en el árbol que ves por vez primera, en la madera del suelo que piso, en la calle que recién descubres y bajas... reconocerme en ese bienestar que alcanzo en raros momentos y quedarme... reencontrarme.

Luna, Andrés Suárez, sol, abrazos, palabras...

Reencontrarme.

martes, 17 de septiembre de 2013

Madrid y tú


De nuevo hoy he paseado por esa ruta... que no por conocida me gusta menos... Plaza Mayor, mercado San Miguel, Santiago, calle Espejo, Lazo, Unión, Ramales, la Almudena y la muralla árabe... ese trazado tan unido a nuestra breve historia, un camino jalonado de pensamientos y hasta algún beso

En la Librería la música me ha llevado a un estado semi feliz y entre libros, abrazos y palabras brotaban las ganas de encontrarte a la vuelta de alguna línea, en el recodo de un párrafo....

Por el camino, un cielo rojizo con alguna nube pasajera... y la presencia furtiva de una luna brillante...

Hoy Madrid estaba preciosa. Sólo faltabas tú.


Arcos en el Patio de la Armería
 
 

Explanada del Palacio Real


miércoles, 11 de septiembre de 2013

Cambio de estación

Son días raros... oscuros y tristes. En el afuera y en el adentro. Hoy Madrid ha amanecido gris, con nubes densas, tal cual las que me pueblan en los últimos días...




Me repliego sobre mí, me encierro y me anclo a los silencios. Se me terminan las palabras y ya ni creo en las canciones. Mi ánimo es tan precario como mi caminar. La fascitis plantar me tiene alojada en un dolor que me despierta de noche y aunque procuro obviarlo, está ahí, bloqueando mis pasos. Siempre he intuído... y de un tiempo a esta parte lo percibo con claridad... que mi cuerpo físico refleja bien mi estado interior. Mis pies no pueden caminar y yo me siento parada, incapaz de moverme, temiendo que cualquier paso haga que me caiga.



Echo de menos a algunas personas y quizá hasta me echo de menos a mí. Alivio mis momentos de ansiedad con lecturas preciosas que me han regalado. La última transcurre en Nueva York. Y vuelvo a allí



Como en ensoñaciones, en mitad del trabajo, en el metro o incluso la calle, me veo caminando por sus calles, subiendo por la 2ª Avenida, acercándome a la ONU o recorriendo la calle Mullberry. Entro en Central Station y me siento en sus escaleras contemplando el ir y venir de las personas. Rehuyo el bullicio de Times Square y me adentro desde Battery Park hacia los campos de juegos donde los niños y padres echan pachangas de baloncesto ajenos al hormiguero que hay al otro lado de la autopista.



Cierro los ojos intentando desconectar de esta realidad anodina. Al abrirlos encuentro otoño.

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Reencuentro

El andén estaba vacío. Habían vuelto a subir las temperaturas y preferí quedarme en la zona de sombra. Aún faltaban 10 minutos para que llegara el tren.
Dejé que mi mirada se posara en el infinito del raíl. Esa linea que se alargaba hasta el horizonte. Supongo que buscaba el objeto que me anunciara tu llegada pero aún nada.



Por las escaleras descendieron un niño pequeño y su padre. El niño parloteaba nervioso. Supuse que sería la primera vez que venía a buscar a alguien a la estación.

Para mí no era la primera vez. Me gusta el ritual de ir a buscar a las personas que aprecio. Pero en esta ocasión había un matiz diferente. Era la primera vez que iba a buscarte a ti. Y tú, no eres una foránea... simplemente volvías a casa.

Vislumbré el tren en la lejanía y poco a poco se fue acercando. Recordé aquella proyección de los Lumiere. La reacción de los asistentes que salieron huyendo del tren que se les venía encima, contrastando con las ganas que tenía yo de arrastrar la máquina para que llegara antes.

Cuando comenzaron a descender los viajeros fijé mi vista, tratando de reconocerte. Mis ojos iban de cabeza en cabeza buscando entre los huecos que dejaban las personas que se aproximaban a mí. Vi algo que me llamó la atención y me adelanté para descubrir las rayas rojas de tu camiseta... Al momento vino a mi mente la imagen del libro que tengo en casa de un brazo rayado acariciando a un gato y cómo lo asociamos a ti.

Historia de Mex, de Max y de Mix.

Si.... Apareciste allí, entre el grupo que avanzaba, con tu sonrisa intacta y tus ojos semicerrados, en ese gesto que recordaba vivamente.
Nos acercamos y al fin pudimos abrazarnos. Ya no supe nada más de los que nos rodeaban. Olvidé el mundo que tenía alrededor y sólo existía nuestro abrazo.

Empezaste a hacerme preguntas y presa de esa timidez que me asalta cada vez que paso tantos días alejada de ti, era incapaz de responder. Sólo te miraba mientras preguntabas y me besabas.  ¿Cuánto tiempo transcurrió? No sé si fue un minuto, o dos, o cinco.... sólo te miraba tratando de apresar tus gestos, contemplando tu corte de pelo, tu piel tan morena, la circunferencia de tu muñeca... disfrutando del tacto de tus manos frías mientras me contabas lo alto que estaba en aire acondicionado en el vagón.

Al fin nos desasimos y comenzamos a andar para salir de la estación. De camino a tu casa, iba pensando que no quiero que te vayas tan a menudo pero que me encanta ir a buscarte y verte descender del tren.



domingo, 1 de septiembre de 2013

Palabras nuevas


Creo que el virus veraniego se ha llevado mi capacidad para expresarme. Ando estos días anclada en silencios, tratando de asimilar los últimos acontecimientos e intentando escucharme. Temo el momento en que por fin consiga hablar...


Mientras tanto, me enamoro de palabras que no conocía...

komoreby es la palabra japonesa que se emplea para describir la interacción que se da entre la luz de los rayos de sol y las hojas de los árboles a traves de las que se filtran...

Los mejores momentos de la rutina escolar de mi niñez se producían durante mi vuelta del colegio. El autocar me llevaba por un paseo arbolado y en primavera el sol se filtraba entre las hojas. Cerraba mis ojos y dejaba bailar ante ellos los juegos de luces y sombras...


mangata es una palabra sueca que describe el precioso reflejo de la luna sobre el agua del mar y que semeja un camino.


 


Y estas dos nuevas palabras las he aprendido a través de este blog al que he tenido el placer de asomarme...  el blog de Maptia

viernes, 30 de agosto de 2013

Vuestros puentes


Una de las mejores cosas que tienen los blogs es la interacción que se da entre bloguera y lectoras. Fruto de esa interacción, a veces me llegan fotos o incluso postales que me enviáis desde cualquier lugar del mundo con puentes.

Hoy el post es más vuestro que nunca. Quiero agradeceros esas pequeñas y para mí tan valiosas muestras de afecto. Que os acordéis de mí al ver un puente y que os toméis la molestia de hacerle una foto o comprar una postal y enviarla!!! es un detalle que me llega, de verdad.

Y para muestra.....

España y parte del extranjero :-)

Puente de la provincia de Soria

Esta foto me ha llegado desde Perú!!!


miércoles, 28 de agosto de 2013

Surrealismo y SPM a partes iguales

Hay días que es mejor no levantarse. Días en que pones el pie en tierra y ya sabes que el cuerpo no augura nada bueno. Que te notas rara, revirá, con una sensación de.... no, hoy no debería moverme de casa...

Me he levantado a las 6 de la mañana y aún así he llegado 20 minutos tarde a trabajar. Podría pensar que ha sido por la mujer que casi me mata en el metro después de que el estornudo que me ha pillado por sorpresa le haya alcanzado la mano. Pero no. Quizá porque con un frenazo justo antes de llegar a mi estación, cuando ya estaba levantada, me he abalanzado sobre el culo de un tío altísimo que estaba delante de mí. Después me he quedado pensando si sería un hecho fortuito. O tal vez un inicio de cambio de orientación sexual...

Pero en cualquier caso ninguno de estos sucesos han sido el causante de que llegara tarde, sino el hecho de haberme pasado 20 minutos buscando en mi casa como una loca las llaves de mi ex. Está fuera de Madrid y me pidió que le regara las plantas y una semana después cuando voy a coger sus llaves, estas han desaparecido. He buscado por todas partes. Estaban ahí, en la mesa del salón pero por más que he movido los libros que tengo encima no las he encontrado. Estanterías, cajones, habitación, cocina... incluso baño. Cuando he llegado a la desesperación hasta les he preguntado a las gatas. Después me he dado cuenta de lo absurdo de la situación y me he declarado vencida.

En la parada del bus me he dado cuenta de que las llevaba en mi mochila porque las había metido antes ahí. Y si... ese es el motivo de llegar tarde hoy. Pasarme 20 minutos buscando unas llaves que estaban en mi mochila.

Y ahora ando comiéndome con verdadera ansiedad un paquete de frutos secos. Es lo que tiene el síndrome premestrual. Ese, si... el que me hace pensar... "las hormonas que cabronas"... ;-)   que ya sabemos cómo funcionan y a mí me llevan a tal estado de ansiedad que paso de tocarle el culo a un tío, a pelearme con varios clientes esta mañana, o mandar a mi jefe a la mierda porque se le ocurre venir en mi tiempo de descanso a darme un papel....El puñetero síndrome premenstrual que me tiene tan triste estos días, pensando en los imposibles, en las apetencias, los deseos, lo querido, lo buscado,  el movimiento y la desidia.... Este puñetero SPM que me deja al borde de las lágrimas aunque a menudo salgan en forma de gruñidos, que me lleva a abandonar por falta de fuerzas, que me instala en la única querencia de un abrazo. Ese que no llega...

Menos mal que el síndrome termina cuando llega la regla. Hay que joderse...


Gracias a mis chicas de la T.R. que hoy se están volcando en animarme

martes, 20 de agosto de 2013

V V


El puñetero V V casi ha podido conmigo. Me refiero al virus veraniego. Me ha tenido fuera de combate los últimos cinco días.

Me movía a cámara lenta en casa. Iba de la cama al sofá, del sofá a la ducha, de la ducha a la cama... Me regaba unas cuatro o cinco veces al día para ver si así conseguía bajar un poco la temperatura corporal. Fiebre + ola de calor en Madrid = me quiero moriiiiiiir

Me despertaba a las 7 de la mañana y me abría el balcón para que entrara un poquito de "fresco". Así hasta las 9, en que ya empezaba a apretar un poco el calor y había demasiado ruido. Más del que podía aguantar el dolor de cabeza.

En fin, que no quiero explayarme, que no ha sido más que un jodido virus, aunque lo he llegado a pasar mal. Ahora ando con antibiótico y espero estar bien para el fin de semana.



Pero qué leches estoy contando... lo único que quiero decir es... mierda de virus que me tiene desde hace días venga a pensar en laberintos. Hala!! a pintar mandalas y a cantar el gayatri mantra se ha dicho!!



jueves, 15 de agosto de 2013

Pelá y febril


Mi cuerpo va a su puta bola.


Hace una semana que he vuelto a Madrid de la playa. Dos días antes de venirme me quemé. Y lo que más rabia me dio es que en ningún momento me puse a tomar el sol. Simplemente me quemé de estar horas en el agua. Ayer empecé a pelarme. Nueve días después!!

Zami se quemó justo antes de llegar yo y a los ´tres días ya estaba despojada de su piel muerta. Como la muchacha tiene ese sistema inmunológico tan asín  que va cogiendo todos los virus que se encuentran en su camino, se puso mala nada más volver a Madrid. Y se ve que el fin de semana me he contagiado amorosamente. Llevo desde ayer con fiebre...

¿Por qué mi cuerpo reacciona de forma tan tardía ante algunas cosas y tan rápido frente a otras? Y aún más... ¿por qué escoge un día de fiesta para dejarme baldada? Grrrrrrrr

lunes, 12 de agosto de 2013

Lecturas veraniegas


Tardé mucho en empezar a hablar. 3 años y nasi nadie había oído mi voz. Mis padres preocupados por lo que tardaba en decir mis primeras palabras me llevaron al médico. Este diagnosticó que no tenía ningún problema físico que me impidiera hablar. Entonces, ¿por qué no lo hace? preguntaron. Porque no le da la gana, respondió el médico.

Tardé mucho en empezar a hablar y muy poco en empezar a leer. Apenas un año de diferencia. Aprendí a leer mientras lo hacía mi hermano. Y desde entonces se apoderó de mí un ansia por leer todo lo que veía.

Recuerdo haber contado los libros que había en casa de mis padres... más de 1.200 en mi adolescencia y la tristeza de imaginar que nunca podría leerlos todos.

Años después la hipermetropía temprana se llevó por delante mucha de mi capacidad de visión y tal vez por eso el ritmo de lectura cayó en picado. La ansiedad trajo la incapacidad para concentrarme. No podía leer más de una página reteniendo el contenido.

Pero de unos meses para acá han vuelto esas ganas de absorber historias. Estas vacaciones escuchaba a Zami y a Titania hablar sobre autoras, libros... y me moría de ganas de tenerlos en mis manos. Me descubro mosqueada cuando busco en mi pequeña librería algún volumen que sé que compré y ha desaparecido (a alguna le he prestado "La pasión según Renee Vivien" o "El mismo mar de todos los veranos"?) y contemplo con alegría el montón de libros pendientes de leer.

Por primera vez en años vuelvo a la vieja costumbre de leer varios libros al mismo tiempo. Voy despacio porque sólo puedo leer con luz natural o luz blanca intensa, pero conservo el hábito de simultanear lecturas. Eso si, cada una en su contexto. Para el baño (si, leo en el baño y me parece un placer infinito) el comic de Unas bollos de cuidado. Para los viajes en metro el libro que os comenté ayer que me ha regalado Zami por mi cumpleaños. En el ebook una novela de misterio y un libro sobre el baloncesto de la NBA...  De todo un poco.



Y es que hay pocas cosas mejores que las palabras escritas y leídas en silencio...



Le dedico este post a Laquetecuén, firme defensora de las #bibliotecas

Lo bueno se acaba


Mañana de vuelta al curro... qué bajón... todo lo bueno se acaba.

De nuevo los madrugones de las 6 de la mañana, que cada vez llevo peor. Y en lo personal unas cuantas ausencias que hacen casi inhabitable la rutina de esta ciudad.

Estos últimos días he estado disfrutando del silencio de "El Patio", esa isla en medio de la ciudad a la que me resulta muy fácil acceder y de la que casi nunca quiero marchar. Sentada al atardecer, disfrutando de la lectura de mi regalo de cumpleaños...  Lost Cat, o simplemente charlando, entretejiendo palabras y sonrisas.

Va a ser dura la vuelta. Pero quiero quedarme con el recuerdo tan estupendo de estas vacaciones y la promesa de que en mes y medio vuelvo a tener unos días libres.

jueves, 8 de agosto de 2013

Estrogeniales


Pensaba que con el viaje a Nueva York de hace unos meses, mi cupo de vacaciones estaba cubierto este año. La verdad es que me sentía tan afortunada de haber podido hacer ese viaje que no pensaba en hacer nada más.

Pero la vida me ha sorprendido de nuevo y me ha puesto delante la posibilidad de ir a descansar unos días a la playa. El plan surgió hace cosa de un mes y hasta el último momento no se pudo concretar por incompatibilidad de fechas pero al final las piezas encajaron y he podido escaparme unos días a Levante.

Lo que nadie me había dicho antes de ir, es que me esperaba un resort de lujo en forma de casa ubicada a 10 metros del mar y anfitriona entregada al cuidado de las visitantes.

 
 
Hacía mucho tiempo que no me encontraba tan a gusto compartiendo espacio y tiempo con varias mujeres. Han sido días de estrógenos... de palabras y risas, de llevar cada una su ritmo, de levantarnos y tirarnos a ese Mediterráneo que nos llamaba a practicar el churrismo (dícese de bañarse con un churro que ayuda a la flotación).
 
Días de spa o de playa nudista y momentos surrealistas al encontrarte con gente que conoces. Ays!! qué esfuerzo por mirar fijamente a los ojos!! Y qué libertad la de bañarte notando que sólo hay agua y piel... 
 
Flotar... flotar dejándote mecer por la marea... y sentir cómo los cuerpos se pueden acoplar en el agua. Encajarme con Zami como piezas de Tetris y dejar que el agua nos llevara...
 
Disfrutar en tierra firme de mandalas y canasta. Descubrir que Titania entrega sin esperar nada a cambio y ofrecerle un recorrido por su piel... Al fin nuestro primer abrazo, que ya tenía ganas yo...
 
Cantar como locas en el coche la música de los 80 y descubrirle a Zami la canción Rolling in the deep de Adele. Ni le sonaba!!
 
Sinergias.
 
Ha sido un regalo tan hermoso que perdurará en la memoria como unas vacaciones perfectas. Gracias chicas, por haber compartido todos esos momentos... por haberme cuidado y haberos dejado cuidar.
 
Y ahora... a cual la pido matrimonio???
 
 
 
 
 
 

lunes, 29 de julio de 2013

Anales pero no de la historia


Tema gatuno! Y ya sé... Lenteja dirá que las tengo muy mimadas, Zami no pondrá ningún comentario pero meneará la cabeza con signos de desaprobación... en fin... supongo que Zoe y Lúa son como mis niñas y las quiero tanto que hago con ellas como una madre con sus hijos... las consiento. Eso si, de vez en cuando me enfado, las grito e incluso las castigo.

En el caso de Lúa, tras verla hacer gestos raros hace unos 10 días decidí llevarla al veterinario. Había investigado por Internet y mis sospechas se vieron confirmadas. Tenía las glándulas anales obstruídas. El veterinario lo solucíonó en un plis. A ver cógela y que se esté quietaaaa Fshhhhhh Ostrás Pedro!! ¿qué es eso que ha salido disparado? Puagh!! qué asco Agh!! voy a potar....

Si, casi termino vomitando en la consulta del veterinario. A Lúa le salió disparado un fluído de sus glándulas anales, que riéte tú de la peor caquita de bebé que hayas olido. Me la llevé a casa con su culo oliendo aún mal, el estómago revuelto y la advertencia de Pedro de que la vigile por si le vuelve a suceder.

Y ahí llegamos al día de hoy. Cuando he llegado de trabajar la he mirado y no sé, la he visto rara. Como cuando tu madre te mira y dice... niña a ti te pasa algo...Y como madraza que soy con ella, he pensado... ya está!! vuelve a tener las glándulas obstruídas. Mierda!! otra vez la tengo que llevar... Pero para intentar ahorrarla un viaje que odia me he dedicado a perseguirla por la casa levantando su rabo para verla de cerca el culo. La pobre gata corría por el pasillo, se ponía contra la pared, se escondía detrás del water... y yo como una obsesa sexual... enséñame el culito Lúa, que no pasa nada, es que te lo quiero tocar un poco sólo... Cuando he conseguido cogerla la he hecho todo un book de fotos con zoom de su culillo.

Me he ido al veterinario y se las he enseñado. Le he dicho a Pedro que estaba preocupada y que además Lúa llevaba toda la tarde con el culo pegado al suelo en una postura que no es habitual en ella. Claro, me ha dicho... porque está harta de que le toques el culo. Prueba a dejarla un poco en paz, a la gata no le pasa nada,

Y yo me he vuelto a casa con mi fascitis plantar, con mis fotos del móvil y contenta porque Luíta está sana. Mejor os ahorro las imágenes y dejo el post sólo con texto. Eso si, cuando me ha visto llegar ha salido corriendo a esconderse debajo de la cama. No sé por qué...

martes, 23 de julio de 2013

Así estaré en la playa...



Como yo me veo...






Como vosotras me veis...  ¿a que si?






Como realmente se me verá



Y tan feliz!!



domingo, 21 de julio de 2013

Tal vez...



el amor consiste en sentirte tan a gusto, que eres capaz de dormir durante 11 horas seguidas cuando está a tu lado.



viernes, 19 de julio de 2013

Necesito vacaciones YA!

Necesito descansar, dormir las horas que me pida el cuerpo y no las que me limite el despertador. Estar tumbada, mirar las nubes pasar, oir el mar, contemplar el profundo azul. Necesito no tener horarios y dejar atrás el aire de la ciudad. No hacer nada que no me apetezca. No tener que hablar si no quiero hacerlo. Que mi rostro llegue tan pausado como mis abrazos, que mi sonrisa aparezca, me sorprenda y se quede a habitar.


Necesito cerrar los ojos para ver, escuchar la sangre discurriendo dentro de las débiles fronteras de mi piel. Quiero volver a sentir la más leve brisa rozándome.

Quiero descalzarme y pisar rocas, sentir el frescor del agua, empaparme de presencias y ausencias, jugar, leer, escribir, reir, crecer.

Acariciar la tierra, abrazar un faro. Dejarme mecer con las olas, que la marea me alcance y me cale el alma. Cobijarme bajos las estrellas y aullar a la luna.


Quiero desnudarme y ser yo.

martes, 16 de julio de 2013

Extremidades


Si, lo reconozco... es difícil curar una fascitis plantar cuando no permites que te toquen los pies... En eso, mi fisio (que es muy sabia) tenía toda la razón. Y no sé si tendrá que ver, pero como no hago carrera con los pies, los últimos días han estado centrados en las otras extremidades.

El miércoles salí a tender la colada en la corrala. La ventana de la cocina da al corredor de la corrala y me fijé que la había dejado lo suficientemente abierta como para que cualquiera que pasara pudiera meter la mano. Acerqué la mía para cerrarla y zas!! apareció de la nada la garra de Lúa para cazarme.

Pegué un bote del susto, pero al momento estaba riéndome como loca pensando en si eso le ocurría a algún vecino. Eso si, el raspón me lo llevé, claro. Y es que la chiquitina es tímida pero cuando de cazar se trata... si no que se lo digan a las moscas y mosquitos que osan colarse en casa estos días... ni uno, queda sano.

Por otro lado, me asombra la rebeldía de Zami ante las nuevas tecnologías. Ella sigue feliz en su mundo analógico. Pero le encanta toquetear mis cacharros. Ya "he mandado" varios whatsapp extraños porque cuando escribo, ella manotea sobre la pantalla de mi móvil con el tino de darle al icono de enviar. Si alguna de mis amistades recibe algo extraño, por las diosas, pensad que ha sido ella!

Por si fuera poco... le enseñaba ayer el ebook que me ha tocado en un sorteo y que por pereza aún no había echado a andar, cuando con sus manoplas y en un par de manoteos que soltó al azar sobre la pantalla sin mirarla siquiera, configuró en un plis el lector ¡en euskera! No me lo podía creer. Me quedé mirando la pantalla tactil con la boca abierta. Mis ojos anonadados iban de la pantalla a su cara de "qué pasa? sea lo que sea yo no he sido" sin dar crédito. Me costó un ratín devolverlo a un idioma que domino algo más como es el castellano.

Y después del momentazo euskoebook, a ella le entró el sopor y a mí me dio la tontuna. Decidí hacerle una limonada para que cuando despertara de la siesta que tuviera algo fresquito que beber.¿Quién me manda? Un bonito tajo de varios centímetros adorna mi dedo pulgar izquierdo.

No sé si quedarme con las garras de Lúa, las manoplas de Zami o mis manazas torpes. Se admiten sugerencias.

jueves, 11 de julio de 2013

Planes alternativos



... Y al final pasé mucho del Orgullo.

Yo, la que siempre me colocaba en primera fila, sacando codos y defendiendo mi espacio vital para no perderme nada. La que los últimos años había conseguido dejarse de mirar y manifestarse con un buen grupo de amigas y una red de blogueras estupendas.... la que consideraba la Manifestación del Orgullo, el día festivo por excelencia.

No sé si fue el calor, que Madrid ardía aquella tarde. No sé si fue que a pesar de quedar tardísimo la Manifestación transcurría a paso de tortuga. No sé si fue que sólo estábamos tres y eso no da para muchos cachondeos... no sé si es que estoy madurando o que me he desencantado del desfile de chulazos y chicas estupendas que no me representan en absoluto... el caso es que vimos las carrozas de lejos (imposible acercarse) y después nos marchamos a cenar al Patio Maravillas.

Era la primera vez que estaba allí, casi me da verguenza confesarlo... pero qué a gusto... una cena degustación preparada con cariño e ingredientes sanos-sanísimos por cortesía de Mordisquitos.

No hace falta estar en un restaurante de lujo. No hace falta que la vajilla sea de porcelana de Limoges (como en Memorias de África). No hace falta que te deconstruyan un menú. Simplemente basta con que la comida te haga paladear sabores y texturas. Y sobre todo, con que la compañía sea tan agradable como esa noche.

Cuando te sientes tan a gusto que fluyes, cuando te das cuenta de que las demás tienen las mismas ganas de disfrutar el momento, cuando puedes dejar a un lado la idea de que cada cosa que digas tiene que ser la correcta porque has de pasar el examen... entonces simplemente eres tú, la mejor versión de ti misma. Y es genial.

lunes, 8 de julio de 2013

Con cara de gilipollas


Imagina que un día aparece una persona en tu vida con la que congenias enseguida y a la que haces un huequito. Imagina que entablas una relación de confianza con ella y creais un espacio vuestro en el que os encontrais muy cómodas.

Imagina que das y recibes, que te sientes a gusto, que sientes que esa persona está igual de contenta que tú con esa relación de amistad que habéis creado.

Ahora imagina que esa persona desaparece de la noche a la mañana. Imagina que decides respetar su silencio porque sabes que tenía algunos problemas pendientes de resolver.

Imagina que trasncurrido un tiempo, tratas de contactar con ella de diferentes modos sin obtener ningún tipo de respuesta. Imagina que te quedas preocupada y que con personas de tu entorno que la conocían también lo hablas y piensas que quizá se encuentre mal, que seguirá con sus problemas...

Imagina que de repente te encuentras con esa persona "pululando por otros lares" y con pinta de que no le ocurre absolutamente nada.

Y ahora imagina la cara de gilipollas que se me ha quedado...

sábado, 6 de julio de 2013

Nostalgia de Orgullo


Hoy me he levantado con la nostalgia a flor de piel. Tal vez sea el silencio que hay en mi casa. Busco a menudo ese silencio, pero en días como hoy me abruma. Los últimos años mi casa se ha llenado de gente en estas fechas. De gente, de alegría, de risas y muy buenos momentos...

Y pienso en Pena Mexicana, en Siempre Suya y Laquetecuén, en Candela, tan presente estos dos años y tan ausente desde hace meses... pienso en el Orgullo del 2011cuando disfruté de la batucada de las asturianas, cuando conocí a Itxaro, a Izel, cuando lo pasamos genial con el pique sano entre el megáfono de Yosu y el de Hormiga... cuando las señoras me confundían con un chaval

Recuerdo la fiesta en casa de las Faralaez, con esa versión diva del I will survive que nos regaló Farala. Con Olga haciendo mucho acto de presencia... Hormiga invitando a todos los gays y lesbianas de la calle a una cerveza por cortesía de Farala, los bailes de algunas ya pasadas de juerga, las pizzas que hubo que repartir para que cenáramos todas...(y eso que el chino cerró feliz de todo lo que nos llevamos). Aquella noche desfilamos tantas por aquella casa... Descubrí a Verticana y Arponauta... Conocí la faceta más "salvaje" de Lenteja...

Dos años y cuatro días. Parece una pena de cárcel pero no, no tiene nada que ver. Es sólo que hoy me he puesto a recordar aquella noche, aquella primera vez... Quién me iba a decir a mí...

miércoles, 3 de julio de 2013

4 6 6


Nunca me habría imaginado que tan sólo 466 km me separaban de cumplir una de mis grandes ilusiones...

Y cada vez soy más consciente de que cuando me permito vivir lo que en principio me da miedo o por lo que siento reparo... la vida me hace unos regalos preciosos.

Así que este fin de semana he estado celebrando el Orgullo en Gijón... el Orgullín. Y ha sido increíble!! (Mil gracias por animarme a ir, Cris)

 



Quizá suene superficial, pero una de las ilusiones que tenía desde hace años era montarme en una carroza. Y no sabía que con sólo salir de Madrid podría cumplirla. Qué subidón. Habéis vivido esa experiencia? Sientes una energía tremenda...

Si... me vine arriba y terminé dándolo toíto tó...


Tampoco me imaginaba (qué naif soy) que resulta tan sencillo reconocerme. Cuando en mitad de la Manifestación se me acercó una mujer y me dijo ¿Tú tienes un blog? Si. Menudo viaje a NY te has pegado... me quedé alucinada. Supongo que este pequeño rincón del arco iris que es mi blog llega a muchas partes y hasta hay quien lo lee con atención.

Disfrutar de las amigas, encontrarme con ilustres conocidas blogueriles, incluso con esa amiga de Siempre Suya que cada vez que piso tierras asturianas aparece!! Fiesta, visibilidad, alegría... no hay mejor plan!

Ah! Por si a estas alturas alguien no se ha enterado... un grupo de blogueras y adyacentes, hemos paseado el Armario (versión 2.0) por Gijón. Hemos salido de él, hemos animado a todo el mundo a que viviera la experiencia de salir de él y la hemos "liao parda!!" 



Periódicos, radio, televisión... ningún medio se nos ha resistido...todos nos pedían que hablásemos para ellos o nos han grabado...de aquí a Hollywood, jajajaja!! Hemos demostrado que el activismo no está reñido en absoluto con lo lúdico, con la diversión... Y prometemos volver a la carga!





miércoles, 26 de junio de 2013

La caída de los mitos

El domingo fui al cine a ver "El hombre de Acero" No era la película que en principio habíamos elegido pero determinadas circustancias propiciaron que finalmente viéramos esta.

El cine estaba abarrotado, y eso que era en Versión Original. La sala estaba poblada mayoritariamente por gente de mi edad. Imagino que casi todos habíamos visto de pequeños Supermán en el cine y queríamos comparar...

Y comparé. No hay color.... donde esté el Supermán de Christopher Reeve que se quiten todos los espectáculos pirotécnicos que ha habido con posterioridad... La consecución de imágenes plagadas de efectos especiales es tal que no tienes tiempo de asimilar la información. Eso por no hablar de que no han respetado la historia original y que aquí el super héroe se convierte en un hombre apocado, hundido en crisis de identidad y lleno de sombras...

Te das cuenta de que aunque las pelis ahora son perfectas desde un punto de vista técnico, la historia te deja fría. Han pasado los años y ya no te crees lo que ves. Con lo que me emocionaba yo de pequeña viendo esas escenas cutres del hombre volando.... porque Supermán volaba.... este nuevo va dando "salitos!"

Y curiosamente, mientras estaba en el cine, me llegó un mensaje del novio de mi primo. Estaban en Madrid y proponían cenar. Así que al fin, después de dos años se produjo el ansiado encuentro. Había quedado anteriormente con su novio pero a él resulta muy difícil pillarle por banda.

La cena se llenó de risas y chascarrillos sobre los homosexuales y lesbianas. Destilábamos pluma... Pero lo mejor es que hubo también muchos momentos para ponernos serios y hablar de Jesús, de su bondad y de sus sombras. Esa parte que más desconocía yo y que me vino a confirmar que las personas más grandes tienen tantas virtudes como defectos y suelen ser del mismo tamaño.

Me llamó la atención la madurez y la calma con la que mi primo es capaz de hablar de su padre... y sobre todo me llamó la atención descubrir que además de ser los dos miembros LGTBI de la familia, ambos sentimos una fobia terrible a que nos miren o nos toquen los pies. Curioso...

jueves, 20 de junio de 2013

Toc Toc

Llamé a la puerta con cierto miedo. Temía que no se abriera, o que al abrirse me recibiera con frialdad. Fueron unos segundos en los que se me pasaron tantas cosas por la cabeza...
Cuando al fin sonó el leve crujido de la madera al moverse, alcé mis ojos y me encontré con la mirada de una niña que al levantarse el día de reyes descubre los regalos. En su mirada había sorpresa, alegría, ilusión y deseo.


Cenar juntas, hablar, reir... mirarnos cómplices...  Mereció la pena dejar de lado el agotamiento y lanzarme a ser quien soy.  

martes, 18 de junio de 2013

Dispersa y anestesiada

Tengo un montón de cosas pendientes desde hace semanas pero llego cada tarde a casa y me ocurre lo mismo. Me quedo pensando en las musarañas, mirando cualquier cosa en el ordenador y apenas me organizo más que para las cosas urgentes. Así me va, claro, que se me acumulan y se me acumulan y ya llevo mes y medio con la bombilla del pasillo fundida.

Dispera... y más. No hay manera, no hago carrera conmigo misma. Me doy una de cal y otra de arena. Trato de no agobiarme pero tampoco dejarme. Y en esas ando, intentando encontrar un equilibrio complicado. Sé que hasta que no me ponga a hacer las cosas no tendré ninguna gana de hacerlas. Pero supongo que sigo esperando el milagro.

Para intentar animarme, o forzarme a base de que me sienta responsable de todo lo que no hago, he elaborado una lista de tareas que apremian por el retraso que llevan. Al menos, al tenerla por escrito, la veré y me pinchará...

Y es que estoy planita, planita. Sin fuerzas ni energías. Paso la mañana en el trabajo bostezando aunque haya dormido 6 horas. Me quedo mirando el ordenador sin entender por qué no aparecen algunos datos en pantalla, hasta que reparo que ni siquiera estoy utilizando el programa que me puede dar la información que necesito. Sigo con el hierro para intentar mejorar mi estado de empanamiento mental. Pero no sé si es irreversible.

Y ese empanamiento mental se traduce en una sensación de anestesia emocional. Acaba de finalizar la Feria del Libro y me he comprado 5 libros. Me estoy leyendo el tercero y me pasa como con todos los que he leído ultimamente... no me llega ninguno. No sé qué espero de la literatura pero lo cierto es que ninguna historia que haya leído en los últimos 6 o 7 meses me ha conmovido ni un poquito. No logro conectar lo que leo con mis tripas. Y estoy segura de que es más cosa mía que de toooodos los libros. Los sentimientos están ahí, pero.....

Hay momentos, pequeños momentos en que aparecen o afloran las emociones, los sentimientos... con fuerza, como cuando desperté de la siesta el domingo... El resto es silencio.



Simplemente toca esperar a que llegue lo que sea que me desatasque...

lunes, 17 de junio de 2013

Entre los sueños y la luz


Mi cuerpo yacía inmovil. En ese breve tiempo entre el sueño y la vigilia, mientras mi mente se desperezaba noté que era incapaz de mover un sólo músculo. La calidez del espacio que ocupaba en la cama me mantenía anclada a esa suave sábana.

Con los ojos entrecerrados pude adivinar que las contraventanas de hierro se encontraban semicerradas. La habitación tenía una luz tenue que me había permitido dormir en mitad de la mañana. Sentí tu presencia cercana pero la languidez me envolvía impidiéndome realizar ningún movimiento.

La brisa se colaba por las rendijas de las contraventanas. Era una brisa leve que se posaba en mi espalda. Descubrí que me habías tapado las piernas con la colcha y sonreí por tu detalle.

No sé por qué, en un momento determinado pensé que estaba en Grecia contigo. Quizá la suma de la luz de mediodía y la brisa, me recordaba a Mykonos. Deseé poder levantarme, asomarme a la ventana y ver un inmenso mar azul junto a ti.

Poco a poco me fui desperezando, comencé a sentir la sangre fluyendo por mis extremidades y pude mover lentamente los dedos de las manos. Mi mente seguía flotando en algún hermoso lugar entre el cielo y la tierra.

Me giré y descubrí que me mirabas, con los ojos chiquitines y la sonrisa depositada en ellos... al instante la ternura se apoderó de mí y de mi mano. Mis dedos aún torpes fueron siguiendo el contorno de tu espalda, bajaron por la columna y jugaron con la cintura. Mis yemas bailaron sobre tus brazos y perfilaron tu rostro... la linea de la barbilla, el laberinto de tus orejas, la gruesa nariz, el latido de tus labios...

Notaba una sonrisa en mi cara y con los ojos fijos en los tuyos dejé suspendida toda la ternura en la palma de la mano...

sábado, 15 de junio de 2013

Blue


Dicen que el azul es un color cálido y recientemente he descubierto que el silencio es azul.


Hoy he dejado mi morado habitual de lado y me he vestido entera de azul. Camiseta, pantalón, deportivas e incluso los complementos... gorra y reloj...  Vuelvo a mi origen, cuando la vida (y yo con ella) estaba llena de azul.

Y aunque mi colonia de toda la vida no tiene ese color, la he recuperado. Llevaba muchos meses sin utilizarla y ya la echaba de menos. Tal vez me echaba de menos a mí. Olerme a mí. A mí de azul. Y hoy soy yo.

...even butch get the blues

miércoles, 12 de junio de 2013

The grammar of my fears


Hay momentos en que me da por hablar (torpemente) en inglés con algunas personas. No se trata de practicar el idioma, puesto que no lo hago con determinada asiduidad. Es que siempre me ha parecido que en inglés soy capaz de expresar más correctamente algunas ideas. Me parece un idioma en el que me manejo mejor, a pesar de no dominarlo. No me pierdo en disquisiciones, no divago tanto... voy directa a lo que quiero decir. Y creo recordar que nunca he tartamudeado en inglés!!



Tiene palabras únicas, específicas para cosas que en español necesitan al menos tres palabras para expresarse. Para una persona como yo, que empiezo a hablar por la A y de repente salto a la R, eso viene bien.


Así que recurro al inglés y a un duo musical que siempre me encantó, para expresar lo que siento de un modo que no soy capaz de matizar igual en castellano...


"The hardest to learn was (is) the least complicated"     Indigo Girls    

lunes, 10 de junio de 2013

Abandono y pérdida


Leo en el periódico una frase que me resuena... nadie sale ileso de la infancia...

Y me da por pensar que es totalmente cierto. Que en esa fase de la vida que de alguna manera inconsciente buscamos perpetuar, todos sufrimos heridas que nos marcarán por siempre.

Quizá la mayor herida que podemos sufrir es la de sentirnos abandonados, sentir una pérdida profunda en cualquiera de sus vertientes. Descubrimos, asumimos, aprendemos de niños que la pérdida es la medida del amor. Y repetiremos ese esquema toda la vida.

Estos días reparo más en las personas que me rodean y que siento que viven marcadas por esas pérdidas. Pienso en mi amiga V. tan alojada en su propio laberinto que hace tiempo que dejé de saber cómo ayudarla.

Pienso en Ella, que me ha pedido que no me vaya. En su mirada había un océano de miedo y tanta pérdida reflejada, que la sentí niña inundando de tristeza toda mi casa. Simplemente se me rompió el alma.

Y pienso en mí misma, en cómo cuando me siento abandonada regreso de forma automática a ser esa niña perdida, que llora, que no puede razonar y que sobre todo, no encuentra palabras con las que dialogar...

Si, creo que cuando de adultos sentimos esos abandonos retornamos a la niñez. Todos nos convertimos en niños cuando perdemos o sentimos que perdemos a alguien que realmente nos importaba. Porque de adultos somos capaces de enfrentarnos a todo menos al abandono.

domingo, 9 de junio de 2013

Me, myself and I


Desde que me planteé que haría el viaje sola, lo único que me pesó fue el tema de las fotos. No podría pedirle con confianza a alguien que me inmortalizara en mis lugares favoritos. Pero bueno, prefería ir y verlo en persona aunque no tuviera buenas imágenes.

Puedo decir que no he tenido problemas a la hora de pedir que me hicieran fotos. Generalmente funciona bien el quid pro quo.

La verdad es que ha sido mi mayor fuente de anécdotas allí. Desde los españoles que me pedían en un inglés tipo yotarzántújane que les hiciera la foto, la rusa que me sacó la foto como dios la dio a entender en mitad del barco, o la familia hindú a la que no sabía cómo explicarles que sentados en la ventana del Top of the Rock, con el contraluz y lo oscura que era su piel no se les distinguía en absoluto y sólo se veía una mancha negra...

(Zami, recuérdame que nunca te haga una foto a contraluz...)

Y bueno, en este megaegopost... aquí están las mejores instantáneas que me hicieron en este viaje...







 
 Veis? lo malo de que haga la foto alguien que no conoces es que no puedes hacer el bobo y tienes que conformarte con ponerle la mano encima a la mujer lesbiana del Christopher Park Y lo peor es que ella sigue a su bola mirando en otra dirección... es mi sino!! jajajaja



 





Se lució la madre rusa con la niña pequeña que me hizo la foto esta. Mucha sonrisa, mucho spasiva cuando le hice la suya pero vamos!! que podría haber encuadrado mejor, leches! que yo quería salir con el puente!!

 
 
 
Menos mal que di con una madre e hija españolas, de Oviedo para más señas que se preocuparon más por el encuadre de la foto. Al menos esta y las pequeñas de arriba si que podré imprimirlas y tenerlas de recuerdo...

viernes, 7 de junio de 2013

NY a través de los sentidos II


Con el sentido de la vista totalmente saturado... Nueva York me sorprendió muy gratamente por su olor. Había oído que la ciudad olía mal, que estaba muy sucia...  y mi percepción fue tan diferente...

Desde que comencé a pasear por sus calles pude percibir un olor a vegetación. De hecho, en algunos lugares olía de un modo muy parecido a las acacias de mi barrio. Por todos lados había plantadas flores que dulcificaban los lugares y emitían diferentes fragancias.

Quitando las calles más concurridas en las que era difícil abstraerse, en el resto podía notar claramente ese olor a las hojas de los árboles en primavera. De hecho, es que el olor te asaltaba cuando menos lo esperabas. Caminaba un par de manzanas y allí estaba a la vuelta de la esquina.

Ese olor profundo y limpio contrastaba con el olor de los carritos de comida que se establecían en algunas esquinas. No llegué a averiguar que era lo que olía tan fuerte que me revolvía el estómago pero invariablemente si había un carrito, le precedía y le seguía ese inefable olor en 20 metros a la redonda. Puagh!!

De alguna manera, pensé que siendo una isla lo lógico es que oliera a humedad y a sal pero en ningún momento, ni siquiera navegando por el Hudson, sentí ese olor.

NY es muy ruidoso. Por las noches me ponía tapones para poder dormir. El tráfico no cesa. Sin embargo, durante el día apenas me molestaba el ruido. Creo que tiene que ver con la sensación de silencio interior que tenía yo. Al volver a Madrid me he sorprendido notando que en esta ciudad hay mucho más ruido que allí. Sé que no es cierto pero es la sensación que me persigue. Supongo que es porque desde que he vuelto tengo una tormenta bramando dentro de mí.

Me gustaba mucho el escuchar los diferentes acentos que se manejan en la ciudad. Hay muchos que hablar español, no sólo los latinos. Pero lo cierto es que me costaba entender a los afroamericanos y ya ni te cuento a los chinos.

En chinatown se me ocurrió preguntar por un cajero y el chino todo amable me decía "Tankatana". A mí me sonaba a cuando en Bailando con Lobos un indio le hablaba a Kevin Costner de los tatanka, los búfalos... me sonaba a lo mismo. Después de preguntar al típico portero de edificio (de los de gorra de plato) me enteré que el cajero estaba dentro del local del.... tachán... Dunkin' Donuts!! alias tankatana para el chino...

Y con los anglosajones me he dado cuenta que depende de la actitud que tengan el que te entiendas mejor con ellos. La conversación más larga e interesante que mantuve fue con el dueño de una tienda de cafés y tés, un lugar precioso y ordenado, lleno de aromas. Sin saber nada del tema de esas bebidas y sin conocer los términos adecuados, él me fue asesorando para traerme una muestra de vuelta.

He comido poco. Había muchas guarrerías pero esa fase ya la pasé cuando visité Puerto Rico así que esta vez iba más en modo supervivencia. Desayunar fuerte, un bocata, una pieza de fruta y una botella de agua de 3/4. Comer algo a mediodía para no tener hambre y aguantar el ritmo de la tarde... y por las noches llegaba tan agotada al hostel que ni probaba bocado.

Por cierto, allí las medidas de la comida y la bebida son más grandes que en España. Mirad la lata de coca cola que compré... casi medio litro!

 
 

jueves, 6 de junio de 2013

NY a través de los sentidos I


Sólo hacen falta cinco minutos desde que pisas la calle para darte cuenta de que Nueva York es una ciudad que inunda los sentidos. Da igual que quieras o no, la ciudad te dispara andanadas continuas y lo mejor que puedes hacer es aceptarlo para comenzar cuanto antes a intentar procesar toda la información que envía desde el principio.

Me preguntaba María por los colores de Nueva York. Yo he descubierto una ciudad donde predominan el azul, el gris, el amarillo y el verde. A pesar de que la tarde que llegué llovía bastante, los siguientes días pude contemplar un cielo precioso, salpicado de nubes pero que siempre dejaban ver el azul. Quizá no tan intenso como el color del cielo de Madrid pero igualmente brillante.
















Si bajas la vista a la tierra, te topas constantemente con el gris del asfalto y los edificios. Pero en ningún caso es un gris aburrido. Las construcciones son tan diversas que disfruté mucho. Hubo momentos en que me quedaba contemplando algún edificio durante minutos localizando todos sus ornamentos.

Hay una clase de edificios en la isla que no son precisamente grises. Los brownstones, edificios de piedra oscura, construidos hace unos 200 años por los holandeses y que tienen mucho encanto. Otra cosa es cuando te enteras de la intrahistora de este tipo de edificación.

Tratando de cruzar la 5ª avenida a la altura de la calle 42, miré a mi derecha y me sorprendió encontrarme con una gran masa amarilla. Los cuatro carriles por los que circulaban los coches estaban ocupados en ese tramo de la calle exclusivamente por taxis. Conté más de 20! No sé cuántos habrá repartidos por Manhattan pero estoy segura que la proporción con respecto a los coches puede ser de 5 a 1. Por cierto, apenas habré visto unas 20 motos en todo el tiempo que estuve allí. Se me olvidó preguntarle al guía el motivo de que no se utilicen motos en una ciudad con tantísimos atascos.

Desde el primer día percibí que aunque la isla está superpoblada, los americanos se empeñan en buscar momentos de relajación entre el caos diario. Nueva York está salpicada de parques. Pequeños oasis en medio de la ciudad. Y lo de pequeños es literal. Exceptuando Central Park con 4 kilómetros de largo por 1'5 de ancho, el resto son cuadrados o rectángulos que aprovechan huecos para sobrevivir. Eso si, siempre están repletos de gente que acude a descansar, a tomar un café, leer... Me llamó mucho la atención que en varios de estos parques había tumbas. Es decir, que eran cementerios en su día, situados en los terrenos de las iglesias y que utilizan para descansar ahora los vivos!





 





Resumen del azul, el gris y el verde. Coño!! se ha colao un bicho morado!

martes, 4 de junio de 2013






domingo, 2 de junio de 2013

Un sueño cumplido


Más de 10.000 km recorridos en avión, decenas de kilómetros hechos a pie, siete días de estar sola, horas y horas de no hablar con nadie...

Son quizá, el resumen de los números de mi viaje a Nueva York. Podría dar tantas cifras... y si embargo, ahora, a las cuatro de la mañana, me he despertado con los ojos como platos pensando no en los números sino en los adverbios de lugar.

El aquí y el allí, que son tan relativos... el cerca o el lejos que cada cual siente de una manera... y en que llevo menos de 24 horas en Madrid y ya me ha dado tiempo a sentirme sola.


Sobre el viaje, hay tanto que contar... o no... han sido vivencias muy personales. El hecho de viajar sola hace que haya menos anécdotas, menos momentos de risas, si se quieren llamar así.

Vuelvo, de cumplir el sueño de mi vida. De hacer el viaje que quería desde mis 20 años... Me he hecho muy consciente durante el tiempo que he estado allí, que me estaba haciendo un regalo maravilloso. Me estaba dando la oportunidad de cumplir mi sueño.

Me fui con la maleta casi vacía. Con la sensación de que cualquier cosa que necesitara sería yo misma capaz de conseguirla. Me he ido a Nueva York como quien baja a comprar el pan, que sólo va con lo puesto. Y me he descubierto con una gran capacidad de improvisación sobre la marcha. Me he gustado en este viaje, tanto interior como exterior.

Y si... he cruzado varios puentes. Al volver, comentando el bajón de que se hubiera terminado el viaje, Siempre Suya me dijo: "Duerme y sueña con otros puentes". Qué pensamiento tan bonito y tan acertado. Porque ahora que he cumplido el sueño de mi vida, es el momento de buscar otros sueños y convertirlos en realidad. Gracias, amiga.


viernes, 24 de mayo de 2013

Para V.


Fue una frase, sólo una afirmación. Pero no te imaginas la cantidad de horas de pensamiento que le he dedicado desde aquella tarde. Y todo lo que ha ido sucediendo en el adentro y el afuera desde entonces.

No hemos vuelto a hablar. Nos hemos cruzado unas breves palabras por correo. Me quedé preocupada porque Zami, que fue la última que te vio de nosotras en Madrid, me dijo que no tenías buena cara. Quise suponer que eran los problemas que ya habías vaticinado y que estarás resolviendo como puedes.

Desde ese último martes he tenido pocos espacios de recreo como el que nos construimos.Algunos momentos de alegría, muchos momentos de ternura, muchas risas, pero también nervios, tensiones, problemas, tristeza...  Aquí sigo, echándole ganas, aunque eso no basta...también se necesitan respuestas.

Si, V... la idea del viaje que tengo en la cabeza no es la misma que la que tenía hace 20 años, ni 15, ni siquiera hace 4, cuando más factible parecía realizarlo.

Estoy en casa, con la maleta todavía sin preparar. Me da miedo sacarla porque Zoe se pone muy triste y estos días anda rara. De hecho, esta mañana ha orinado en mi cama. No quiero pensar en irme y dejarla mala.
He tenido una semana infernal en mi trabajo y es posible que a la vuelta me encuentre con una sorpresa en forma de cambio de turno obligatorio. Una vuelta de tuerca más a las bondades de mi departamento y su equipo directivo.
En un rato tengo que ir a presentar un cineforum y confieso que no tengo la cabeza para eso.

Y el viaje ha cambiado tanto. Quiero subirme ya a ese avión y desnudarme. Desnudarme de Madrid, de las emociones que me envuelven estos días, de su frialdad y soledad a veces lacerante. Me marcho sola con la compañía de algunas ausencias. Me voy, despojada de expectativas, con ganas de sentirme perdida en medio de esa ciudad y de encontrarme con mis silencios.

Pero quiero que sepas que te llevo. Que aunque no haya escrito todavía acerca del viaje que tenía o tengo en la cabeza, no he dejado de pensarlo y de pensarte. Ojalá que a la vuelta nos encontremos en algún recodo de esa tierra roja que tanto amas.



Related Posts with Thumbnails