sábado, 31 de diciembre de 2011

Mi top ten particular


Por fin termina este aciago 2011. Si alguien me preguntara por la impresión general de este año diría que ha sido una mierda. Si, así a bote pronto...menuda mierda de año. Porque he pasado mucho tiempo encerrada en casa, porque llevo meses cargando con la ansiedad, o la ansiedad cargando conmigo y estoy ya jartita...porque este año me ha traído la ruptura amorosa definitiva de la historia más importante de mi vida y eso me ha dejado muy triste...

Pero también me han sucedido cosas buenas, incluso muy buenas. Y quiero acordarme de ellas, hacer que perduren en mi memoria y darlas el lugar que merecen.

Así que, siguiendo la moda de hacer listas a final de año...aquí va mi “top ten”.

Los 10 del 2011

- El mes largo que compartí mi casa con mi hermano. Eramos tan rubios....
- Las visitas al Residencial y a Villa Pena & Güera
- Las visitas recibidas en el Ala Norte del Rincón del Arco Iris
- El baile con la exmujerdemivida al son de un saxofón bajo la luna en el Templo de Debod
- La primera vez que tuve en brazos a Lúa. El primer salto de la tigresa de Zoe.
- Cualquier reunión en casa de Farala (y Kali ultimamente), la(s) anfitriona(s) por excelencia
- El curso de Crecimiento Erótico y desarrollo personal. O era Desarrollo erótico y crecimiento personal? El curso de los masajes vaya!!
- La subida a las cañadas del Teide atravesando un bosque con niebla y con la banda sonora perfecta...pura emoción
- Tener la oportunidad de conocer personalmente y pasar algo de tiempo con Pena, Candela, Mam, Maye,  Mayte y Morgana...entre otras....
- Aprender a decir que no. Regalarme la posibilidad de decir que si.


Aún quedan tantos puentes por cruzar...

FOTO del blog CIUDAD DORMIDA



¿Os animaís a contarme alguno de vuestros momentazos del año?


¡ Desde el Ala Norte del Rincón del Arco Iris...
Zoe, Lúa y Chris
 os deseamos un buen año 2012 !

viernes, 30 de diciembre de 2011

Switch On


Esta mañana no sé qué me ha ocurrido. Creo que me he levantado...cómo lo diría?...bueno, me he levantado resfriada, eso para empezar...pero es que encima tenía una vena entre manitas y chapuzas. Total que ha sido como si alguien pulsara el interruptor para encenderme y en cuanto he entrado un poco en calor me he puesto como una moto.

He enyesado el agujero de la cocina que hay tras la rejilla de ventilación del gas. No tengo gas en mi casa ni pienso tenerlo, así que la ventilación me sobra. Además por esa rejilla entra una rasca en la cocina que no os quiero ni contar. Cuando estaba mi hermano en casa, durante el mes largo que vivió aquí, le mandaba a fumar a la cocina para que el resto de la casa no me oliera a tabaco. El pobre se levantaba por la noche con su mono y allá que se iba. Por un lado decía...a ver si se le quitan las ganas...pero por otro lado me daba pena...claro, que descubrió la botella de ron y de vez en cuando se tomaba un chupito, imagino que para calentarse.

Bueno, pues eso, que la he enyesado (ahora a la rejilla la llamo la Jessi) y anda que no se nota. Al menos ya no da miedo entrar ahí...Ojo!! que conste que eso no significa que vaya a empezar a cocinar...eh!!

Ya metidas en harina yeso...he arreglado unas grietecillas que había en la pared del marco de la puerta. Le he puesto espuma de poliuretano, he lijado y cortado lo que sobraba y entre medias he quitado 80 veces de en medio a Lúa que se empeñaba en comerse las burbujas de espuma esponjosas. Niñaaaaaa quita d'ahí!!!

Ese es el momento en el que he perdido definitivamente la cabeza. Llevo tiempo con el gusanillo de pintar mi puerta por dentro de un color. Para quien conoce el Ala Norte del Rincón del Arco Iris sabe que mi casa es colorida... y me faltaba la puerta. Después de ver una archiconocida serie americana (de esas que reponen constantemente) donde aparece una puerta de color taaaan bonito, me ha entrado el antojo de pintarla del mismo color. La he estado lijando un poquito y he hecho una prueba para ver cómo quedaba. No sé...no las tengo todas conmigo, pero creo que me voy a lanzar. Es que marrón me parece tan fea... Si lo consigo haré una foto con su nuevo color y la colgaré.  

En fin, después del tabardillo de actividad que me ha dado he decidido que ya había hecho bastante por hoy y he corrido a refugiarme debajo de una manta. Qué friiiiiiio!!

Por cierto...me he encontrado esta mañana en las escaleras con mi vecina, la empalada, y me cuenta que ahora en invierno si que se pone bragas y además de esas altas, que llegan casi hasta las tetas (palabras textuales).

jueves, 29 de diciembre de 2011

This moment

Aunque sea jueves, que no entiendo yo muy bien por qué salen hoy...pero como me subo al carro...






miércoles, 28 de diciembre de 2011

Modelos de comunicación


En la Facultad hubo asignaturas que copié, otras que estudié y las menos...las disfruté. De estas últimas, la que más huella me dejó fue Teoría de la Comunicación. El primer año, cuando ya me gustaba, me dediqué a estudiarla y no sé por qué la suspendí. Así que el segundo año decidí disfrutarla, descubrí que me apasionaba y supongo que como consecuencia conseguí un sobresaliente.

Recuerdo que hice un trabajo en el que analizaba los modelos comunicacionales que se daban en mi familia y lo comparaba con la película Gente Corriente, dirigida por Robert Redford. Las similitudes eran increíbles y cuando vi la película por primera vez me preguntaba si el guión lo habían basado en mi familia o éramos  nosotros los que copiábamos la película. Me había empapado tanto del tema que me resultaba enormemente sencillo analizar desde fuera los modelos de comunicación que se daban a diario en mi casa.



Aunque ahora estoy algo más integrada en mi núcleo familiar todavía puedo "salirme" en determinados momentos para observar de forma imparcial algunas situaciones. Por ejemplo, ese rito que se da todas las navidades. Incluida esta.. He asistido a momentos de calma, tensión, discusión, bronca... utilizando como herramientas la empatía, la manipulación, la agresión verbal y hasta el maltrato psicológico. Y todo en cuestión de 24 horas.

Esperaba escribir un post de esos entrañables, en los que con todo la ironía el cariño del mundo comento el regalo que me han hecho mis familiares. Peeeeero, ha ocurrido el milagro. Este año no me han regalado nada. Debe ser lo único bueno que ha traído la crisis, aunque ahora me dejen sin material para el típico post navideño.

Eso si, como siempre, las reuniones familiares dejan momentos impagables...como ese en el que estamos hablando todos del tema de la familia real y mi madre le pone de ejemplo a su cuñada... "Es como si P (mi prima) o Chris se casaran con Felipe".
Ahí fue cuando salté. Que una cosa es aguantar las broncas de todos los años y otra muy diferente que me quieran casar con un príncipe azul. "¿Pero qué he hecho yo -exclamé- para que me queráis casar con ese hombre? Después de esto sólo puedo darme a la bebida".

Me levanté y me fui a la nevera a buscar una coca cola. Fui cobarde, lo reconozco. Porque estuve a punto de soltar...”Aunque sea, casarme con Elena, que al menos es una mujer!” Bueno, no sé si fue cobardía o cumplió su función el ansiolítico que me había tomado antes de que llegara la familia, anticipando el panorama que iba a tener.

Mi hermano me echó un cable cuando me dijo...yo no te imagino con Felipe...ni con ningún otro. Verdad que no? -le dije- qué asco. No sé si me escucharon pero ahí quedó eso.

Me sentó tan mal que creo que me puse mala por eso. Porque si no, a ver qué explicación le encuentro a la gastroenteritis y la fiebre que tuve esa noche y el día siguiente. Oí que en la tele decían que entre nochebuena y nochevieja conviene hacer una dieta de depuración. Pues toma depuración!! Y eso que apenas comí.

En fin, ahora me queda pasar la nochevieja. Pero eso lo afronto con otro cuerpo (si, más depurado). Con ganas de que acabe este puñetero año y que el que viene me traiga cosas muy buenas. Por si las moscas, voy haciendo la lista de lo que quiero y hala! a pedirle al Universo...

.

lunes, 26 de diciembre de 2011

Mito erótico


Tenía 15 años. Mi orientación sexual era cuando menos ambigua aunque todavía no me había decantado definitivamente por el sexo femenino. Habrían de transcurrir tan sólo unos meses para que me enamorara por vez primera de una mujer. Pero aquel verano, en el campamento scout descubrí algo que me acompañaría también el resto de mi vida.

Me hice un esguince durante una marcha y me tuvieron que llevar en coche hasta el campamento. Durante el trayecto pusieron un cassette en el coche de Joaquín Sabina. Yo nunca me había fijado en él como cantante aunque había oído alguna canción suya. Pero en aquel trayecto largo pude apreciar la poesía de sus letras. A partir de entonces comenzó a gustarme la música de cantautores y solistas, de letras digamos más cuidadas que las típicas canciones pop.

Y comencé a fijarme en ella. En su voz, en su estilo, en su gran boca...si, porque la boca no es nada bonita pero siempre me han atraído las bocas diferentes, es una de mis rarezas. Mari Pili Cuesta, más conocida como Ana Belén. 
Durante los años siguientes seguí a relativa distancia su música. Había canciones que me entusiasmaban y otras me aburrían soberanamente. Pero me quedaba embelesada cada vez que la veía en televisión. Me entusiasmaba su voz, su mirada, su sonrisa. Recuerdo que la ponían verde. Decían que era muy antipática, que era de izquierdas pero se le había subido el dinero a la cabeza...a mí me daba igual todo eso como os podéis imaginar.

Mi primera novia “formal” con 19 años era muy parecida físicamente a ella. De hecho, la gente por la calle la confundía n con ella. En sus fotos de pequeña, mi ex era clavada a Mari Pili y hasta compartían nombre. Nunca he sabido si que a mí me gustara mi ex se trataba de una casualidad o estaba relacionado con su parecido físico con este mito erótico mío.

El caso es que siempre me ha gustado hasta esta nochebuena. Vi con mis padres un programa especial que grabó cantando y haciendo algunos dúos. Al principio iba con vestidos de Jesús del Pozo. Unos rojo que le sentaba genial, uno gris más serio...Me fijé en que estaba muy delgada pero la espectacularidad del vestuario hacía que te fijaras más en el conjunto y menos en los detalles como la flacidez de los triceps o lo que se le marcaban los músculos del cuello cuando cantaba en un tono agudo. Hacia el final del programa apareció vestida con un mono plateado y aquello ya fue demasiado. Se le adivinaban unas patitas de alambre. Y las caderas y cintura aparecían tan estrechas que daba grima verlo. 


Esta mañana lo he comentado con mi padre y estábamos de acuerdo. Una mujer que siempre ha tenido algo de atractivo, lo ha tirado por la ventana con esa delgadez extrema. La vi en el teatro hace algo más de un año representando Fedra. El papel lo bordaba y estaba guapísima. De entonces a ahora habrá perdido unos 10 kilos de peso y todo mi entusiasmo. Se me ha caído el mito erótico. Una pena.


viernes, 23 de diciembre de 2011

(This moment)




Salud, dinero y amor


Aquí estoy, agotada, completamente agotada. En cuanto publique el posr me meto en la cama con una pastilla de esas mágicas para dormir a pierna suelta.

Hoy amanecí pensando...bueno, no tengo mucha salud, la cuenta en el banco tiritando y el amor me esquiva que da gusto. Esto no puede seguir así, Tiene que cambiar algo!

A falta de confirmación total, creo que no me ha tocado ni un reintegro en la lotería así que sigo pobre cual rata. Un poco más si cabe porque he comprado regalos de Navidad para mi núcleo familiar.

Me iba a llevar mi padre al hospital a recoger los resultados de la resonancia pero el coche se ha negado a arrancar. Hemos tenido que ir andando después de comer, ideal para bajar la comida y relajar los nervios que llevaba. Ah no!! que no me he conseguido relajar y casi he llevado a mi padre a la carrera. Le oía resoplar al pobre y yo era incapaz de aminorar la marcha. Me podían haber detenido por intento de parricidio!!

En el Hospital me han dado una colección de placas que podría redecorar el pasillo de mi casa y hasta hacer una exposición. Al fin y al cabo son autoretratos. Me han sacado la cabeza desde todos los ángulos posibles. Y a primera vista no hay rastro de las puñeteras manchas bñancas que temía. Me ha faltado tiempo para abrir el sobre con el informe. Según parece el cerebro está bien (es un decir) y lo que tengo jodido son las cervicales. Ahora me toca llevar las placas y el informe al neurólogo para que me diga qué hago con mis piernas y mis pies. Moraleja, la salud la tengo como esta mañana pero no he tenido muy malas noticias.

Y el amor? Qué decir del amor...Imaginaros...ahora mi ex me sale con que es lesbiana...lesbiana!!! Si es que no puede ser. Tres años batallando para que saliera del armario con su familia y ella negándose aduciendo que era bisexual y ahora, de la noche a la mañana, cuando ya no está conmigo se me hace lesbiana y lo anuncia tan contenta!! Dónde va a ir a parar mi reputación? En fin, voy a poner un cartel enorme que diga...busco muchacha lesbiana imprescindible fuera del armario, que sea buena persona, me trate bien y me haga reír. Candidatas...vayan haciendo cola y no se me amontonen!! A ver...me asomo a la escalera...no hay ninguna!!

Ays!! se acaba el día y estoy como lo empecé. En fin...viendo la que está cayendo, me alegro de quedarme como estoy. Eso si!! a ver si mejora!

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Todo por hacer


Al final se me echará el tiempo encima. Lo veo venir...Tengo pendiente la compra de regalos de navidad. El 25 nos reunimos en casa de mis padres y ellos, mi hermano, mi cuñada y yo nos damos regalos. Pero regalos decentes, eh?

Luego aparece la familia materna y aquello ya entra en barrena. Para entonces espero haberme tomado una cerveza, porque con lo poco aficionada que soy al alcohol una me sirve ya de anestesia para pasar los primeros momentos. Esos en los que llegan y te largan un regalo y se dan media vuelta corriendo sin esperar a que lo abras. Yo creo que les da vergüenza el regalo en si. Y si no, les debería dar vergüenza. A veces son cosas compradas en los chinos, otras veces libros comprados en alguna liquidación por el que no pagas más de 1 o 2 euros. E incluso en ocasiones son las cosas que regalan con los periódicos durante el año.

Y a mí, el caso es que me da igual. Si es que prefiero que no me regalen nada. No hay obligación. Pero ya que lo hacen, joder, que se estiren un poquito, no? Aunque sea un paquete de chicles...le daré más uso que al cuento de la gallina degollada.

Hace un par de años apareció una iniciativa estupenda en Granada. Un servicio en el que te hacían los recados...Las Mandaeras se llamaba. Echo de menos algo así en Madrid. Ahora mismo les estaría llamando...

Oyeeee!! súbete al Corte Inglés y compras esto para mi hermano, después te vas a la Fnac y miras un libro de misterio para mi madre...un libro gordo, así del tipo de los de John Grisham...si, de esos de emoción, intriga y dolor de barriga...Y para mi padre...joder! Qué le compro a mi padre? Si es un buenazo que se conforma con cualquier cosa...pero precisamente por eso quiero atinar con algo que le haga ilusión...
Ah!! y si además de hacerme estos recadillos te pasas luego por mi empresa y vas a la comida de navidad por mí, yo encantada. Si no va a ser nada...total, una horita. La han puesto en mitad del día para que vayan todos. Un menú de mediodía y a disfrutar del ambiente de compañerismo. Inmejorable plan.

Peeeeeeero, como este servicio no existe, o si existe no puedo costearlo, me temo que voy a tener que subir yo al centro a comprar los regalos de navidad. Se me ponen los pelos como escarpias de pensarlo.

En cuanto a la comida...creo que estando de baja no debo hacer actividades con mi empresa. En todo caso con la parestesia de mis pies, tenerme que recorrer linea y media de metro hasta llegar a la ciudad donde está mi lugar de trabajo...no creo que sea recomendable. ¿A que estáis de acuerdo conmigo?

martes, 20 de diciembre de 2011

Vaya semaniita


Qué semana más larga se me va a hacer. Y no, no es que esté emocionada esperando que llegue el Sorteo de Lotería de Navidad o que sea Nochebuena...tengo totalmente aparcadas esas fechas. Aunque lo cierto es que después del año que llevo debería tocarme algo de la Lotería. No pido mucho, aunque sea para hacerme un viajecito...Estaréis pensando que con la que está cayendo y yo tengo el morro de decir que me toquen pelas, es verdad...lo reconozco...pero es que lo siento como un acto de justicia poética...

A lo que iba, que me disperso para no variar. Para mí esta semana es complicada porque me van a dar los resultados de las resonancias que me hicieron la semana pasada. Me tiré más de una hora metida en la máquina de marras oyendo ruiditos desagradables. Lo bueno es que la técnica que me hizo la prueba me dio un antifaz. La forma que tengo de no agobiarme dentro del tubo es cerrando los ojos pero sabiendo que se iba a alargar tanto necesitaba ayuda.

Además me puso una manta por encima para que no pasara frío. Para no variar hubo un momento en que me quedé dormida. Serían unos 10 minutos, no creo que más. Lo malo fue que me desperté porque esta mujer enchufó el micro y me empezó a hacer preguntas sobre mis síntomas. Me quedé muy mosqueada con una cosa que me dijo.

Y aquí estoy, algo nerviosa, por decirlo de un modo suave. Mordiéndome los dedos directamente y con ganas de que me den a final de semana las placas y me imagino que un pequeño informe para llevar al neurólogo. Que no esperen sutilezas del tipo abrir el sobre con el vapor del agua, no. Pienso rasgarlo y estudiarme el informe. En mi absoluta ignorancia sólo temo dos palabras “manchas blancas”.

Sé que es malo anticipar y que hay probabilidades de que sólo se trate de ansiedad, pero es que las parestesias me llegan ya hasta el culo (no es una expresión, por desgracia). En fin, me toca esperar, respirar, confiar, y una pastillita que me voy a tomar ahora mismo para poder soñar.

Hasta mañana

lunes, 19 de diciembre de 2011

Actriz Secundaria


Cuando a Charlton Heston le propusieron su papel en Ben-Hur “olvidaron” comentarle que la amistad entre su personaje y el del romano daba lugar a muchas interpretaciones. En realidad el guionista, Gore Vidal, dejó bien claro que entre los dos protagonistas había habido una historia de amor en su juventud. Dado el carácter homófobo del “riflero más carca que existió al oeste del Manzanares” prefirieron que no se enterara. El actor que hacía de su amigo Messala si tenía este dato y en determinadas escenas podemos apreciar cómo observa al judío con ojos de carnero degollado.

En ocasiones, los actores realmente no son conscientes de todo el guión. Juegan con ellos para obtener mayor veracidad en sus interpretaciones. Les ocultan parte de los datos o simplemente les esbozan sus rasgos. Cuando han terminado de rodar y el director se encarga de hacer el montaje, tus escenas pueden tener un sentido muy diferente de aquellas que maginaban al rodarlas.

Intento ir por la vida llevando las riendas de la mía propia. A veces se me desboca y en ocasiones muero de aburrimiento. Pero soy consciente de que es mi vida, la que yo me creo, la que me fabrico, donde deposito mis ilusiones, deseos, proyectos...soy su protagonista.

Aún así, creyéndome protagonista de mi película he ido a caer, o más bien me han empujado a otra completamente diferente. Aún no sé si calificarla como melodrama, comedia de guión archiconocido o simple bazofia de clase Z. Vamos, lo que habría hecho alguien que no fuese Tarantino con una Pulp Fiction cualquiera.

Comenzaron por darme un esbozo de un guión. Desde el principio tenía claro el papel securdario que me tocaba representar. Hice mis escenas creyéndome mi papel desde el principio hasta el final. En ningún momento quise robar protagonismo a ninguna de las actrices principales. Pero no caí en la cuenta de que lo que llaman el Director's Cut podía cambiar sustancialmente la historia.

Quizá esto suene demasiado a “película”. De hecho, yo misma me frotaba los ojos esperando que llegase la pausa para la publicidad y poder retornar a la realidad. Pero no, la película continuaba...Simplemente estaba sirviendo a las estrategias de las verdaderas protagonistas para obtener éxito en sus planes y poder llegar al final que deseaban.

Hoy, una amiga me ha dicho..."no ha sido nada personal, tú sólo pasabas por ahí. Lo habrían hecho con cualquiera que se hubiera cruzado en su camino". Si, eso lo tengo claro. De hecho, me da igual, sólo me puede la curiosidad de por qué necesitaban una actriz secundaria y si alguna de mis escenas ha sido la que ha provocado que desaparezca en la mesa de montaje. Nada más...y quizá nada menos.

En realidad, eso ya no importa porque me he parado, he contemplado por última vez el set de rodaje y he gritado bien alto....

sábado, 17 de diciembre de 2011

Seductora seducida


Mientras le voy dando vueltas al tema de Josefa voy dejando que pase el tiempo. Alguien me proponía “paciencia” como nombre y ya le he dicho que en realidad es algo que debo cultivar en mí.

Pues eso, que mientras sale o no sale esta historia adelante...aún es pronto para decirlo porque no hemos hecho ná de ná...este finde he tenido una vivencia estupenda.

Ayer y hoy asistí al curso que hago una vez al mes. El taller previsto tenía que ver con los sueños pero debido a causas de fuerza mayor hubo que cambiarlo y hemos trabajado la seducción erótica.

Ya habíamos hablado de la seducción en el día a día como herramienta natural para la obtención de aquello que queremos. Pero hoy nos hemos centrado en la erótica. Hemos experimentado con los ritmos, con los miedos, con los deseos...

Me ha llamado mucho la atención mi reacción. Llevo unos meses muy cerrada en el plano amoroso y de forma paralela me he ido cerrando al plano sexual. De hecho, desde el verano no he querido saber nada de rollos y las propuestas que he recibido las he rechazado.

Ante el cambio de guión del curso he pensado que iba a estar pasota y que no participaría de los ejercicios. Mi sorpresa ha venido cuando al llevar a la práctica lo que íbamos comentando, me encontraba más abierta de lo que cabía esperar. En algún ejercicio mi cerrazón se veía claramente en la posición de las piernas ya que cuando no estamos interesadas en llegar a la intimidad física con la otra persona, de forma inconsciente cerramos la forma genital (cruzando las piernas, poniendo objetos entre medias, alzando las rodillas como elemento defensivo...)

Ha habido un momento precioso. Un ejercicio que os recomiendo a las que estais emparejadas o a las que tenéis mucha confianza con alguna amiga a quien proponérselo. Sentadas y pegadas por la espalda, sin hablar, se trata de intentar acoplar las respiraciones, de hacerlas al unísono. Respirar y a la vez notar en la espalda la respiración de la otra. Al mismo tiempo, ser consciente de las señales corporales, escucharte tú y escuchar a la otra...mi ejercicio ha sido mágico, notando la calidez de la espalda de mi compañera, hallando un espacio común donde compartir respiraciones tan diferentes como las nuestras, fusionándolas y después separándolas sin traumas...vuelta al espacio personal aún cuando manteníamos la espalda pegada. Qué felicidad cuando el proceso de fusión-separación se produce de forma tan natural y agradable.

Según transcurrían las horas me sentía más y más cómoda hasta que ha llegado el último ejercicio. Se trataba de aunar todos los elementos que habíamos trabajado previamente y tratar de seducir a la mujer que eligieras. Elegí a una hetero que no me ponía nada para enfrentarme al reto. Y oye!! que nada más empezar nos encontramos bailando y disfrutando de nuestras miradas, sonriendo y moviendo nuestros cuerpos al ritmo de lo que marcaba el deseo. Nos hemos tocado, sonreído, abrazado, cogido de la mano, acariciado, besado, olido...nos hemos acercado, separado y vuelta a unir, nos hemos dado piquitos y hemos susurrado en nuestras orejas. Me ha salido todo tan natural...Esta mujer me ha comentado que hacía mucho que no se sentía tan a gusto, relajada y deshinibida en un encuentro erótico. ¿la habré conseguido convencer para que cambie de acera? Jajaja No, eso ya es broma.

Me he sorprendido entrando de lleno en el papel, sintiéndome tan a gusto...y mi actitud de seductora se ha ido al carajo con su baile y su mirada, Me ha seducido, si señora. Y me he dado cuenta de que ha llegado el momento. Que pese a tener el corazón temblando (cada día mucho menos) mi cuerpo está de nuevo preparado para disfrutar. Así que escucharé atentamente las propuestas que reciba a partir de ahora. He vuelto!!




viernes, 16 de diciembre de 2011

Necesito vuestra ayuda


Help! SOS!! Necesito vuestra ayuda. Os cuento...

Odio la Navidad...odio las fiestas familiares y quienes me conocéis un poco sabéis de esta aversión mía hacia las reuniones obligadas en tan tradicionales fechas.

Peeeeero, digamos que tengo una amiga nueva. Nos estamos conociendo y al menos por mi parte, tengo muchas ganas de que esta relación vaya adelante. Me encantaría presentársela algún día a mis padres, mi hermano y mi cuñada. Pero antes de que pueda ocurrir eso os doy más datos.

Se llama Josefa. Para seros sincera, no me gusta el nombre. Y no, no me deja que la llame Pepa, ni Pepita ni ná por el estilo. Dice que su nombre es Josefa y que si no me gusta que invente otro nombre para ella. Ya veis...ella tan amante de su nombre y yo que odio tanto el mío que me lo he cambiado. Así somos...polos opuestos.

Ella nunca dice una palabra más alta que la otra. Y cuando yo me cabreo, pero de verdad, un buen cabreo...hay que oírme.

Mis canas contrastan con su color caoba, mi timidez con su extroversión, mi gusto por lo moderno con su estilo clásico... Española de pura raza, con un acento puro, no como el mío, mezcla de la confluencia de sangres que me pueblan.

En fin. Que me gustaría encontrarla un nombre chulo. Y como ando con mi dispersión habitual, he pensado en pediros que me echéis una mano.

No busco nada sofisticado ni tan rocoó como el adorado nombre de Gutapercha. Algo sencillo, familiar y que pueda utilizar si consigo que se abra su propio blog.

¿Me podéis ayudar? Le enseñaré vuestras propuestas y con el buen carácter que tiene seguro que se ríe y se anima con alguno.

Gracias por anticipado, chicas.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Fuxir


Recordo cando fuxía ao norte. Alí atopaba o verde que añoraba, a auga que me daba vida, a lúa chea que aparecía entre nubes. Poboaba os meus soños dos cheiros do mar, ancoraba nos meus dedos o tacto dos bosques e arrolábame nos sons dos acentos.

Contemplo desde o balcón os paxaros que emigran. Gustaríame voar con eles e afastarme. Porque hai días que este mundo non o entendo.



martes, 13 de diciembre de 2011

¿Cuánto duran los recuerdos?


Ayer te vi. No me quedó otra. Sé que al menos nos tenemos que ver tres veces al mes. Y ya me resulta demasiado.

Mañana hará tres meses que todo terminó. Después de tres largos años. Vaya, me acabo de dar cuenta de cómo se repite el número tres.

Pues eso, que ayer te vi. Por un lado me alegré de encontrarte fea. Si, te vi fea. Con ese pelo que te empieza a crecer de forma desordenada. Pierdes todo el atractivo que tienes con el pelo muy corto o con melena. Y me gusta verte así, fea, porque ya no me gustas. Puedo mirarte sin perderme en tus ojos o en tus labios como me sucedía antes.

Pero aún te echo de menos. El otro día pensaba en esas noches que llegábamos tan tarde a casa y preparábamos para cenar un perrito caliente. Era una tontería pero yo era feliz mientras estábamos en el sofá charlando y cenando ese perrito. El tuyo con mostaza y ketchup a borbotones. El mío con una pizquita de ketchup. Y esta noche, que no podía dormir y sentía frío en la cama, echaba de menos que me abrazaras. Echaba de menos tu brazo rodeándome, no unos brazos cualquiera.

Son ya tres meses y todavía se me hace presente el tiempo que pasamos juntas, juntas y revueltas, después sólo revueltas y al final más revolucionadas que otra cosa.
Todavía me duele el final. Yo no lo merecía. Y tú tampoco te merecías ese final que me diste pero supongo que nunca has sabido hacerlo bien.

El otro día en un correo me decías que me quieres muchísimo y que soy muy importante en tu vida. Lo comenté con Rosa y atinó de pleno al decir...te quiere muchísimo pero te quiere mal. Quizá es que no hemos sabido querernos bien, o tal vez no hemos podido hacerlo.

Y ahora me he alejado porque al fin me he dado cuenta de que cerca de ti me hacías daño y yo te lo hacía a ti. Y trato de que esta distancia me ayude a aprender a quererte de otro modo. Al menos ya no me gustas y eso es un paso enorme porque ahora puedo estar cerca de ti sin que esa atracción que siempre tuvimos se interponga.

¿Cuánto duran los recuerdos? ¿Cuánto tiempo ha de pasar para que dejes de dolerme? En un blog de una mujer que ha sufrido también una ruptura dolorosa he leído que se da 100 días para olvidarla. Yo voy casi por 90 y no lo consigo. ¿Cómo hago para llenar una vida que ya está llena de ausencia? De tu ausencia, de mi lejanía y sobre todo de mi silencio.

Este viernes tengo que verte otra vez. Ojalá algún día pueda además de verte, mirarte a los ojos sin rastro de dolor. Quizá ese día podamos sonreírnos y recordar sólo los tres años y no estos últimos tres meses.


domingo, 11 de diciembre de 2011

Cómo está el servicio*


Resuelto el tema del cambio de color de Lúa...hay que fastidiarse!! yo pensaba forrarme sacando la noticia en los periódicos, o acudir a La Noria, donde tendríamos una gran audiencia. Pero no, al parecer los siameses (animales, no hermanos) en invierno oscurecen que da gusto.

Ayer había quedado con unas amigas para ir al cine. Me levanté tarde con mis típicas nauseas (madre mía lo que se está alargando este embarazo) y a mediodía con dolor de cabeza decidí que el mejor lugar donde podía estar era en la cama. Reconozco que el edredón nórdico me llama a gritos...Total, duermo una horita, pensé, y me subo al centro para ir al cine. Si, si...dos horas y media después abrí el ojo. Lo de escuchar el despertador ya lo he dejado por imposible...

Hablé con mis amigas para explicarles lo que me sucedía y rauda y presurosa corrí al autobús para llegar al cine. Madre mía!! Cuando llegué a Sol pensé que había una manifestación. No podías ni avanzar. Pero lo único que allí reclamaba la gente era el turno en la Mallorquina, en Doña Manolita, en el puesto de castañas asadas, en el burguer...Y yo que me había prometido que no iba a subir al centro por la tarde-noche hasta pasadas las navidades...cagoentó!!

En fin, la verdad es que mereció la pena. Me pasé por la Fnac para recoger el libro de La niña del Faro que nos había recomendado Morgana. Me encantan las recomendaciones literarias que se hacen a través de los BB (bolloblogs). Será que como tenemos sensibilidades parecidas damos siempre con libros especiales...Estoy detrás ahora de conseguir un libro de poesía de Ángela Becerra. Me encanta lo que escribe en columnas esta mujer.

Al granooooo, que como siempre me disperso. Fui a ver Criadas y Señoras, tradución muy libre del original The Help. Cómo me gustó!! Con momentos duros, tiernos, cómicos y mucha, mucha denuncia social bajo la capa del tema racial. Os la recomiendo por completo. Tiene algún punto en común con Tomates Verdes Fritos. ¡Cómo me gustan esas mujeres que se rebelan contra el orden establecido e injusto!

Y si no llegáis a ver la película, porque no la ponen en muchos cines, os podéis leer el libro que seguro que tiene tanto encanto o más...



El título del post es un doble guiño a la película!! Si alguna la ha visto ya seguro que lo entiende.

De vuelta a casa, agotada...me volví a meter en la cama. Esta mañana he abierto el ojo cuando Zoe y Lúa estaban a punto de hacerse el hara kiri de hambre que tenían. Por las diosas!! que se acabe ya esta necesidad de dormir que no soy persona!!  

viernes, 9 de diciembre de 2011

Sobre Lúa y los cuentos


A veces odio ser tan biológica...Unos días de bajón que culminaron en la noche de la niebla, cuando mi balcón se pobló de fantasmas... y hoy que hay luz amanezco un pelín más animada...

Reconozco que me mata el síndrome pre menstrual...en esos días no me aguanto ni yo. Con lo feliz que fui los 4 meses que estuve sin la regla por la ansiedad, ays! Así que aquí estoy con mi SPM, que lo mismo me cojo un rebote de tres pares de narices que se me saltan las lágrimas por cualquier cosa. Viva el equilibrio!!


Lúa sigue con sus trastadas y nos tiene a Zoe y a mí haciendo un ejercicio de paciencia inmenso. El otro día pillé a Zoe haciendo Yoga...me imagino que para relajarse. No conseguí hacerle foto pero os dejo una instantánea algo parecida jeje!!



Cuando están tranquilas y reina el silencio en casa me termino mosqueando y corro a buscarlas pensando que les ha ocurrido algo. A veces me encuentro estampas tan tiernas como esta...




...y entonces se me cae la baba y pienso que es maravilloso poder cuidar de ellas, que ellas se cuiden entre si y que animen de esa manera mi vida!!

Lúa después de frotarla y refrotarla...
Andaba preocupada observando como Lúa oscurece por días. Pensé que era por estar siempre revolcándose en el suelo y decidí bañarla. Su primer baño, chispas!! La pobre lloró pero de dejó hacer. La eché su gel especial, la froté con suavidad pero esmero y la sequé a conciencia para que no cogiera frío.

Cuando terminé contemplé el resultado. Gilipollas inocente de mí, pensé que era suciedad, pero en un curioso fenómeno parecido al de Michael Jackson, está cambiando de color!! Ahora es cuando empiezo a creer que su madre era la gata negra que me dijeron. Hasta ahora cuando me hacía alguna trastada y le soltaba lo de “Me cago en tu madre” siempre añadía..."que no sabemos quién es..." 

Cambiando de tema...me ha sucedido algo que me llena de orgullo y aunque quede feo decirlo, me apetece compartirlo. La Fundación con la que hago el curso nos propuso que escribiéramos nuestra vida como si fuera un pequeño cuento. Podíamos ser personas, o animales...y contar nuestras vivencias de vida a modo de cuento para niños pequeños. Lo llaman cuentos de sabiduría para la transformación. Tienen un proyecto en México con comunidades desfavorecidas. Llevan los cuentos a los niños y trabajan con ellos.

Este año han escogido un cuento que he escrito yo para llevarlo a México y empezar a trabajar con él. Existe la posibilidad además de que lo terminen editando con ilustraciones hechas por los alumnos de Bellas Artes de Valencia.

Me hace feliz la idea de que algo que he escrito tan íntimo, pueda servir de ayuda a niños con problemas y con condiciones de vida tan duras. Y si al final lo editaran, para mí sería como un premio!

Buen fin de semana para todas!

martes, 6 de diciembre de 2011

Yo Nunca


Yo nunca he pasado un fin de semana con bolloblogueras.

Yo nunca he paseado por las calles de Madrid tan bien acompañada.

Yo nunca he visto tanta gente en el Mercado de San Miguel.

Yo nunca he comido en el Entredos.

Yo nunca he sido confundida con un chico mientras iba con otra bollobloguera.

Yo nunca he cenado en un libanés.

Yo nunca he conocido a Jam.

Yo nunca he salido por Chueca acompañada de tanta mujer estupenda.

Yo nunca me he abrazado a alguien al despedirme mirándola a los ojos y sintiendo que todo quedaba en paz.

Yo nunca me he hecho fotos.

Yo nunca he paseado por Malasaña y Chueca un domingo por la mañana.

Yo nunca he tenido una conversación tan agradable, cálida y honesta con una gata.

Yo nunca he comido en el Gula Gula.

Yo nunca os echaré de menos.

viernes, 2 de diciembre de 2011

Un camino que transitar



Cuando acepté la invitación sureña para visitar la isla de Nunca Jamás, mi anfitriona (qué palabra tan fría para lo cálida que resultó ella) me dijo que estaba segura de que mi visita cambiaría mi energía.

Y así fue...Durante los días que estuve allí me sentí genial. Al volver a Madrid me traje la maleta llena de nubes, acordes, abrazos y sonrisas.

Según fueron pasando los días noté que mi ánimo decaía. Me di cuenta de que en lo más profundo de mí habitaba una tristeza que estaba pugnando por salir a la superficie. De nada me servía intentar ahogarla con el vino de las cenas o las risas en el trabajo.

El fin de semana del curso apenas dormí y como siempre me resultó duro aunque esta vez me sorprendí llorando. Lo había estado negando durante los dos últimos meses a todas las personas que me lo preguntaron. Me lo había negado a mí misma afirmando que ya había pasado por eso, que había quedado atrás, que estaba más que superado.

Pero no era cierto. No hubo maldad en mi mentira, ni siquiera creo que autoengaño, simplemente lo sentía así hasta que se me vino encima. La tristeza que llevaba dentro provenía de un duelo que pensé ya terminado.

Fue mi amiga Huck la que propició que me hiciera consciente del duelo. Y aunque ella pensaba que tras mi visita a la isla de Nunca Jamás cerraría un mal ciclo, me he dado cuenta de que este es el camino por el que tengo que transitar ahora, el de la tristeza. Y le agradezco a ella que me ayudara a hacerlo consciente...con sus palabras, su calidez, y esa mirada triste de la última tarde en la que me vi reflejada. Al fin apareció su nombre a ras de mis lágrimas.

A veces nos empeñamos en estar alegres, en negar el dolor, en pretender alejarlo. Pero no podemos cambiar lo que es. Durante un tiempo debe hacerme compañía. Lo acepto, con la tranquilidad de saber que pasará en su momento, cuando haya llegado al final de ese camino y esté lista para abordar otros...




Y cuídate la vida y cómprate esa ropa.
Sálvate tú y cuenta nuestra historia.

Sálvate tú, te llegaran botellas
escritas con la sal de la victoria
y olvidarás la pena, posada en otra boca.
Dime que si, que no mirar tu cara
no es una vida entera, que cuando vea la playa
olvidaré tu ausencia.

Sálvate y di que me fui con el viento
para soplar tu vela.
Sonríeme sincera
y me verás sonriendo con cada luna nueva.

                                        Andrés Suárez

jueves, 1 de diciembre de 2011

Busco la manera de romper una ola



Miro el inmenso azul que se abre ante mis ojos, con un sol tenue cayendo de costado. Pienso en los océanos de silencio. En todas esas veces que callo mis ganas de gritar susurros...




Hoy naufrago en el color de tus maneras 
Hoy encallo en el acento de tus manos
Tornan en grises las mareas
mientras olvido el perfil de tus labios








domingo, 27 de noviembre de 2011

Invéntame un final feliz...


Me puede la realidad este domingo. No es que viva ajena a ella, para nada...pero es que siento que me supera. No sé, hay días en que te haces más consciente de aquello que no sucede, de lo que querías y no puede ser...de situaciones contra las que te rebelas...y cuesta a veces no enfadarse con la vida, aceptar lo que ha llegado porque así tenía que ser...

Respira, Chris, respira...me digo...ves? Hoy necesitabas tú uno de esos masajes que a veces das...va a ser cuestión de colocar un anuncio pidiendo voluntarias. Qué terrible...¿te imaginas que no contesta nadie? Ummm, está claro que hoy ando pesimista.

Las dos últimas semanas han sido extrañas, con mucho cansancio físico. Hay días que me he marchado a la cama a las 10 de la noche. Tremendo. Y aún así, he estado llegando tarde al trabajo. Además, el otro día en el metro me agarré un cabreo monumental. Me fastidia mucho la gente que va en plan ave de rapiña a por los sitios...Os cuento...

La otra mañana una barbie cuarentona enfundada en una minifalda morada, con cazadora morada, los ojos pintados de malva y subida a unos tacones imposibles (adivinar el color) me arrolló cuando el hombre que estaba sentado delante mío en el metro se levantó. Me quedé estupefacta ante la energía de la rubiadebote a la hora de apartarme y sentarse ella. Oye, que una tiene su volumen y no es fácil quitarla de en medio... 

Al cabo de un rato quedó libre el asiento de enfrente y me senté. Entre nosotras quedaba la barra central. Al llegar a la parada final en la que ambas nos bajábamos, se levantó y tropezó con las piernas del hombre que dormitaba a su lado. Se precipitó hacia delante y para no terminar de caer se agarró a la barra. Con el frenazo del metro y la inercia, llegó a dar una vuelta completa en la barra mientras se caía de los supertaconazos que llevaba. Fue como un cutrebaile de barra, de muñeca venida a menos. Al final quedó sentada de culo a mis pies y yo sin inmutarme, ni ayudarla...no quise pude evitar el típico pensamiento chorra de "al final todas caen rendidas a mis pies" (chula que es una!!) 

Ayer en el supermercado, una señora mayor delante mía resbaló con el suelo fregado. Atiné a cogerla antes de que cayera. No le di mayor importancia y tras cerciorarme de que estaba bien me fui hacia la cola de la caja. Una empleada se preocupó por si le había pasado algo y la anciana contestó mientras me señalaba... “No, estoy bien...menos mal que me ha sujetado ese señor.” Y yo que pensaba que no se me notaba tanto la barba...ays!! ya ni siquiera soy chaval...he pasado a señor...

En fin...creéis en los milagros? Lancé preguntas al Universo y esta semana debería recibir al menos una contestación. Me he movido, he pedido...cosa rara en mí...no acostumbro a pedir y ahora estoy esperando. En realidad no fue al Universo, fue a dos personas concretas, pero creo que es necesario que se mueva todo el Universo para que las respuestas sean positivas...Cruzaré los dedos...




lunes, 21 de noviembre de 2011

¿De cabeza al convento?


Post 20N... Madrid amanece gris y con lluvia. Me puede la melancolía en este día triste. En mi mente, todavía flota lo que pasó anoche.


Quizá nada hubiera sucedido si no hubiese notado que tenías frío. Pero advertí ese ligero temblor de tus labios y la postura algo encogida. Desde que te vi por vez primera surgió en mí un fuerte deseo de protección. Mi cabeza aún no lo sabía pero mi cuerpo clamaba por abrazarte, como si reconociera esa piel que habitaba bajo tu jersey.
Alargué el brazo y comencé a frotarte suavemente la espalda. Tu vaivén me hizo comprender que te gustaba y te atraje hacia mi, pasando mi brazo por encima de tu hombro. Te acurrucaste y en aquel preciso momento supe que en mi cuerpo había espacio para ti. Que entre mi costado y mi brazo ha quedado ya libre un espacio que te corresponde.


Las velas y el olor a incienso pusieron el toque íntimo, sólo faltaba algo de música que buscaste sin demora. Teníamos el momento perfecto. Ese momento que te correspondía a ti y el que me correspondía a mí..¿podríamos transformarlo en un momento nuestro?
Te tumbaste en la cama, atravesada y boca arriba, situada junto a mi cabeza... comencé a frotar mis manos. No quería que tuvieras sensación de frío. Acerqué las palmas a tu cara a modo de presentación y tras notar mi energía esbozaste una leve sonrisa de asentimiento.
Comencé por tu frente trazando círculos pequeños con mis dedos. Tu pelo me llamaba. Ese pelo corto, fino, suave, tan diferente al mío, duro y fuerte. Controlé mis ganas de alborotarlo y simplemente masajeé tu cuero cabelludo para que notaras la fricción de mis dedos.


Tus cejas, pestañas, el borde de tus duras orejas...todo era un camino nuevo por el que comencé a transitar disfrutando de la sensación, atenta a los mensajes que tu piel trasmitía a mis dedos. Intenté abrir la zona nasal para que respìraras mejor. No sé si será un resfriado o la pequeña alergia que me cuentas que tienes pero necesitaba que siguieras respirando. Esa exhalación de aire serían las únicas palabras que pudieras pronunciar en la siguiente hora.


Tus hombros fuertes y redondeados invitaban a demorarse en ellos. Por primera vez me eché un poco de aceite en las manos y los masajeé suavemente. Me gustaba tu firme y pecoso deltoides. Lo contemplé por un segundo, el tiempo que necesitaba, acostumbrada como estoy a admirar esa parte de la anatomía femenina, para decidir que era uno de los que mejor había encontrado.
Mis manos se fueron deslizando sin prisa por tu pecho. Al igual que en el caso de la nariz, mis manos trazaban líneas hacia fuera tratando de abrir la musculatura y que eso te permitiera respirar mejor. Note tu respiración algo entrecortada y froté con suavidad, con mi palma entre tus pechos. Quería obligarte a bajar la respiración hacia la zona del vientre. De poco sirvió explicarte que si respirabas con el vientre sentirías más. Noté que bloqueabas el aire a la altura del pecho.


Por fin llegó el momento de acariciar tus altas dunas. Mi mano avanzó, no sin miedo con la mayor suavidad que pudo. Utilicé las yemas de los dedos y en su punto más alto las cambié por el lateral de la mano donde para mí respetuosamente habría menos sensibilidad. Tu respiración se agitó y por unos momentos se hizo más rápida.
Tras unos minutos en que recorrí mil veces tu pecho y tu vientre te pedí que te dieras la vuelta, Antes de que lo hicieras quise recorrer de nuevo tus costados donde era evidente que sentía un placer especial...demorarme en ellos y en su suavidad.. Finalizaba en la línea de los ovarios cuyos caminos terminan en la zona genital. Por un momento pensé en bajar hasta allí pero me salvó el pudor de acabarnos de conocer...


Una vez en tu espalda, mis manos encontraros un campo de trigo dispuesto a ser acariciado una y otra vez. Pasé mis manos como si rozara levemente las espigas de tu cuerpo de primavera. Los homóplatos, la musculatura paravertebral, y finalmente la cresta ilíaca...me sé los nombres de memoria pero quise alejarlos de mi conciencia para sentir que tocaba tu piel, así que dejé que mis dedos recorrieran cada centímetro explorando las diferentes elevaciones allí donde había zonas más prominentes o donde el músculo presentaba tensión.


Cerré mis ojos y recomencé por los hombros...estrechos pero fuertes, redondos y suaves. Mis manos se deslizaban fácilmente debido al aceite que me había echado. Mis pulgares resbalaron hacia abajo resiguiendo la línea de tu columna. Me gustaba atrapar los nudos y ejercer presión con los dedos o las palmas tratando de calmarlos. Pegada a la columna dejaba que mis palmas trazaran surcos en horizontal que invariablemente terminaban con mis dedos rozando tus pechos. Cuando decidí bajar me demoré, de nuevo sin prisas, por tus costados sintiendo cómo tu respiración se agitaba. Qué dulzura fue recorrer tus brazos.


A estas alturas me movía por toda la cama persiguiendo tu silueta. Mis yemas no querían dejar ningún espacio sin visitar y tu cuerpo comenzaba lentamente a responder ante la llamada de mis dedos temblorosos.
Tras la eternidad que dediqué a tu espalda decidiste que mi suavidad te hacía falta de nuevo por delante. Bajaste la manta lo suficiente como para invitarme a recorrer tu pecho y abdomen de nuevo. El olor a incienso me transportaba a un mundo cálido de caricias, la luz de las velas proporcionaba la temperatura adecuada y la música, esas notas que llegaban a mis oídos me regalaban mil sensaciones todas asociadas a tu piel. Recorrí de nuevo tu abdomen. Trazaba círculos en torno a tu ombligo para desplegar mis dedos por el sendero que hacen tus óvulos. Sentía tu cuerpo de mujer diciendo mi nombre con cada suspiro que exhalabas.


Me olvidé de quien era cuando mis dedos treparon por tus pechos y se entretuvieron en dibujar sus contornos, en rozar los vasos sanguíneos que aparecían bajo la débil piel y que se demoraron una milésima de segundo más de lo prudente al tropezar con los pezones.
Para ese momento tu respiración era agitada y tu vientre provocaba a mis labios. Incapaz de controlarme más, tras una última caricia al ombligo cesé todo movimiento. Me levanté y te dejé a solas con tus manos. Yo me di una ducha bien fría.

viernes, 18 de noviembre de 2011

Fotografías sobre un marco nuevo


Mi periplo hospitalario aún continúa. He tenido que ir al neurólogo. Ya no cabe duda, estoy mal de la cabeza. Sé que acabo de confirmar vuestras peores sospechas. Tranquilas...también las mías...

Pero harta de tanto trajín, médico va, pastilla viene...decidí hace unas semanas regalarme algo para celebrar el aniversario. ¿Qué aniversario? Pues el mío propio. Hace un año que comencé con mi crisis de ansiedad y al paso que voy dejaré en ná la económica!


Pues eso, que aproveché el fin de semana del aniversario y una invitación sureña recibida para lanzarme a la aventura. Normalmente preparo los viajes con mimo y cuidado. Elijo bien el destino, me busco información y mapas y cuando llego casi casi ya lo conozco.  

Ahora bien...esta vez fue completamente diferente. Me dejé llevar por mi intuición y me subí en un avión con mi oboe como único equipaje, rumbo a una isla. Si, una isla de esas que aparecen en los folletos turísticos. Ese destino que promete y garantiza sol y juerga. Pero algo debió suceder durante el sueño que eché en el avión. Estoy segura de que un capitán Garfio moderno secuestró el avión y me llevó a una isla perdida en mitad del océano. Desaparecida de los mapas para que nadie acceda a ella. Si, estoy convencida de que cambiaron mi lugar de destino y me llevaron al lugar más especial de la tierra.

Un lugar mágico, alejado del sol, lleno de nubes, brumas y nieblas. Pero lejos de ser frío, lo habitaban dulces personas. En especial la que me acogió y la que se encargó de llenar mis oídos de música preciosa.

Cómo puedo explicar lo largo que se me ha hecho este viaje... Fueron cuatro días que parecieron meses por todas las vivencias...Quizá es que en vez de recorrer 4.000 kilómetros me fui mucho más lejos. Por momentos pensaba que había llegado al límite del mundo.


Surcamos caminos donde parecía que acababa el planeta que conocemos. Recorrí senderos propios de la Tierra Media, abrí los ojos buscando hobbits y estreché una mano para guiarla ciega por el mundo de los sentidos.  


Más allá de las nubes no cabía definición alguna conocida. Las palabras dejaban atrás sus posibles significados Simplemente fueron días de abrir el alma en canal y dejar que se empapara...con la lluvia horizontal, con las notas de su guitarra, con la mezcla de acentos, con los silencios compartidos, con la belleza de las ballenas, con la textura de los árboles que abrazamos, con el color de su voz, con el gusto del agua salada, del mejor salmón que comí en mi vida, con el sabor del vino afrutado...con la marea verde de su mirada, con el espíritu de Junior prendido en mis pupilas, con cada abrazo en que nos encontrábamos...





He vuelto enamorada de un príncipe amarillo, he llegado con la las nubes que pude atrapar en mi maleta y Silvio en mis oídos. Ojalá...Ojalá nos encontremos de nuevo en algún breve espacio...my huckleberry friend...



sábado, 5 de noviembre de 2011

Turismo Hospitalario


Hasta ahora pensaba que el turismo hospitalario era el que trataba de practicar con las peregrinas que acogía en el Ala Norte del Rincón del Arco Iris. Pero hoy he conocido una nueva acepción que no me ha gustado nada. Nop!!

En fin, imaginaros la escena...Andaba yo esta mañana mareadilla...lo que se dice con la cabeza más pallá que pacá. Nada extraño porque llevo toda la semana con mareos y parestesias de las mías, de las que me dejan las piernas flojas y los pies sin sensibilidad. Vamos, que estaba yo para correr maratones!!
Me encontraba toda afanada escribiéndole un correo a Pena Mexicana, comentándole algo que me pasó ayer, cuando la he dejado literalmente a medias con una frase del estilo...lo siento tía no puedo seguir...he tenido la deferencia de darle al botón de enviar y me he escapado corriendo al baño a agarrarme a la taza del water como en mis mejores tiempos.

Después de echar hasta la primera papilla he vuelto a mi puesto de trabajo y he llamado a mi padre para que me viniera a buscar, A partir de ahí he ido reconstruyendo lo sucedido con los retazos que me han ido contando unos y otros...Al parecer se ha apoderado de mí el espíritu de Tarzán y entre violentos temblores sólo decía...agua nuca, agua nuca...mis compis no sabían si era una especie de mantra hacia la lluvia que cae hoy en Madrid o un spot del canal de Isabel II.
Menos mal que una avispada ha agarrado su botella de litro y se ha decidido a bautizarme. Mi nuevo nombre...”chris la meneitos” a juzgar por los temblores que me recorrían.

La siguiente fase ha sido sacarme de la sala donde trabajo. Una, que es muy suya... pretendía hacerlo con algo de dignidad, como cuando de adolescentes y en plena borrachera decíamos eso de “estoy bien, dejarme que puedo sola”. Con ayuda y todo, según me dicen mi salida ha sido similar a esta estampa...


Y qué bien acompañada iba...con dos mozos escoltándome...más bien sujetándome porque me caía. Lástima que uno mida metro noventa y el otro apenas supere el metro sesenta...se me veía un poco descompensada.

Aunque no paraba de repetir...agua, agua...han decidido que con un bautismo era más que suficiente para la moral que se estila en mi empresa y me han bajado al parque interior para que me diera el fresco. Eso si...fresco relativo porque me han tumbado en un banco de madera y se han dedicado a taparme con abrigos cual pordiosera. A mí me sonaba al chiste del ING...tu banco y cada día el de más gente...Por más que decía calor...calor...no entendían que mi cuerpo por encima de 18 grados reacciona como si se estuviera cociendo y por encima de 25 como si le trincharan en el mismo infierno...

Y ahora...intenta explicarle en plan Tarzán a alguien que está hablando con el 112 lo que te ocurre para que responda a las preguntas del médico...

Qué síntomas tienes? Mareo yo. Calor. Nausea. Vomitado. Agua nuca
Edad? 39
Como se llama la enfermedad? Desmielinización
Des qué? Desmielinización
Y eso que es? laksdj
Dice el médico que si es Esclerosis? Pasapalabra

Qué rapidez la de la sanidad madrileña que en menos de 10 minutos estaba allí la ambulancia...y media empresa paseando por mi lado para ver el espectáculo...ays qué vergüenza!! Sería posible que me tragara la tierra? No...me perdería lo mejor.

A ver, vamos a medirte el ritmo cardíaco...no aparece nada, probemos en otro dedo...tampoco...chiquilla tú estás muerta!! Mejor te llevamos al hospital porque estás sincopada y que te hagan una analítica y te pongan suero...

Y entonces me han subido a una silla con ruedas y han intentado llevarme por un camino de losetas separadas por trozos de cesped. La silla se ha atorado y casi he dado con mis piños en el suelo. Ná!! a cargar con la moza!! Han cogido la silla entre los dos y han cargado conmigo hasta la ambulancia. En ese momento, sin querer mirar atrás pensando en la cantidad de compañeros que me estaban viendo desde las terrazas de cada piso , me he dado cuenta de lo que es salir por la puerta grande!!

El viaje en la ambulancia y lo que ha ocurrido en el hospital da para otro post...




jueves, 3 de noviembre de 2011

Reencuentro


Salgo del metro y me encamino hacia casa por esa extensa recta. De cúpula, las ramas y hojas otoñales de los árboles que flanquean ambos lados de la acera. Más a mi izquierda, la verja que separa lo mundano de lo Real.

Camino despacio, absorbiendo los olores de este Madrid otoñal. El aire freso se cuela por los hilos de mi camiseta y llega hasta mi piel. Noto en ella el rumor de las hojas que caen, el silbido de ese mismo aire al bailar entre las ramas, la suavidad de la tarde nublada. 

Miro hacia atrás dentro de mí y advierto cómo mis últimos deseos se han ido cumpliendo. Mientras, me cruzo con extranjeros. Por un día, todas las personas con las que me cruzo son turistas que pasean buscando el recóndito rincón de los pavos reales. Mi pensamiento se dirige hacia el sur...

Acompañada de la luz tenue de este noviembre, recuerdo que fue hace un año cuando me encerré en casa. Tal vez para olvidarlo...o quizá para no olvidarlo nunca... porque sé que me lo debo, me he regalado un mes pleno. Primero de turista... Comenzaré por viajar hacia el sol sobrevolando parte del océano. Mis ojos reflejan la sonrisa de una niña que sale de excursión por vez primera. Y es que no todos los días una va a visitar a las ballenas!

Me ha prometido que atravesaré las nubes y aunque no llegue a la cima de este pequeño mundo, casi casi podré tocar el cielo. Pasearé por bosques y abrazaré los árboles para después tenderme junto a mi madre tierra. Dejaré que escuche los latidos de mi corazón a cambio de regalarme su tacto y su olor.

A la vuelta de tan mágico viaje repleto de palabras y silencios, me embarcaré en una aventura casi igual de maravillosa de la mano del mago Zark. Estoy deseando que me enseñe su mundo tan lleno de vuelos, colores y emociones.

Y en un viaje que comencé en el laberinto de septiembre, para aceptar que el perdón no admite reproches, que el perdón con condiciones no es perdón... visitaré de cerca, muy de cerca, el purgatorio. Si todo sale como está previsto, esta visita al limbo me permitirá salir del gran laberinto de mi vida y concluir una etapa del camino.

Mientras, disfrutaré de los puentes que he tendido en las últimas semanas. Uno, ese puente aéreo que me acerca a mi hermana gemela bollo, a un futuro incierto y prometedor al mismo tiempo. Otro, es el que me conecta con mi pasado más feliz. He descubierto que la antigua familia de Zoe y yo compartimos grupo scout y vivencias. 


Eso me ha permitido reencontrarme con la niña feliz que sonríe mientras trepa por las rocas, la que siente el sol que la acaricia, la que camina descalza por los bosques silenciosos y corre al encuentro de la vida.

No, no quiero pedir más. Soy feliz.  
  

miércoles, 26 de octubre de 2011

La fiera amansada


Duermo plácidamente...por una noche no me he despertado a las 3 ni a las 5. Ummmm qué maravilla...De fondo oigo a las gatas deambular por la casa con su actividad nocturna. Me he acostumbrado ya a oirlas y no me perturban excesivamente.

¿Por dónde iba mi sueño? Ah si!! estaba con Chica y con mi hermano, en una casa de campo hablando sobre unas arañas que habíamos visto y los helicópteros que han venido a fumigar...

De repente oigo un alboroto y objetos que se caen golpeando contra el suelo. KlinCrashZupCatacroch!! El maullido afónico de Zoe y Lua con sus grititos agudos. Me levanto como una exhalación temiendo que alguna se haya hecho daño, pero al más puro estilo materno voy gritando por el camino...mecagoentóloquesemenea!! que no se puede dormir en esta casa o qué!

Me las encuentro en el pasillo...cada una con cara de...yo no fui!!, a mí que me registren...Sobre el suelo del salón esparcido el contenido de una balda de la estantería. Me dirijo a Lúa que con su mirada más inocente me contempla desde el sofá...Yo te mato y me quedo tan a gusto!!

Recojo y me pongo las zapatillas. Lúa corre espídica de un lado para otro. Tengo que estar atenta para no pisarla mientras voy a la cocina a por algo para desayunar.

Me siento en el sofá, abro el ordenador y comienzo a leer algún mail que me han enviado anoche. Después  el periódico. Estiro las piernas y Lúa se coloca entre mis rodillas. Sigo con los blogs. En uno de ellos el post es un vídeo con música relajante...

Y de pronto...aparece su carita detrás del ordenador tratando de averiguar de dónde sale esa música que le atrae...


Cuando desiste de averiguar el origen de la música da la vuelta a la pantalla y avanza desde el teclado hasta mi tripa. Trepa por mi pecho, busca la postura se hace un ovillito y comienza a ronronear. Se duerme escuchando la música relajante.

Cojo el mando de la tele convencida de que es el teléfono y marco un número de Madrid con prefijo y todo. Cuando se enciende la tele me doy cuenta de mi error.

Definitivamente necesito un relax. Localizo el bono del spa y miro los horarios...a las 4 me va bien.


lunes, 24 de octubre de 2011

La antesala de la lluvia


Qué fin de semana más intenso...Después de los últimos días llenos de insomnio y de emociones, me daba miedo que llegara el viernes. Tenía curso y allí recogemos todas las experiencias vividas en el último mes y las procesamos.

El curso iba a suponer el reencuentro con la activista coqueta después del cerrojazo que he pegado. Un mes si verla ni hablar con ella. Y lo curioso es que este mes lo he pasado tan ricamente en ese aspecto. Ummmm, está claro que en los últimos tiempos no la echaba de menos, la echaba de más...

Por otro lado, el tema que íbamos a tratar este mes prometía...fotobiografía. Sacar fotos de toda tu vida y analizar el contexto, los lenguajes corporales...qué pedazo de ejercicio. Es increible. Escribe en un folio un resumen de tu vida...ya, sin pensarlo previamente...a ver qué sale. Y luego pon las fotos encima de la mesa y mira a ver si concuerda lo que tú te has contado a ti misma de tu vida con lo que se ve en las fotos. Tal vez puedas contextualizar...descubrir que aquello a lo que le dabas tanta importancia no aparece en las imágenes, o simplemente corroboren, como es en mi caso, que aquello que me he contado siempre de mi vida es cierto, ocurrió, y a pesar de que no hablaba de ello, aparece reflejado a través de las fotos...

Pero lo mejor del fin de semana estaba por venir...Pena mexicana y su güera habían subido a Madrid y las tres estábamos invitadas a una fiesta. Me acerqué a la fiesta con poco cuerpo, la verdad...pero al momento de llegar me sentí genial. Pude conocer a la Sra. Castafiore que no nos regaló una aria pero corroboró lo maja que resulta a través de sus ocurrencias. Reencontrarme con Hester, Hormiga y La Niña, con Vericana y Arponauta (qué cariñosa que es!!), Lenteja con su alegre carácter y esa facilidad de palabra...y Bur, que me decía que la estaba sorprendiendo. Claro muchacha!! si es que lo que tú conociste en navidades era una sombra de la chris que soy!!

Lo pasé genial...había comida para un regimiento bollo hambriento. Yo creo que las anfitrionas temerosas de que Hormiga volviera a invitar a todo el vecindario y a parte de la fauna madrileña como ya ocurrió en las fiestas del orgullo...se propusieron no quedar mal y pasaron cocinando toda la semana!! Y qué forma de cuidarnos, pendientes las dos todo el rato de que no nos faltase nada de beber...

Yo no estuve al tanto del blanqueamiento del ano que comenta Hormiga, Estaba en el otro lado, descubriendo lo divertido que puede ser el Ichin de los ovarios. Quiero agradecer a Bur la paciencia que mostró ante la incredulidad de las allí presentes y el cachondeo con el que nos lo tomamos algunas...

La fiesta fue completa cuando llegaron del teatro Pena y su mujer. Qué rabia no poder compartir más tiempo con ellas ya que el domingo tuvieron que marcharse por la mañana.

En definitiva...una fiesta perfecta, con unas anfitrionas maravillosas y una compañía inmejorable. La reunión fue como una fina capa de agua que refrescó mi alma después de las emociones intensas de la semana. La antesala de esta lluvia con la que ha amanecido hoy Madrid.



PD: Lenteja me hizo un feedback preciso sobre el estilo de mi blog. Espero que con este post “cortito” y no tan intenso pueda mejorar su percepción :-)



Related Posts with Thumbnails