martes, 9 de noviembre de 2010

Despedidas

Me contó un amigo que según la filosofía japonesa el otoño es la época en la que te deshaces de las cosas. Tiras lo viejo, al igual que las hojas caducas caen de los árboles. Es necesaria esa limpieza para despojar al espíritu de todo lo que le lastra y permitir que se vacíe y se limpie. Todo lo que nos pesa, lo que impide que avancemos, que nos enfrentemos a quienes somos realmente... todo eso... fuera.

Estos días atrás he asistido a numerosas despedidas. Gente que se va del trabajo, personas que se alejan, incluso dicen las malas lenguas que ha corrido un virus por la bollosfera y andaban algunas queriendo dar portazo...


En estos días me debato entre aferrarme a la tierra, lo único a lo que de verdad me siento unida, o dejarme llevar como las hojas caídas que pueblan mi calle. Pretendo hacer esa limpieza de la que hablaba antes, arrojar de mí algunas antiguas certezas, prescindir de lo que de verdad no necesito, alejarme de lo que más quiero porque es lo que quizá más me atrapa...sentirme libre.



En invierno, me seguía contando mi amigo, después de haber desbrozado todo lo que puedes, se produce la siembra. Se hace con el mimo del que sabe que quedan meses oscuros y fríos por delante y con la promesa de que cuando llegue la primavera, verás como crece lo sembrado.

Y en eso estoy, intentando despojarme de lo antiguo, de lo que creo que ya no me sirve...pero paso horas contemplando cada cosa que me planteo tirar, indecisa, incapaz de saber a ciencia cierta si es más mi deseo de conservarlo o la verdadera necesidad de tenerlo.

Despacio, muy despacio....

14 comentarios:

  1. nada es verdaderamente necesario. aquello que importa es lo que somos nosotros.
    aprender a limpiar es como montar en bici: lo realmente dificil es la primera pedalada...luego van todas seguidas :) ...vale, y frenar :)
    buena limpieza de otoño. el invierno espera.
    un beso
    (y gracias de nuevo por acercarte hasta mis letras)

    ResponderEliminar
  2. "aferrarme a la tierra, lo único a lo que de verdad me siento unida". Qué identificada me siento contigo en esta frase. Me ha gustado esta entrada, cálida, otoñal, incluso útil. En cuanto tenga tiempo me desharé de cosas viejas, espero que sea antes de que llegue el invierno :) Un abrazo, Chris

    ResponderEliminar
  3. ...es verdad. En otoño, las mujeres de mi familia, echaban abajo los roperos, se desprendían de las ropas que no se usaban y lo limpiaban todo, todito, todo, por dentro y por fuera: los bajos de las camas, los armarios de la cocina, las lámparas del techo... Al final del zafarrancho la casa parecía otra.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. a punto de... así me encuentro yo, a punto de tirar por la borda los 2 últimos años de mi vida y esa es mi mayor duda.

    Candela, como casi siempre hablo de lo tangible para mencionar lo más etereo. El armario es fácil de limpiar pero lo otro...ya cuesta más, así que habrá que hacerlo con calma. Espero que tu limpieza te traiga paz y no te estrese más.
    Besos!!

    Alson...llamamos al servicio de jardines del ayuntamiento para que nos echen una mano ;-)

    Morgana, si es que las mujeres siempre hemos sido muy sabias. Bueno, yo no pero qué se le va a hacer... Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. Creo que es sano despojarse de las cosas que no se necesitan, aunque cueste mucho reconocer que muchas de ellas no son necesarias. Buena poda.

    ResponderEliminar
  6. Si tiras las hojas te quedas desnuda, y por eso es bueno estar bien agarrada a la tierra. Ademas de la tierra te llega la energia para echar brotes nuevos.

    ResponderEliminar
  7. Muchas veces guardamos dentro de nosotros mismos
    resentimientos, enojos, tristezas, miedos y mas…
    Y es una práctica letal, dañina, porque va en contra de tu misma prosperidad emocional.
    Es preciso que dejes un espacio, un vacío para que lleguen cosas nuevas a tu vida.
    Es preciso que te deshagas de lo inútil, para que entre a tu vida un aire nuevo, una nueva luz.
    Quiero decirte que es la fuerza de ese vacío que nos aterroriza, la misma que absorberá y atraerá lo que tú deseas.
    Si tu casa, tu mente y tu corazón están llenos de material o emocionalmente cargados de sentimientos viejos e inútiles no tendrás espacio para nuevas oportunidades.
    Chris, deshazte de lo que ya perdió color y brillo, no fuerces lo que ya no puede ser, libera y termina un ciclo, y rescata solo lo que verdaderamente vale la pena.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. No podría agregar nada a lo que te dice Mayela que me suena muy sensato.
    Hacer limpieza es doloroso pero necesario... necesitas ayuda? dice una amiga que yo tengo cara de "cuéntamelo todo" jajajajaja

    besitos

    ResponderEliminar
  9. Juli Gan... qué manía tenemos los humanos de crearnos necesidades. Si es que somos unos consumistas natos...

    Casta...me agarro a la tierra porque necesito saber que crecerán los brotes de nuevo.

    Mayela... de dónde sacaste tanta sabiduría? No quiero forzar nada, ni siquiera quiero esforzarme ya...

    Pena...muchas gracias...sería un placer inmenso poder pasear contigo y que mientras "te cuento todo" se abriera una ventanita en el cielo como la que visteis el otro día... Un beso enorme!!

    ResponderEliminar
  10. ¿no tienes dónde apartarlo? lo digo por si luego te arrepientes de haber tirado dos años de tu vida...

    o quedate con algo representativo, por si aca...

    hace años contó en el pais Rosa Montero una anédota que me encantó. Cogió un cajón de su escritorio (no el de los pasaportes) lleno de cosas y sin mirar lo tiró todo en un contenedor. Dice que hasta hoy no sabe qué coño tendría, pero que no ha echado de menos nada...

    ResponderEliminar
  11. Farala... lo de los 2 años de mi vida no se refiere precisamente a objetos...

    La práctica de Rosa Montero me parece muy sana. Qué te parece la idea de que esta mujer pase por tu casa y haga lo mismo? me imagino que se te ponen los pelos como escarpias!!

    ResponderEliminar
  12. Los ciclos, las estaciones... Es cierto que es bueno seguir ciertos rituales de renovación, de expulsar lo inservible, lo negativo.. Yo el año pasado quería comprarme otro traje (para trabajar). Y, por difícil que parezca, no encontraba ninguno. Tenía mis armarios a reventar. No entraba nada más. No habría entrado ningún traje. Y no entró porque no lo encontraba. Algún tiempo después hice una limpia radical. Y bueno como en dos meses me he comprado tres trajes.. No es una oda al consumismo. Es que si no dejas hueco, no pueden entrar las cosas nuevas.

    Por cierto, hablando de los ciclos, ¿has visto Primavera, Verano, Otoño, Invierno?

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails