viernes, 31 de diciembre de 2010

Y para acabar...

Bueno...otro año que se va. Toca hacer balance, algo que normalmente me exaspera. Tal vez porque me doy cuenta de todos los proyectos inacabados, irrealizados o simplemente inexistentes. Hay temporadas que mi único proyecto es vivir, seguir adelante. Y con eso me basta.

Este año para variar me hice una lista de todo lo que quería alcanzar en los siguientes meses. Comencé el año con mucha ilusión, con ganas de vivir cada momento, con la esperanza puesta en una relación. Pero las cosas se torcieron pronto.

Me he caído y me he vuelto a levantar varias veces. Olé por mí!!! Pero la tozuda y perra vida se ha empeñado en mordisquearme el trasero dejándome para el final una crisis de ansiedad que me tiene vuelta del revés.

He descubierto que mi cuerpo va por libre. Que si quiero descansar se empeña en mantenerme despierta, que si quiero ver una película se empeña en que duerma, que si quiero cenar se niega en redondo a que pruebe alimentos...Lo único bueno de todo esto es la operación bikini tan adelantada que estoy haciendo. Eso si, es nefasto para mi vida social.

Anoche, velada estupenda en la casa de Farala. 10 blogueras compartiendo experiencias y yo asistiendo a lo que en algunos momentos parecía un partido de pin pong entre Lui, Nefer y Bea. Allí estaba yo, callada, escuchando cómo volaban los comentarios. Cosas de la medicación. De normal soy tímida, pero no tanto carajo!!



Eso si, me quedo con la mejor proposición que he recibido en muchos meses. Nada más y nada menos que de Elenita Faralaez!!


Espero que sea un augurio para lo que me depara el 2011.






viernes, 24 de diciembre de 2010

Momentazos navideños

Se acerca el día de Navidad. Ohhhh!! Para muchos sinónimo de alegría, diversión, familia...yo nunca la he vivido así. Puedo presumir de tener una familia...en términos diplomáticos... rara de cojones. Eso me ha hecho pasar momentos cuando menos surrealistas coincidiendo precisamente con estas fechas. Obviamente porque es cuando nos juntamos todos. El resto del año ya procuro evitarlo.

Supongo que quedaría bien un post amable, con un feliz navidad para toda la gente que lo lea y eso, pero no puedo evitarlo. Aquí va mi ranking de momentazos navideños!!

Casi...Sharon Stone

Año: 1989
Lugar de autos: casa de mis tios
Tradición que se celebra: Amigo invisible. Mi tío va sacando de una bolsa los regalos se sienta en un sillón y va diciendo nombres para que nos acerquemos a recoger el presente. Establecimos un precio de 5.000 pts por regalo.
En la silla de al lado, sentada en plan modosita (o no tanto?) yo con una minifalda. Desesperada porque acabe la noche. Estoy con la regla y me duele la cabeza.
Mientras, mi primo mayor va grabando en video toda la recogida de regalos. En el video, ampliamente difundido con posterioridad y muy comentado en reuniones familiares de diversa índole, se aprecia claramente dos cosas. La primera que lo de la minifalda no es para mí. La segunda...mis bragas.
Regalazo de ese año: Dos colonias de Don Algodón, Todavía no he logrado averiguar quién fue el familiar tan original que pasó de estrujarse la cabeza pero cumplió fielmente con el presupuesto.


Cena con Encarna e Isabel

Año 1991
Lugar de autos: Casa de los mismos tíos
Tradición que se celebra: Nochevieja. Mis padres se han enterado un mes antes de que soy homosexual. No os cuento lo mal que lo llevan. Cena con el especial de Martes y Trece puesto en la tele. Gags sobre la supuesta relación entre Encarna Sánchez e Isabel Pantoja. Comentarios jocosos, chanzas, chistes subidos de tono...el personal se lo pasa pipa diciendo chorradas, burradas y gilipolleces varias y diversas acerca de las lesbianas. Mis padres apenas hablan. Yo no sé si cortarme las venas o dejármelas largas.
Regalazo de ese año: Unos pendientes laaaaargos. “Andá ...no nos habíamos dado cuenta de que no tienes agujeros en las orejas”



Mejor con Don Simón

Año 1998
Lugar de autos: Casa de mis padres
Tradición que se celebra: Navidad. Típica comida con mi abuela y las tres hermanas de mi madre megasolteras e hipertacañas. Traen una botella de vino del Alcampo, de marca nisu. Mi padre va sacando las botellas de Viña Esmeralda que tenemos en casa y van cayendo a una velocidad que nos tiene pasmados. Los ánimos comienzan a exaltarse. Mientras mi abuela nos cuenta los problemas familiares de su portero, una de las hermanas de mi madre declara “alegremente” y a voz en grito que ella no es lesbiana pero que no necesita a los hombres. Las otras dos hermanas se le unen en coro. Asistimos boquiabiertos a su borrachera mientras desgranan la política española y descubrimos que son unas fachas de cuidados. Al día siguiente nos llaman y nos dicen que el vino que habíamos servido debía ser malo porque les ha dado dolor de cabeza...
Regalazo de ese año: Premio ex-aqueo para los zapatos de tacón y el paraguas con el estampado de florecitas.


Ni contigo ni sin ti

Año 2006
Lugar de autos: Mi casa
Tradición que se celebra: Nochevieja. Decido pasar del plan familiar y quedo con mi pareja de entonces para una cena íntima. A última hora se suma al plan su vecina de al lado. Pobrecita, se ha quedado sola para cenar en Nochevieja. Despido el año con mi ex dormida en el sofá y su vecina con una borrachera tremenda llorándome por el taxista canario, amor de su vida que dejó escapar.
Regalazo de ese año: Bolso de color negro, muy ponible, para cuando vaya a trabajar.


Que me degûellen como a la gallina

Año 2009
Lugar de autos: Casa de mis padres
Tradición que se celebra: Navidad. Uno de los hermanos de mi madre decide aprovechar la comida para soltar el discurso de que el feminismo está trasnochado, que las feministas somos una panda de lesbianas amargadas que sobramos en este mundo y que para qué peleamos si ya hemos conseguido los derechos que queríamos. Tras la comida comienza una discusión acerca de los derechos de reproducción de los artículos de mi abuelo y de qué parte de sus objetos corresponde a cada hermano. Salgo de casa cuando están a punto de deshermanarse.
Regalazo de ese año: Libro comprado en la Cuesta de Moyano? Cuentos de locura amor y muerte. Lo abro y leo el título de uno de los cuentos. La gallina degollada...........




domingo, 19 de diciembre de 2010

Sobre mi ceguera...

Ojalá todo fuera blanco o negro. Pero la vida está llena de grises, de tonos intermedios, de dudas e incertidumbres, de momentos de confusión...

Ya he comentado alguna vez acerca de mi tendencia al zoom. No sé si nombrarlo como defecto. Para algunas cosas es bueno. Mi introspección, la capacidad de fijarme en algunos detalles, percibir cosas que para el resto del mundo pasan desapercibidas o simplemente son invisibles... y ese zoom lo asocio al sentido del oído, que lo tengo especialmente desarrollado.

Por el contrario adolezco de gran angular, me falta visión global para ver situaciones en su conjunto. Y este defecto, porque si que lo considero un defecto, lo tengo asociado a mi sentido de la vista. A pesar de no llevar gafas (no hay que confundirlo) tengo poca visión. Mis ojos ven menos de lo que deberían. Ocurre así desde que era pequeña.

Así que cuando el otro día en el curso nos propusieron taparnos los ojos y explorar el mundo, yo accedí encantada. Estoy acostumbrada a no ver- Recuerdo que hace unos años, cuando además de mi poca visión tenía 11 dioptrías entre los dos ojos (ni con las gafas era capaz de enfocar bien) cerraba los párpados en casa de mis padres y probaba a hacer cosas completamente a ciegas. Ensayaba para un futuro que veía negro. Disculpad el chiste fácil. Al cabo del tiempo, encontré unos oftalmólogos que me aseguraron que podían operarme y quitarme las dioptrías. Eso si, la visión nunca la recuperaré. Sigo viendo poco.

De ahí que cuando en el curso nos hicieron la propuesta, contaba, yo me entusiasmé. Con los ojos tapados teníamos que recorrer la sala donde hacemos el curso utilizando el resto de los sentidos. Toqué, acaricié, mis pies probaron la diferencia de textura de las alfombras y el suelo. Llegué hasta el equipo de música donde habían puesto el cd de Ludovico Eunadi. Puse las palmas sobre el bafle para notar la vibración de las notas de piano. Me quedé un rato allí pero presa del espíritu de Indiana Jones proseguí la marcha rozando todo cuanto encontraba a mi paso.

Después fuimos más allá y nos propusieron no sólo explorar el espacio sino también a las personas que encontrábamos. Establecer contacto con ellas sin hablar, expresando lo que quisiéramos a través del tacto. Aquello fue un festival de roces sin componentes sexuales. Encontré a la mujer que me hizo el masaje con el clavel. Algo nos une. No sólo aquella experiencia. Tal vez una fragilidad momentánea. Tal vez el sabernos luchadoras incansables y ahora algo abatidas. No sé realmente qué es pero hay entre nosotras una conexión. Al tocarla por la espalda supe al momento que era ella y la abracé tiernamente. Ella intuyó que era yo y se cogió con la misma ternura a mis brazos.

Allí nos quedamos hasta que dieron el ejercicio por concluido para dar paso al último del taller. Basicamente consistía en hacer lo mismo pero añadían una complicación. Ojos tapados. Sin hablar. Sin poder tocar. Sólo con el olfato. De hecho para ese día nos habían pedido que fuéramos duchados sólo con agua. Nada de jabón, nada de colonia, nada de cremas...

Nos dijeron que fuéramos oliendo a las personas y si encontrábamos alguna con la que sintiéramos afinidad, tendríamos que comunicárselo sin identificarnos y en caso de estar las dos personas de acuerdo, sentarnos en el suelo.

Y recomencé mi exploración. Era mucho más difícil, guiarte por el olfato. O tal vez no. En el fondo era mucho más primitivo, instintivo. Hay olores que sin ser malos no te atraen. En mi caso los amargos, los ocres o los demasiado ácidos.

Después de cuatro o cinco intentos encontré a alguien a quien ya había olido. Ese olor me resultaba familiar y era muy agradable para mí.

Mi nariz resbaló por el cuello aspirando el aroma de una piel suave. Me quedé anclada en el estrecho de Bósforo donde encontré calidez. Me animé y dejé que mi nariz rozara su rostro. De la oreja hasta la boca. De la comisura hasta la cuenca del ojo. La frente sobre la que caía rebelde algún mechón de pelo. Perdí la noción del tiempo. La olí. Me olió. Jugamos. Dejamos que nuestras narices perdieran el rumbo. Sus hombros, el delicado contorno de sus brazos, la suavidad de unas manos donde se apreciaba el borde de las venas. Hundí mi nariz en su pecho escotado aspirando la limpieza de ese olor fresco. Eso es. Me olía a limpio. A cuando sacas una prenda de una lavadora en la que has echado un suavizante que no parece artificial.

Suspiré. El olor me llegaba al fondo de los pulmones y traspasaba mi estómago. Sentí deseos de quedarme a olerla durante horas. De que aquel “juego” no se detuviera. Que la música no cesara. Porque en aquel momento el olor era la música que escuchaban mis oídos. Su olor era lo que percibía dentro de un mundo mucho más amplio. El zoom que depositaba en aquella persona. Su olor evocó en mí colores como el malva o una extensa gama de azules. Su olor sonaba como un oboe dulce o como un violín en sus notas altas. Era un olor que me transportaba hasta un bosque en verano. Su cuerpo los árboles y mi cuerpo un lago de colores imposibles.





Hiciste un gesto con la cabeza que percibí como asentimiento y noté que bajabas. Lentamente fui sentándome, sintiendo que nuestros rostros quedaban frente a frente. Oí cómo te quitabas el pañuelo de los ojos y con algo de miedo hice lo mismo.

Me encontré con tus ojos. Me sonreíste. Me dijiste en voz baja que me habías identificado por el olor desde el principio. Yo no lo supe hasta que en un momento determinado suspiraste e identifiqué el ruido claramente. Demasiadas veces te había escuchado suspirar.

O tal vez si. Nos dicen en el curso que el cuerpo tiene memoria, que en él quedan registradas las buenas y malas sensaciones que nos produce cualquier cosa aunque no lo recordemos de forma inmediata. Tal vez recuerdo esos centímetros de piel por la que transitó mi nariz, pero el miedo me impidió decirte que yo también te había reconocido. Quizá ese miedo sea ante mí misma porque me cuesta reconocer que todavía guardo tu recuerdo.

¿Cambiaría algo si te dijera que era tu cuerpo el que buscaba?


jueves, 9 de diciembre de 2010

¿En qué página aparecemos?

Una amiga bloguera me manda por correo este libro de regalo. No sé si como "premio", o tal vez incentivo a la labor de poda que he hecho recientemente.



Al abrirlo, me quedo mirando. Noto que no es nuevo. Percibo que el libro ha sido abierto y cerrado muchas veces, que lo han paseado, tocado, acariciado sus páginas... Para mí, eso le confiere más valor porque supongo que le habrá costado desprenderse de un objeto al que esta bloguera le da tanto valor, un libro. La dedicatoria que me escribe en su primera hoja me lo confirma.

Tengo ganas de leerlo. Habíamos hablado de lo mucho que me gustó le película y todo lo que lloré con ella. Pero por alguna razón nunca se me había ocurrido leer el libro.

El caso es que después de agradecer el regalo del libro, me quedé pensando en que si tenía relación con mi ejercicio de poda, debería llamarse la Jardinera Fiel. Y fui hilvanando pensamientos acerca de las conversaciones que tengo sobre libros con otras personas, en especial con otras mujeres.

Casi todos, por supuesto, están escritos por hombres. Y me encuentro con que en la literatura, como en otras áreas, hay una tremenda falta de referentes. Me busco constantemente, pero casi nunca me encuentro.
Si se estima que el 10% de la población es gay (incluyendo aquí a las lesbianas) ¿por qué no el 10% de la literatura que sacan las editoriales contiene personajes principales homosexuales? De ahí que tengan que surgir editoriales como EGALES que publiquen libros donde aparecemos con toda nuestra casuística....guapas, feas, altas, bajas, masculunas, femeninas, ricas, pobres, jóvenes y no tan jóvenes.

Durante un tiempo estuve leyendo los libros que publicaban esta editorial. Más que leerlos los engullía, necesitada como estaba de referentes escritos. Llegó un momento en que me hastiaron. Todas eran historias sobre mujeres que encontraban a mujeres y terminaban con un Happy End en el que cerraban la puerta de la casa que iban a compartir. Y yo me quedaba preguntando...¿qué ocurrirá después? Por qué nadie habla de lo que sucede cuando dos mujeres se enamoran, dan el paso de mostrarse abiertamente y deciden convivir?

Sigo teniendo esa falta de referentes. Los libros que he mencionado no son ni de lejos grandes obras de la literatura. Una no pretende encontrar el Quijote lésbico o una Guillermina Shakespeare pero echo en falta que escriban sobre mí, sobre nosotras y nuestras vidas. No sé si existe por ahí una literatura de mujeres, o una literatura sobre mujeres pero ya es hora de que alguien escriba acerca de todas nosotras con la calidad y calidez que merecemos (Por supuesto, sin desmerecer a las que publican libros, que bastante mérito tienen)

Todavía recuerdo a Sis, contándome que acababa de leer un libro de Patricia Highsmith que trataba de una historia de amor entre dos mujeres. Aquel, hace ya muchos años, fue el primer libro que leí y confié en encontrar muchos má. Pero el tiempo ha pasado y no ha sido así.

Os dejo la relación de los tres libros que más me han gustado en cuanto a personajes lésbicos se refieren.



- Carol de Patricia Highsmith, por ser el primero y aunque tímido en la escena de sexo, valiente para la época en la que fue escrito.

- Tomates verdes fritos de Fannie Flagg, un clásico y para mí la verdadera heroina lésbica...Idgie Threadgoode. TOWANDA!
  
- Cris & Cris de Mª Felicitas Jaime, un libro sencillo, de rápida lectura pero donde me encuentro retratada en su personaje principal. Rebautizo el libro...Cris, Cris & Chris




¿Queréis añadir alguno? ¿Os gustaría ver escrito algún libro en versión al menos femenina? ¿Alguna recomendación?


jueves, 2 de diciembre de 2010

Super Chris Bros

Dado que llevo días en casa sin hacer realmente nada útil más que mirar series por Internet he decidido darme al rollo ñapas y arreglar desperfectos que habían surgido en mi hogar surante los últimos meses.

Nada mejor que una visita al Leroy Merlin para proveerse de los útiles necesarios para ejercer de Super Chris Bros. Y como no estoy motorizada, le he pedido ayuda a mi inseparable Luigi (alias, mi padre).

Así que allá nos hemos ido esta mañana. Y como en el video juego he ido recogiendo por los pasillos, a modo de diferentes pantallas, los útiles que necesitaba a modo de monedas, setas y demás. Ummmm...una llave inglesa!! justo lo que necesitaba para terminar de tunearme en Super Chris Bros!! Pero aún me faltaba la pieza más importante para arreglar mi bañera.

Así que ni corta ni perezosa me he dirigido a un hombre que estaba allí y le he preguntado por el “champiñón rojo”

Super Chris Bros: Hola, estoy buscando una pieza como esta para mi mampara del baño
Leroy Merlinero: Espera que voy a preguntar
Luigi: Si es que hemos visto estas, pero son verticales. Necesitamos una horizontal

Mientras seguíamos mirando en el estante los champiñones rojos por si alguno nos valía, ha llegado alguien a ayudarnos.

Princesa Peach: Hola, me ha dicho mi compañero que necesitáis un champiñón rojo de estos.

Me he dado la vuelta y me he quedado parada mirándola, incapaz de hablar.

Luigi: Si, justo como este pero que tenga la base horizontal
Princesa Peach (dirigiéndose a mí) Este de aquí te debe servir.
Super Chris Bros: Justo, este es el que necesito. Oye, tú sabes cómo tengo que ponerlo? Necesito alguna herramienta?
Princesa Peach: No, basta con que ejerzas un poco de presión y vayas empujando poco a poco

Mi imaginación se ha disparado pensando en el tipo de presión que me gustaría hacer y dónde tenía que empujar.

Para ese entonces Luigi me sobraba en la pantalla, pero el pobre no se estaba dando cuenta de nada. Me daban ganas de decirle que fuera a buscar alguna planta creciente de esas que conducen a otras pantallas.

Por otro lado, me he quedado con las ganas de decirle a la Princesa Peach si me daba su teléfono por si tenía problemas a la hora de montar la pieza.
Pero claro, a pesar de que mi radar emitía más señales que los sismógrafos el día del tsunami, ignoraba si la Princesa Peach me estaba viendo de un modo o de otro....


Me vería ella así?

Así me veía yo


Así que le he agradecido muy amablemente la ayuda prestada y me he dirigido con el inocente Luigi a la caja para pagar con las monedas que habíamos recogido en las diferentes pantallas......



GAME OVER


sábado, 27 de noviembre de 2010

Pares de Opuestos

BEW tiene una mirada limpia y tranquila. Tal vez ese rasgo se lo proporcione la experiencia. O quizá, el vivir la vida como desea vivirla, sin ponerse trampas a si misma, sin renunciar a lo que siente en aras de una supuesta confortabilidad social.

BEW tiene una voz melodiosa. Es lo primero que me llamó la atención cuando me llamó... De pocas palabras en el blog pasó a ser un torrente de frases en persona. Sincera, directa, honesta, sencilla me regaló unas horas de paz, de ser capaz de estructurar y verbalizar pensamientos, me regaló su presencia y su alegre mirada.

Gracias Blue Eyes Woman!! Te debo un café y espero tener la oportunidad de disfrutar de tu voz pronto. Vamos!! que esto es una indirecta para que me cantes algo!! jajajaja

En el curso de crecimiento erótico (o era personal?) que estoy haciendo, nos enseñan que estamos formados por pares de opuestos. Soy tierna. Soy borde. Soy tierna cuando me siento a gusto con alguien. Soy borde cuando una persona me incomoda. Y esos dos aspectos de mi personalidad se complementan. No soy borde ni soy tierna. Soy ambas cosas.




Del mismo modo la vida está formada también por pares de opuestos. Y mi encuentro con BEW se complementó con la labor de jardinería que llevé a cabo esa misma noche.

Por fin fui capaz de llevar a cabo la poda anunciada. Con crisis de ansiedad y todo, que una es una campeona (sobre todo si va empastillada) y se atreve a poner los puntos sobre las íes a la activista más coqueta que se le ponga por delante. Eso si....cómo duele podar. Qué herida deja arrancar una parte de ti.

Ahora ando buscando un rincón de mi corazón donde depositar los dos últimos años de mi vida y que no duelan. Y tal vez, el tiempo nos lleve a poder vernos, hablar y compartir momentos de nuevo, con el cariño de saber lo que hemos significado la una para la otra.

Alegría-tristeza, ansiedad-tranquilidad, calidez-frialdad... Pares de opuestos...complementarios. 


jueves, 25 de noviembre de 2010

25 de noviembre. El Esqueleto Tatuado


Hoy es 25 de noviembre, día internacional contra la Violencia de Género. Creemos que esta violencia es la que anuncian los medios de comunicación, la que nos cuentan acerca de los feminicidios, las agresiones físicas, las muertes de mujeres a manos de sus parejas...

Pero la Violencia de Género va más allá. Se trata de la actitud de determinados hombres que nos tratan como si fuéramos inferiores. Sin necesidad de llegar a la agresión dísica.

Violencia de Género es cuando subo a decirle de madrugada al italiano que vive encima de mí que quite la música porque no puedo dormir y el simplemente me vacila porque tengo un par de tetas. Si me colgaran un par de testículos me hubiera pedido disculpas y habría quitado la música al momento.

Violencia de Género es cuando hablo con algún cliente por teléfono y con un tono de recochineo absoluto me dice...”mira bonita, lo que pasa es que... sabes guapa?” Cuantos más piropos me echan y más paternalistas se muestran más violenta me siento por ser mujer..... Huelga decir que a mis compañeros no les tratan del mismo modo.

Habrá quien piense que celebrar un día contra la Violencia de Género es absurdo. Yo lo considero necesario. Pero dejando a un lado las luchas de poder e incluso las movidas que se originan entre las diferentes asociaciones de mujeres que participan en la organización de los eventos que están programados para hoy, quiero reseñar uno en especial-

Suzanne Lacy es una artista norteamericana, profesora universitaria y autora de libros. Hace performance con vídeos o personas en las que trata temas sociales, especialmente los referidos a las cuestiones de género, raza o clase.
Tuve la suerte y el inmenso placer de conocerla el año pasado, cuando vino a España a dar una conferencia sobre sus obras en el Museo Reina Sofía. Pese a que no pude estar en la conferencia, pasé con ella unas horas al día siguiente, paseando por Madrid, de compras y comunicándonos con mi rústico inglés. Eso no impidió que pudiera conocer a una mujer que me resultó encantadora e increible. Hablamos sobre feminismo, sobre la situación de las mujeres, sobre la masculinidad y femineidad, sobre las mujeres masculinas y sobre el tipo de ropa y calzado que a ambas nos gustaba llevar.

Este año ha vuelto a España para presentar el proyecto que inició el año pasado. Se titula El Esqueleto Tatuado y habla sobre todas esas situaciones de Violencia de Género, desde las más extremas, hasta las más cotidianas que en nuestra gran mayoría hemos sufrido a lo largo de nuestra vida. Las historias nuestras han sido escritas en máscaras que recogen nuestra biografía de violencia.



Hoy proyectan en el Museo los vídeos hechos por Suzanne narrando el proceso de creación de El Esqueleto Tatuado. Y ella estará en la concentración que tendrá lugar esta tarde en la Puerta del Sol.


domingo, 21 de noviembre de 2010

Un leve roce


Estábamos de pie, una frente a la otra. La miré como si la viera por primera vez. Su cuerpo pequeño y contundente, lleno de curvas, si rostro, enmarcado por esa melena lisa rubia. Tienes unos ojos tristes, pensé.. Y sus labios, gruesos, llenos de una ternura que anuncian furias desatadas y pasión...


Me quité mi camiseta de tirantes. No quería más barreras entre nosotras que las necesarias. Me hizo un gesto de asentimiento y me ayudó a tenderme en el suelo, sobre la manta que habíamos colocado. Boca arriba, con la cabeza apoyada sobre el cojín amarillo, cerré los ojos y me dejé llevar.

Ella cogió el clavel y una rama verde de las que te incluyen en los ramos de flores. En un principio pensé que el ramo era para mí. No me equivocaba, pero no se trataba de un simple regalo decorativo.

Fue deslizando el clavel por mi cara. Mi frente, mis mejillas, el contorno de la nariz, los agujeros, donde experimenté un leve cosquilleo, mis ojos con mi reciente adquirida sensibilidad en las pestañas...Me rozó suavemente los lóbulos de las orejas y fue bajando hasta mi cuello rodeando mi mandíbula. Mi barbilla tembló ante esa textura desconocida hasta entonces.

Percibí que mis suspiros iban en aumento y esperaba que le dieran una pista de lo que me estaba gustando y por dónde prefería que siguiera.  


Pero ella trazó su ruta. Descendió suavemente por la línea de mi yugular hasta el hombro derecho. Al roce del clavel le sumó un movimiento rotatorio que despertaba oleadas de sensaciones en mi brazo. Hombro, biceps, codo, radio...llegó a la muñeca donde se demoró en rozar insistentemente mi pulso hasta que se me aceleró. Pensé que pararía pero su viaje apenas había iniciado.

Hizo el camino inverso del brazo y se detuvo junto a mi axila. Em su parte más cercana a mi pecho...Un punto nuevo de sensibilidad que desconocía en mí. Exhalé un largo suspiro de aprobación rogando que aquello no terminara.

En mi pecho jugó a dibujar olas con la flor, rodeó mis senos en un alarde de delicadeza que agradecí aunque justo después pasó por encima sin ningún pudor. Esperaba que no insistiera en ellos incapaz de saber cómo respondería mi cuerpo ante semejante provocación.

Mi vientre tenso sostuvo como pudo la rigidez ante el leve roce como pluma de aquel capullo rosado. Reflexioné...se trataba de sentir placer, no de bloquearlo, así que traté de relajarme. Para cuando lo conseguí había virado y estaba recorriendo mi lateral izquierdo. Mis suspiros dejaron paso a unos leves jadeos. No recordaba haber sentido tanto placer en mucho tiempo.

Como pude me di media vuelta. Quería sentir esos roces en mi espalda. Mis trapecios agradecieron no sólo el paseo de la flor sino el tacto algo más duro de la rama verde. Una algarabía de roces se vertieron por mi columna. Mis dorsales acostumbradas a la fuerza de mi fisio yacían inertes presos en la ternura del roce. De forma pausada se iban desperezando a la espera de las nuevas sensaciones. Las lumbares doloridas se recrearon por unos segundos pero mi cuerpo en ese momento ya estaba pidiendo a gritos girarme hasta quedar de lado.

Apoyada de modo ligero sobre mis rodillas giré mi cuerpo para exponer el lateral. Su mano comprendió al momento mi ruego y comenzó un baile de caricias sin tregua. La flor no cesaba de resbalar trazando líneas de auténticos escalofríos en mi piel. Comencé a perder el control. Ya no notaba el roce de la flor, simplemente sentía oleadas de placer que se extendían por mi abdomen, mis piernas, mis brazos y me llegaban hasta la nuca. Allí fue a depositar el clavel sus últimas caricias mientras mis manos se aferraban al cojín amarillo y escuchaba las últimas notas del piano.



viernes, 19 de noviembre de 2010

Una fotografía sobre un marco viejo

La vida tiene formas extrañas de comportarse. Puede ser brutal o puede portarse del modo más dulce. Tiendo a pensar que en realidad te devuelve el modo en que te comportas tú hacia ella.

Incluso cuando sientes dolor, cuando las cosas no van bien, si conservas la cabeza más o menos fría puedes distinguir diferencias con respecto a lo que os estoy comentando.

En mi anterior post os hablaba de esa certeza, triste, que se ha presentado por fin en mi vida. Quienes me habéis seguido en los últimos meses y algunos que me conocéis en persona, sabéis que mi corazón ha estado ocupado desde hace bastante tiempo por la Activista Coqueta, esa mujer que se ha recorrido medio mundo luchando en pos de los derechos de las mujeres. De tanto luchar se ha olvidado de sentir. Y yo, de tanto sentir me he olvidado de sentirme.

Y aquí viene la parte dulce. Gracias a vuestros comentarios, a lo que escribís, a lo que contáis acerca de vuestras propias vidas me habéis situado en una encrucijada. Poco a poco con vuestros post me habéis hecho recordar que la vida es ese algo diferente a lo que yo me había acostumbrado en los últimos meses. Y ahora me encuentro ante este cruce de caminos.





La vida me empuja a seguir hacia delante. De modo suave...con el mail que me ha mandado Farala, con el post de Martina, los comentarios que me ha hecho en alguna ocasión Lena, las reflexiones que me hace Mayela, la maestría de Candela, la dulzura de Pena, la alegría de Morgana o la sencillez de Alson...cada una de vosotras me habéis ayudado a entender que los caminos están abiertos, que tengo infinitas posibilidades por delante y que por el motivo que sea, ella ya no está caminando a mi lado.....



Me ha regalado un marco con una foto de las vacaciones de verano que pasamos juntas. Ahora me pregunto si eso es todo lo que permanecerá del pronombre nosotras. Si es eso en lo que nos vamos a convertir...en una fotografía sobre un marco viejo...

Ahora queda lo más difícil. Asumir que ya no caminaremos juntas porque mi corazón ya no puede esperarla más. Sucumbir ante el eco del silencio que provocan todas las palabras que no me dedica y los besos que ha dejado de darme.

Y cuando el discurrir del tiempo llene de polvo las huellas de su presencia, pasarlas un paño que deje su recuerdo intacto. Para no olvidar nunca que estuvo aquí y que ha sido la primera mujer a la que he amado de verdad.




martes, 16 de noviembre de 2010

Animales sagrados

Siguiendo la recomendación de Alson, busqué vacas para mejorar mi estado de ansiedad. La buena mujer me había dicho que bastaba con mirarlas, así que me quedé observando a alguna, pero terminé por no saber quien miraba a quien....


Lo cierto es que me entró un canguelo tremendo. No sé reconocer los gestos de enfado de la comunicación no verbal de las vacas (ni de otros muchos seres vivos, la verdad) y preferí no esperar a que se decidiera entre invitarme a pastar con ella o arrearme un morrazo. Salí por patas hasta llegar a un camino seguro y decidí que la paz me la tenían que dar algo más relajado.

Así que al llegar a casa de Sis, cogí a su gatita Abril por banda...y no la solté en un buen rato!!


No sé quien tenía más mimo, si la gata o yo!!

Después llegó la comida, las cervezas, el limoncello, el Cassis, la exaltación de la amistad, las declaraciones de amor eterno, el echar la vista atrás, las dudas acerca de si se debía haber producido algún incesto hace 18 años, lo que sería de nuestras vidas de no ser como son....

Entre medias muchas risas, abrazos, besos y hasta algún encuentro con alguien a quien no veíamos desde la época de la facultad!!!


Y charlas tranquilas que deshacen temores, que permiten expresar lo que nunca te habías atrevido a decir, lo que por fin se revela claro, sin la niebla de las dudas...una sola certeza. Tal vez triste. Pero nadie dijo que la verdad fuera alegre...todo lo más, que es tuya, te pertenece. Y eso te basta para sobrevivir.

jueves, 11 de noviembre de 2010

De dudas y ansiedades

Se ve que lo de jardinera no es una profesión que me vaya. Todo lo más bollera y con limitaciones... Os comentaba en mi post anterior la necesidad de acabar con lo viejo para dejar espacio a todo lo nuevo que tiene que venir. Mi deseo de podar aprovechando la temporada y la caída de la hoja

El post estaba motivado por el cansancio que arrastro en los dos últimos meses. Un cansancio físico a veces...el sábado fui a trabajar de empalme, no dormí ni cinco minutos y vamos a reconocerlo...una ya no tiene edad para hacer esas burradas... noches durmiendo cuatro horas o cinco como mucho...Y mucho cansancio emocional...poniendo mi hombro y mi oreja a quien lo ha necesitado este tiempo. He prestado mi alma para apoyar la de la activista coqueta y en un alarde de chulería he creído que podría sostenerla sin más. Pero está claro que no soy super woman.

Han llegado las dudas con el otoño. Caen las hojas y mis ánimos. Tal vez el frío se me ha colado en esta alma cansada. Quizá tan sólo necesito su abrazo y sentir que puedo seguir esperando... pero mi cabeza ha dicho... “hasta aquí”.

Y todo sería mucho más serio y dramático, al estilo lésbico (que con nada nos montamos un serial), si no fuera porque la otra mañana la máquina de la coca cola se tragó mis monedas y la emprendí a golpes con ella. Mis compañeros de trabajo me miraban incrédulos y no sabían si optar por sujetarme o salir corriendo acojonaos. Es que conocen mi carácter fuerte, pero nunca me habían visto pasar a la acción!! Al final imperó el humor y nos reímos a costa de la paliza que le metí a la dichosa máquina. Para que aprenda que con mi necesidad de cafeína no se juega por las mañanas!!

Mi tesoooorooo


Ayer sumé al “espisodio terminator” los mareos que siento desde hace una semana, los problemas de estómago que tengo aún sin comer y el resultado es un cuadro de ansiedad diagnosticado por la médico de mi curro. Mira!! eso nunca lo había tenido.

Así que este fin de semana me escapo con Sis. Me voy a su casa junto a la dehesa, a ver vacas, a hacer el cabra y a llorar un tanto, con la intención de que las lágrimas puedan sustituir de momento a la poda anunciada.

martes, 9 de noviembre de 2010

Despedidas

Me contó un amigo que según la filosofía japonesa el otoño es la época en la que te deshaces de las cosas. Tiras lo viejo, al igual que las hojas caducas caen de los árboles. Es necesaria esa limpieza para despojar al espíritu de todo lo que le lastra y permitir que se vacíe y se limpie. Todo lo que nos pesa, lo que impide que avancemos, que nos enfrentemos a quienes somos realmente... todo eso... fuera.

Estos días atrás he asistido a numerosas despedidas. Gente que se va del trabajo, personas que se alejan, incluso dicen las malas lenguas que ha corrido un virus por la bollosfera y andaban algunas queriendo dar portazo...


En estos días me debato entre aferrarme a la tierra, lo único a lo que de verdad me siento unida, o dejarme llevar como las hojas caídas que pueblan mi calle. Pretendo hacer esa limpieza de la que hablaba antes, arrojar de mí algunas antiguas certezas, prescindir de lo que de verdad no necesito, alejarme de lo que más quiero porque es lo que quizá más me atrapa...sentirme libre.



En invierno, me seguía contando mi amigo, después de haber desbrozado todo lo que puedes, se produce la siembra. Se hace con el mimo del que sabe que quedan meses oscuros y fríos por delante y con la promesa de que cuando llegue la primavera, verás como crece lo sembrado.

Y en eso estoy, intentando despojarme de lo antiguo, de lo que creo que ya no me sirve...pero paso horas contemplando cada cosa que me planteo tirar, indecisa, incapaz de saber a ciencia cierta si es más mi deseo de conservarlo o la verdadera necesidad de tenerlo.

Despacio, muy despacio....

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Finde Otoñal

De vuelta del puente... qué mal rollo!! Si es que en seguida me acostumbro a las tres bes; bueno bonito y barato.

No hay nada como juntarse con 8 lesbianas y 2 gays para pasar un fin de semana maravilloso, en una casa en plena naturaleza y celebrar la vida con risas, buenos momentos, conversaciones sesudas y sexudas. 

Y como somos discretos procuramos no gritar demasiado cuando comiendo en el restaurante el domingo y en pleno delirio alcoholico belenestebanista algunas declaramos aquello de...Yo por mi mujer MAAAAATO Hasta a nosotros ha llegado el influjo de la princesa del pueblo....

Pero antes de semejante declaración de principios, sostuvimos un debate muy interesante, al calor de la chimenea, sobre la visibilidad del colectivo LGBT.


Parte del elenco celebrando Hallogay, digo Halloween. 



De los nueve que éramos sólo los chicos están casados. El resto lo podemos clasificar fácilmente... una soltera no por vocación (servidora!) y tres LPC, longplay couples... vamos, parejas de larga duración. Para que os hagáis una idea, todas llevan juntas entre siete y 14 años.

En cada pareja se da la circunstancia de que una de las dos integrantes no ha mencionado a su familia el hecho de que es lesbiana y tiene pareja. Todas hacen vida “matrimonial” y las familias conocen a las respectivas. Aquí podemos entrar en el debate de si las familias saben o no quieren saber la naturaleza de la relación tan especial que mantienen sus hijas con esa amiga con la que vive y va a toooooooodas partes.

La foto que os he adjuntado es una metáfora de la visibilidad del colectivo. He distorsionado los rasgos de tod@s los que no quieren aparecer de forma pública.

En mi caso, siempre lo he dicho, tengo la suerte de tener pluma y que se me note. Si, quizá podáis pensar que no es una suerte porque eso acarrea problemas. Pero al menos yo lo vivo de un modo positivo. Al no poder ocultarlo, no me ha quedado más remedio que enfrentarme a mis miedos y mostrarme al mundo tal y como soy. Y pienso, creo, siento, que esa visibilidad me ha ayudado a respetarme y a que los demás me respeten. Por supuesto hay grupos de imbéciles que se han reído de mí, me han insultado y hasta me han agredido por mi condición sexual. Eso me ha hecho más fuerte. Han conseguido que camine por la vida orgullosa de quién soy.

La única forma de avanzar es respetarnos a nosotros mismos y exigir el respeto que merecen nuestras vidas. Ocultarlo sólo hace que te minusvalores frente a los demás. Recuerdo el lema de la primera manifestación del orgullo a la que asistí en los primeros 90.... tu miedo es su fuerza... Sólo cuando nos posicionamos podemos pedir que se nos respete.

Y toda esta charla viene a cuento de que me da rabia cuando hablo con mis amig@s... siempre hay algun@ que me dice... yo es que no puedo contarlo a mi familia. Esgrimen esa razón cuando no se trata de una cuestión de poder, sino de querer. Es una elección que hacemos. Elegimos entre ser nosotros mismos y exigir el respeto que merecemos o dejarl que nuestra familia siga en esa posición tan cómoda en la que se han instalado. Elegimos entre salir del armario o que salga nuestra familia. Y muchas veces gana la hipocresía y la comodidad de que no tengan que afrontar con sus amigos y conocidos el hecho de tener un hijo o una hija gay.

Sólo espero que si como parece probable, gana el PP las próximas elecciones y a Rajoy se le ocurre derogar o modificar la ley del matrimonio civil, seamos muchos, muchísimos los que elijamos enfrentarnos a ese homófobo recalcitrante y a toda su cuadrilla. Yo lo haré. ¿Alguien más se apunta?.  

sábado, 30 de octubre de 2010

Distancia





Hoy tengo el corazón en cuarto menguante y el alma con marejada de silencios.

De nuevo parte. Y ya no sé si yo me he ido. Sólo sé esta sensación de tristeza que me envuelve y amenaza con anegarme junto a la lluvia que cae sobre Madrid.
Anoche una despedida apresurada que me dejó temblando... Ten cuidado que ese país es muy peligroso... Tú pásalo bien el fin de semana con los sevillanos...cuídate la pierna.
Un beso rápido y una última mirada... ¿Cómo se puede echar tanto de menos un abrazo que no das?

Mi pensamiento no deja de repetir... vuelve pronto que ya te extraño...
 
 
Here in your arms where the world is impossibly still
With a million dreams to fulfill
And a matter of moments until the dancing ends
Here in your arms when everything seems to be clear
Not a solitary thing do I fear
Except when this moment comes near the dancing's end
 
                                Until              Sting

miércoles, 20 de octubre de 2010

Reposa

Hoy tienes la mirada más triste del mundo. Como si en tu alma se alojaran todas las guerras

No hace falta que me digas nada. Tus ojos hablan por ti.

Ven

Abrázame

Deja que tu alma repose sobre mí.

Soy fuerte. Puedo sostenerla. Puedo sostenerte.



Lo que no puedo es soportar tanta tristeza en tus ojos

Apóyate. Así.

Deja que la tristeza se aparte de ti.

Mírame

Yo te seco esta lágrima.

Déjame ver de nuevo el verde de tus ojos...


sábado, 16 de octubre de 2010

Madurita interesante

Ayer acudí a la cita bimensual con mi peluquero. Nada más verme, Sergio dijo horrorizado...Llevas un tejón encima de la cabeza!! De ese modo tan literal, describe la mata de pelo que tengo. No puedo dejar que crezca más porque el volumen aumenta de forma exponencial y corro el riesgo de parecer una menina de Velázquez...

Así que...en su línea de actuación, me corto como quiso para desesperación de mis progenitores que ven que conmigo no hacen carrera y de algunas personas más que no entienden que me corte el pelo. Cuando terminó y me miré al espejo vi que las canas que me han salido en la parte superior izquierda de mi cabeza y en la sien del mismo lado habían cobrado protagonismo. Me contemplé fijamente y noté como mi voz se arrancaba a decir... tengo pinta de madurita interesante... Sergió (y el resto de la gente que estaba en la peluquería) se rió en mi cara. Según él, si tengo menos de 40 no puedo considerarme madurita y con la pluma que me gasto, mucho menos interesante. Será maricón gay el jodío!!

El caso es que llegué a casa y estuve un rato mirándome en el espejo insistiéndome a mí misma en lo que me había dicho. Si señora!! estas canas me dan un aspecto estupendo!
Pero lo malo de mirarse al espejo es que a veces no te devuelve sólo un reflejo de tu físico sino que puedes llegar a ver más allá de lo que muestra a primera vista.

Recordé el post de Alson sobre Ser Mayor y lo que le comentaba sobre sacar a la niña que llevas dentro. Me di cuenta de que llevo semanas sacando a la niña caprichosa que llevo dentro y dejándola que campe a sus anchas. El resultado es que no consigo dormir, que me duele la cabeza y que ando cabizbaja todo el día intentando encontrar una explicación a mi comportamiento.

Así que volví a mirarme en el espejo y me dije que para ser una “madurita interesante” no me puedo comportar como una niña caprichosa y que ya basta de hacer el tonto y de comportarme d eun modo que no me está haciendo bien, Tengo mis objetivos claros y no puedo dejar que la visión de un caramelo, por muy dulce que sea, me haga perder el rumbo.




Finalizan ya mis vacaciones. A partir del lunes vuelta al trabajo y a todas esas cosas que quiero hacer, aunque me cueste mucho centrar mi atención en ellas y lograr terminarlas.


jueves, 14 de octubre de 2010

Kilómetro Zero: Mi Hogar

Hoy hace 8 años que llegué a esta casa. Había pasado unos meses buscando y ninguna me convencía. Necesitaba 2 habitaciones y un parque cerca. Para que Alex, mi pareja de entonces pudiera vivir conmigo sin dar explicaciones a su familia y para que Alex pudiera sacar a pasear a su perro.

Pregunté a varias personas que cómo sabría cuándo había encontrado la casa. La clave me la dio Sis... cuando entres en alguna y te veas viviendo ahí. Y ocurrió... un sábado de primavera vine a verla sin muchas ganas. Había salido la noche anterior, por la mañana había estado trabajando y había tenido una discusión tonta con Alex. Recuerdo perfectamente que aparcamos en la perpendicular, empezamos a subir las escaleras con algo de miedo. El edificio era viejo, eso se notaba nada más verlo. Comentamos que tendría que venir Dani, su hermano arquitecto para echarle un vistazo.

Entramos por la puerta y nada más ver la cocina se me abrió una sonrisa en la cara. El resto de la casa me encantó. Es pequeña pero no necesito de grandes espacios para vivir. Era justo lo que necesitaba y lo que me podía permitir.

Alex y yo salimos calladas. Yo con la sensación de haber encontrado donde quería vivir y ella pensando en que sólo tenía una habitación.

La compré. La amueblamos y pintamos entre Alex y yo con la inestimable ayuda de la "excalera" y me vine a vivir en Octubre.

Durante estos 8 años han ido y venido vecinos de los más variopintos. Mi vecino de al lado sigue tocando(me los ovarios) los bongos como el primer día. Por aquí han pasado amigos y poca familia. Mujeres, han pasado muchas mujeres, amigas, novias, ligues y la que considero de forma cursi... la mujer de mi vida. Tal vez tengan que llegar algunas o muchas más.



Siempre he querido que mi hogar fuera un espacio de libertad, donde no tuviera que cortarme en nada. Durante años encima de mi cama ha habido un cuadro de dos mujeres besándose.

 Aquí se respira la libertad del amor entre mujeres, la sororidad del encuentro femenino continuo, la paz de la que se sabe igual que todos.




Sis y Edu, Alex, la presi, Ángeles, Viru, mi activista coqueta, GuaSa, RoYo, Guaya, Paula, Seb, Josito, vuestra huella queda guardada entre las paredes de mi rincón del Arco Iris. Por horas y horas de palabras, gestos, actitudes ...por ver pasar las estaciones junto a mí... a todos gracias por hacer que en estos 8 años cada día haya sentido que estaba en mi hogar.


domingo, 10 de octubre de 2010

Aire húmedo

Mi mirada se posa sobre la playa desnuda...



Tierra y cielo de unen en el punto de fuga. Ese horizonte es el lugar al que me dirijo en mis sueños...

Hoy llueve. Después de días de mucho calor, esta tarde comenzó a llover y aún sigue.

Tiene una suerte de poesía la forma en la que llueve aquí. En algunos momentos puede ser fuerte, como sucede en Madrid, pero generalmente es un agua que cae mansa. Casi diría que estudia dónde caer, el milímetro exacto donde debe depositarse la gota para que el campo siga verde, para que las vacas encuentren sus pastos relucientes, para que los bosques de eucaliptus sigan creciendo enfrente de mi casa.

Mi casa... es la primera vez que utilizo ese término para referirme a la casa que hay aquí. Nunca la sentí así a pesar de lo mucho que me gusta venir a esta tierra.

Veo el agua caer formando poemas de lluvia. Rimas en el aire húmedo. Versos en las nubes del cielo. Veo caer el agua y me dan ganas de desnudarme y correr por el jardín. Abrazarme a esta tierra tan hermosa y enraizarme sin posibilidad de desatar los vínculos....


sábado, 9 de octubre de 2010

Mareas






Hace algo más de un año que vinimos a aquí. Estuvimos un rato contemplando esta playa desde su otra orilla. La marea estaba alta y no había rastro de las rocas que ahora aparecen como protagonistas.


He querido asomarme desde el otro lado, para contemplar todo con una perspectiva diferente. Sigues lejos. Más por la distancia emocional que por los kilómetros que nos puedan separar. Y no dejo de preguntarme… volverá a subir la marea?
 
 

miércoles, 6 de octubre de 2010

Familia ¿no hay más que una?

Llevo un par de semanas locas. Sin centrarme en lo que debo hacer a diario, descansando poco y mal, con mi mundo vuelto del revés.

Y es que ya os he contado mi tendencia a la dispersión. Mi incapacidad para terminar las cosa que empiezo. En seguida pierdo la concentración y dejo lo que estoy haciendo, lo cambio por algo que me llama más al atención. Eso es lo que me ha estado sucediendo, que ha habido cosas que me han llamado más la atención y he dejado apartadas mis aficiones y el camino que había tomado.

Ahora estoy de vacaciones. Y estoy tan cansada de mi locura semanal que ni siquiera las estoy viviendo con alegría. Necesito parar.

Me voy unos días al norte. A ese verde valle cántabro que me llena de felicidad.
El año pasado pude compartirlo con mi activista coqueta. Tras nuestra ruptura no fui capaz de volver a esos bellos parajes. Me producía una tristeza infinita no poder compartirlos ya con ella. Ahora, una vez que la herida ya ha creado su costrita, que las cosas vuelven poco a poco a su cauce, que la activista y yo andamos hablando de nuevo y reconociéndonos en nuestros territorios (oye!! qué efecto más rápido ha causado el curso de crecimiento erótico jeje) puedo y siento que quiero volver al valle. A ver las vaquitas pastando, escuchar a Madonna mientras las ordeñan, notar la vida que discurre a través de los bosques, andar por la arena de la playa y ver caer el sol mansamente sobre las colinas...

Qué bucólico, verdad? Sólo hay un pero. Marcho con mis padres. Aprovechamos que es el cumpleaños de mi madre y vamos unos días para allá. Y miedo me da. El otro día le contaba a una amiga esa extraña afición que tiene mi madre por ponerme colorá.

Recuerdo un día que llego a su casa y me dice... Ay hija, he estado en una presentación de productos de esas a las que voy yo y me han regalado una cosa que te va a ir muy bien a ti. Se trata de algo para que te puedas dar masajes en la espalda, ya que te duele tan a menudo.



Abre una bolsa y saca un patito vibrador!!!! Si, como este...... 

Lo coge y se lo empieza a pasar por la espalda. Ves? Se hace así y te alivia las contracturas...Yo me quería morir de la vergüenza. Había visto los patitos esos en una revista de las que hay por Chueca y decían claramente que era un juguete erótico. Nada de “indicado para lesiones de espalda”
Todavía me queda la duda de si mi madre me lo vendió como bueno para mi espalda y en realidad sabía el uso correcto del animalejo.

Y es que no puedo negar que se preocupa mucho por mi vida sexual. El otro día, sin ir más lejos me dice que cuando quiera llevar a alguna amiga a la casa de Cantabria, sin que estén ellos, que sólo tengo que avisar para que no coincidamos. Vamos, que me ha ofrecido la casa como picadero!!! Gracias mamá, pero recorrerme 450 kilómetros de ida y otros tantos de vuelta para estar calentita una noche... pa'eso me apaño en Madrid.

De todos modos, me da a mí que eso ya se lo imagina. Porque el lunes me despierta a las 9 de la mañana llamándome a casa.
- Hija, estás bien?
- Si claro.
- Es que te he dejado varios mensajes el en contestador y no me has llamado.
- Ah! Es que no estaba en casa. Te dije que este fin de semana celebrábamos los cumpleaños. Llegué anoche y no miré el contestador
- Si, me dijiste lo del cumpleaños pero no sabía que no ibas a dormir ayer en casa.

Miro el teléfono para localizar su llamada.

- Mamá!! me has llamado el domingo a las diez menos veinte de la mañana! Si necesitabas hablar conmigo, por qué no me llamaste al móvil?
- Porque me extrañó que no estuvieras en casa y no quería interrumpirte si estabas haciendo algo importante

¿Hace falta traducción de la última frase? Y es que debe ser que las madres tienen una intuición canina. Porque si, estaba haciendo algo importante. Jajajajajaja!

Así que ahora me marcho unos días con ella y me espero que saque cualquier artilugio de la maleta para mi “bienestar” personal, con el pretexto de mi lesión de espalda o mi tensión acumulada. Dicen que familia no hay más que una. A la vista de lo que os cuento puede parecer verdad...

Pero tal vez no. Llevo muy poco tiempo con este blog. Desde antes de empezar a escribirlo os leía a algunas de vosotras. Fui enlazando unos blogs con otros, escogiendo un pequeño grupo con el que me sentía más identificada. Y al empezar a escribir, en cierto modo fui llamando a las puertas de algunas. Con casi todas me he sentido muy bien acogida. Cada una me ha aportado cosas, experiencias, reflexiones, ideas... Siento que las familias son más que esas estructuras rígidas que impone la sociedad. Son esos grupos que se forman ¿al azar?, y en los que te sientes tan a gusto como en tu casa.

Ayer, en medio de la montaña rusa que han sido mis dos últimas semanas aparecieron dos personas a poner orden en mis pensamientos. Tal vez sin llegar a saber lo positivo y emotivo que resultó para mí. Gracias Alson y Lena!! Por vuestras reflexiones y propuestas!! Gracias pequeña familia bloguera....

martes, 5 de octubre de 2010

Kilómetros de Cielo

Ha llegado el momento de escribir... de escribirte. Dejar de imaginarte, pensarte, soñarte, inventarte en este aquí y ahora....

Mi realidad siguen siendo esas viñetas que dibujaba en mi presentación en el curso. Parcelitas que aparecen desgajadas sin aparente conexión entre ellas pero que en conjunto conforman mi realidad. Una de esas parcelas se ha abierto hueco muy recientemente, hace apenas un mes...


Tengo 38 años y he vivido. No sé si mucho o poco, pero he tenido ya unas cuantas experiencias de las que te llevan al límite de los sentimientos y al filo de algún abismo. No voy de intensa por la vida, a cada una le llegan cosas y ha de lidiarlas como puede o como sabe. Pero si es cierto, que he tenido vivencias como para no sorprenderme con casi nada. Y de repente, la vida se empeña en demostrarme lo equivocada que estoy y tal vez para compensar experiencias anteriores, esta vez me ha traído algo dulce y sabroso como el elote.

Así, sin pedirlo, sin desearlo, me ha llegado un regalo maravilloso en forma de alguien inesperado. En silencio, de puntillas, susurrando las palabras precisas, se ha colado en mi vida. Ha venido a ofrecer afecto, a intercambiar confidencias, a salvar distancias y a poner magia. Aunque a pesar de la magia de la trova, las dos sabemos que la vida es más compleja de lo que parece...


Ha volado kilómetros de cielo cada noche para llegar junto a mí y regalarme su sonrisa, su mirada limpia y su corazón enorme. Ha derribado mis muros y aún sin saberlo, ha dejado una huella indeleble que perdurará a pesar de la distancia. Sólo puedo disfrutar de este regalo, ofrecer lo mejor de mí misma y darle las gracias en forma de sonrisas. Las que, aunque me cueste reconocerlo, me provoca cada día. 





miércoles, 29 de septiembre de 2010

De Vírgenes y Blasfemias

Ya que hoy es un día tenso por muchos motivos, os cuento una anécdota que me ha sucedido el otro día en el trabajo para intentar relajar un poco el ambiente.

En diferentes partes de España son frecuentes los chascarrillos como "manda carallo", "Força el Canut" y otros similares. En Andalucía son más dados al tema religioso. Allí se puede oir con frecuencia nombrar a diferentes vírgenes. Y en mi empresa, cuando queremos mostrar sorpresa o disgusto por algo sale mucho a relucir la "Virgen de la Pata arrastrá y del abrigo de pana". En ocasiones peliagudas hasta se ha nombrado a la "Virgen de la teta al hombro"!!


A la hora de blasfemar yo tengo mi propia virgen, la del Carmen. Pero no una virgen del Carmen cualquiera, no. Para que no haya dudas sobre cual es yo la completo con su apellido. Y así, en determinadas situaciones se me oye ecir.... Virgen del Carmen de la Pica Morales...

Y como soy así de bocazas, que abro la boca y no pienso lo que digo hasta que no he acabado la frase, el otro día lo farfullé en mitad de mi trabajo. Estaba yo ofuscada con un tema que no conseguían arreglar y lo solté sin más.... Mecagoentóloquesemenea!! tan difícil es de solucionar esto? Virgen del Carmen de la Pica Morales!!!

Mi compañero José se me quedó mirando y me preguntó extrañado.... qué has dicho de Gracita Morales?






                        ¿=?

                       

 
Me hice la loca mientras me moría de risa por dentro. No podía repetirle mi dicho porque hubiera Googleado a Carmen y hubiera sido un poco embarazoso....
 
 
* Para los que me leen y son de fuera de España... Gracita Morales era una actriz española de los años 60 con una voz aflautada que se hizo muy característica y que estaba especializada en papeles cómicos de mujer ingenua.
 
 

lunes, 27 de septiembre de 2010

Kilómetro Zero: Babel

Hace mucho que no comento nada de esta mi Comunidad. Supongo que hasta ahora tenía muchas cosas en la cabeza como para atender al microcosmos en el que vivo. Pero un suceso acaecido este fin de semana ha vuelto a poner a mi bloque en el centro de mi atención.

Os comenté que el viernes llegué cansada del curso. Me acosté temprano porque el sábado había que estar allí a las 10 y duraría hasta la noche. Así que mi astenia y yo nos metimos juntitas en la cama sobre las 23:30 Nos quedamos dormidas al poco.

De repenté desperté sumida en un estado total de confusión. Me parecía estar en el centro de una discoteca de los años 90. El primer pensamiento fue... estás soñando Chris... pero no. La música sonaba alta y clara, sobre todo alta. Is it the rythm of the night... Mecagoentóooooooo


Miré la hora 01:20 de la madrugada. No puede ser... aproveché que bajó el sonido para gritar en plan verdulera total algo así como....mecagoentuputamadrebajarlamúsica!!!! Dudé un instante. No me gusta lo de asignar el adjetivo puta a ninguna mujer ya que siempre nos llevamos la parte más peyorativa pero aquello me parecía increible. Obviamente, pese a mi grito, el sonido de la música era tan alto que resultaba imposible que me hubieran oído.

Así que me vestí con lo primero que encontré y sin reparar en los pelos de punta que se me ponen cuando me levanto me encaminé cual furia desbordada al piso de arriba. Por las escaleras me calmé un poco porque sabía que si llego a tener un trabuco lo hubiera utilizado sin dudarlo.

Llamé al timbre varias veces por si no me oían. Dentro se oyó un grito en italiano Abrió la puerta un chaval de veintipocos con una toalla anudada a la cintura por toda ropa.

Mira, es la una y media de la mañana y no se puede poner la música así de alta porque no dejais dormir
A qué volumen estaba?
Cómo que a qué volumen estaba pues altísima. Vivo debajo y parecía que estaba dentro de una discoteca Así que no volvais a ponerla así
Así cómo? Oye, no me gusta cómo me estás hablando. A mi nadie me habla en ese tono en mi casa
No estoy en tu casa, estoy en las escaleras y lo único que te estoy diciendo es que en España está prohibido poner la música a ese volumen a partir de las 12 de la noche
Ya, pero es que me voy a ir en un cuarto de hora
Me da igual que te vayas en un cuarto de hora. Te he dicho que está prohibido poner la música con ese volumen. Si quieres llamo a la policía y que te lo explique
Me estás faltando al respeto y no permito que nadie me falte al respeto. Voy a llamar yo a la policía para decirles que me estás faltando al respeto
Pero qué respeto ni que mierda. Aquí el único que falta al respeto eres tú por poner la música a ese volumen Pero vamos, llama a la policía y les explicas por qué he subido a tui casa de madrugada y ya de paso, que te midan los decibelios tío.
A mi nadie me llama tío, me parece una falta de respeto
Pues haga usted el favor, señor de no volver a poner la música con ese volumen o llamo a la policía. Le ha quedado claro al señor???

Me di media vuelta desesperada por el vacile que se estaba trayendo conmigo. Ahí fue cuando no pude más y solté.... que no eres más gilipollas porque no te entrenas chaval!!

Te he oído. Me has llamado gilipollas
Claro que me has oído. Porque has quitado la música. Antes hibiera sido imposible.

Volví a mi casa. Me metí en la cama. Me desvelé y me resultó imposible dormir hasta un par de horas más tarde.

Me quedé pensando en lo que había sucedido. En si me había excedido en mi tono. En si le había faltado al respeto al chaval. Me parecía increíble el morro que le había echado de poner la música a toda leche y decirme que era yo la que le faltaba al respeto. Eso por no comentar que me pidió que bajara el tono porque en su casa había alguien que se encontraba mal!!!!!

Será posible que no entendiera mi castellano el señorito Alessandro?????

Candela...¿algún consejo? Y el resto? Acepto sugerencias....


PD Ayer me encontré a la vecina  empalada Ya llevaba ropa de invierno, por lo que imagino que habrá vuelto a `ponerse las bragas. Qué alivio poder subir y bajar por la escalera sin preocupaciones!!
Related Posts with Thumbnails