lunes, 19 de enero de 2015

¿Estas cosas sólo me pasan a mí?


El principio de año ha sido bastante desasosegador. La muerte anunciada de mi tío se produjo la noche del día 6, así que empecé mis vacaciones pendientes del año anterior con un tanatorio y un entierro.

La vuelta al trabajo ha traído consigo la noticia de un cambio en mi centro de trabajo. Nos mudamos a la sede central de la empresa y el cambio en si conllevará una rebaja en el dinero que percibo anualmente así que no estoy muy contenta que digamos.

Pero entre tanto momento amargo, ha habido un par de situaciones de esas que cuando las recuerdas al cabo del tiempo, terminas riendo bastante.

En mis cortas vacaciones me fui a un spa, a "tomar las aguas". Dejé las cosas en la taquilla que había en el vestuario y corrí presurosa en busca de las burbujas del jacuzzi y los chorros de la piscina. Cuando terminé el circuito, descubrí con horror que la llave de la taquilla había desaparecido de la pulsera de goma que llevaba en la muñeca. Muerta de frñio, en bikini y tapada escasamente por la toalla, tuve que salir a la recepción a decirle al encargado lo que había ocurrido para que me dejara la llave maestra de las taquillas. Mi gozo en un pozo... no existía dicha llave. En un momento me vi como aquella bloguera que se olvidó la toalla y al salir de la piscina tuvo que secarse con su propio abrigo.

El encargado me pidió que esperase a que terminara una gestión y me ayudaría a buscar dentro del spa. Mi acompañante ya estaba seca y vestida y yo seguía tiritando. Al cabo de media hora, apareció la llave en el fondo del jacuzzi. Estaba mimetizada con el fondo azul pero tuve la suerte de que una chica la pisara. Si no, ya me habría sacado algún zaping en la tele como la loca del bikini en enero por la Gran Vía.

Y para rematar el fin de las vacaciones tuve el funeral por mi tío. Metidos en el coche en un atasco de cojones y con los nervios de mis padres a flor de piel descubrí con horror que se me habían roto los pantalones que llevaba. Y no era un agujerito, no... un agujero en la zona baja del pubis, junto a la cremallera,  por donde cabrían dos dedos (no seais mal pensadas) mas una raja que iba descendiendo por la pierna. En ese momento las bragas de colores ya asomaban y era difícil, por no decir imposible, disimular el estropicio.  Así que me callé para no caldear más el ambiente, dejé caer sutilmente el pañuelo que llevaba al cuello y entramos en la Iglesia, directos a un banco de la primera fila con 10 minutos de retraso. Ignoro si alguien percibió mi curiosa forma de avanzar por el pasillo, con un estilo a medio camino entre una gheisa y chiquito de la calzada.

Creo que he acumulado en una semana los momentos surrealistas de todo el año. No more please!!

20 comentarios:

  1. Leo lo de los pantalones y me parto de la risa... Una anécdota de las que contaría mi madre en los velatorios. La muerte y la risa unidas de la mano, ¡qué paradójico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi familia materna siempre ha tenido un buenísimo humor negro pero poco a poco vamos perdiendo a sus mejores exponentes. Esta vez ni me he atrevido a contarles lo que me pasó.

      Eliminar
  2. A pesar de la tristeza siempre tendrás un motivo más para sonreír cuando recuerdes a tu tío.
    Y lo de la llave!!! Suerte que el jacuzzi es relajante jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la llave estaba tan a gusto que prefirió quedarse con las burbujas jejeje

      Eliminar
  3. Menudas experiencias las tuyas. Verdadera mala suerte. ¿Que no hay copia de la llave de las taquillas? Trabajé ocho años en instalaciones deportivas y en todas había dichas copias y si no, había un sistema de apertura de taquilla. Me convertí en una experta en abrir taquillas (Sin pecar, claro) Vaya momento más inoportuno para que se te rompiera el pantalón. ¿No habrás comprado lotería?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juli Gan, flipé con que no tuvieran esa llave maestra. Creo que el tio en realidad no quería sacarla porque en cualquier caso le iba a tocar buscar al final del día dentro del spa, así que dijo... que busque la muchacha que seguro que le pone interés para no marcharse a la calle en bikini.
      No he comprado lotería. Pero en el Rasca de la ONCE me han tocado 2 euros!!

      Eliminar
  4. Ah, y siento la pérdida de tu tío.

    ResponderEliminar
  5. Chris, siento todo lo que te ha estado pasando amiga, pero....
    ME HE PARTIDO EL CULO DE RISA

    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me tendrías que haber visto... un chow de semana que tuve!

      Eliminar
  6. Alasdemariposa: siento lo d tu tío.
    Lo demás siento no haberlo visto.
    ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaja A mí también me hubiera molado verme desde fuera porque tenía que ser un cuadro!

      Eliminar
  7. me estaba recordando a lo mio con el abrigo!!!!!!!!!! hahahahahaaaaaaaaa
    un gusto seguir leyéndote

    ResponderEliminar
  8. En esta vida no nos queda otra que reír.. porque los malos tragos los pasamos todos pero solo los que avanzan y se ríen podrán ser felices... así que espero que puedas reírte mucho con la anécdota... la verdad es que empiezas el año de una manera peculiar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si va mejorando Tuki porque como sea todo en la misma línea....

      Eliminar
  9. El próximo día que nos veamos tendrás que hacerme una demostración de esa "Geisha de la Calzada". ¡Y no quiero excusas! :-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si seré capaz de repetirlo. Hay cosas que sólo salen auténticas en la propia situación. :-)

      Eliminar
  10. Jejejeje... y ainsss... ( por tu tío )
    Besos. Lenteja

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails