sábado, 29 de enero de 2011

La dictadura de la moda o el burka occidental

Hablaba el otro día con una amiga feminista. De las que andan metidas en organizaciones, que se pasan el día peleando por nuestros derechos, haciendo propuestas al Gobierno para mejorar la situación de las mujeres... Admiro mucho el papel de estas personas, casi siempre dejando de lado necesidades propias para atender al bien de la mayoría. Eso si, nunca he querido meterme en una organización feminista. Simplemente con lo que me cuentan quedo escaldada.

Las organizaciones feministas no dejan de ser círculos donde existe el objetivo de alcanzar el poder, de llegar a obtener un reconocimiento, un estatus y donde hay muchas luchas tanto a nivel interno como entre organizaciones. Además, todavía no he encontrado ninguna que defienda todos mis derechos y que apoye mi forma de vivir.

Decía que hablaba el otro día con mi amiga. Estábamos comentando acerca de un texto que ella había escrito para un calendario de su organización en el que mencionaba todas las formas de violencia de género. Entre ellas, la imposición cultural que se ejerce sobre las mujeres.

Hablaba ella de que a las mujeres se nos deposita la carga no sólo de trasmitir los valores que cada comunidad establece, sino además defenderlos. Valores, que por supuesto han nacido desde el Patriarcado y que nos han sido inculcados por los hombres sin darnos la oportunidad de discutirlos o negociarlos antes de asentarlos como valores absolutos.

Cada cultura marca un patrón de comportamiento. Impone a las mujeres de todo el mundo las directrices que deben seguir. Así, tenemos como ejemplos el burka, el velo, el pañuelo... o la moda en los países occidentales. 

Si. Para mí, la dictadura de la moda es el burka occidental. Estoy harta de ir de tiendas y no encontrar ropa que me agrade verdaderamente. Los diseñadores, hombres en su inmensa mayoría, se empeñan en vestir a las mujeres según sus fantasías. Y en ellas, todas (clones, desde luego) aparecemos femeninas, sumamente femeninas.

Haced la prueba. Escuchad en la televisión cuando hablan de un desfile de moda. Pasarela Cibeles, Pasarela Gaudí, Semana de la moda en París, Nueva York o Milán. Me da igual el país occidental del que se trate. Siempre, las informaciones empiezan diciendo “Bla bla bla...para la mujer muy femenina...” Hasta cuando las han vestido con trajes masculinos.

Está claro que quien no se somete a esa dictadura occidental sufre las consecuencias. Si quiero otro puesto de trabajo en mi empresa yla compañera que se sienta al lado mío también opta a él, tengo claro que se lo darán a ella porque representa el ideal femenino... falda, tacones, maquillaje...

No sólo soy discriminada por mi orientación sexual sino que mi aspecto físico es un obstáculo también. En este punto llegué a discutir con mi amiga. Ella sostenía que el hecho de ser masculina no me impedía nada. Cómo que no!! Mis mejores amigas hetero siguen empeñándose de vez en cuando en que con un poco de pintura estaría mucho mejor. E incluso mi amiga, feminista, lesbiana y femme, pone cara rara cuando encuentro alguna prenda masculina que me gusta y me la quiero probar.



Ella me decía que a las mujeres árabes se les niega el acceso a sus derechos y que al menos en occidente si tenemos derechos. Tengo que reconocer que llegados a este punto me exalté. Le dije que el hecho de que viviera en un país occidental, en un estado de derecho, en una democracia, no impedía que se me discriminase por mi apariencia masculina, por no seguir los dictados de la moda y por no ser un clon callado como la mayoría de las mujeres. La diferencia, sentencié, es que en los paises árabes si te niegas a seguir las imposiciones culturales, sabes a lo que te enfrentas, a la lapidación. Y aquí, en esta democracia, a mi me lapidan a diario por la espalda. Así que al menos en los países árabes no existe la hipocresía que yo tengo que soportar constantemente.

Y tuvo que darme la razón.

12 comentarios:

  1. Chsssssss, tranquila! Tú vive y haz lo que te de la gana que retractores siempre los hay. Y es cierto que aún en occidente hay muchas dictaduras. Besos

    ResponderEliminar
  2. Sí es verdad que la "moda" nos marca cómo devemos vestirnos y cómo debemos ser. La moda es cruel con las mujeres y no encontramos talla porque nos obligan a ser delgadas. Yo, con 14 años tenía verdaderos problemas para encontrar zapatos de la talla 40. Ropas para ir semivestida por la calle y tacón de aguja, y tintes en el pelo y alisado japonés. ¿Seguro que sólo se impone el burka a las mujeres?

    ResponderEliminar
  3. Ah, un Lempicka. Colgar arte siempre está bien.

    ResponderEliminar
  4. Chris estoy de acuerdo contigo. Estar por encima de eso, entiendo que a veces es muy complicado.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  5. Ya, claro. Negar eso y tu frustración es incuestionable Chris. Por cierto ya veo que te desatascaste, qué bien. :)
    tema muy muy interesante, organizaciones, institucionalización....feminismo en la calle... ay, que veo que me enrollo...
    Besos. Lenteja

    ResponderEliminar
  6. si una persona te discrimina por tu forma de vestir, ya lo ha dicho todo de si misma, no crees...

    no hay nada mas efímero que las modas Chris.,

    en serio tienes esas vistas :))

    ResponderEliminar
  7. Chris,totalmente de acuerdo con tu forma de pensar.
    La industria de la moda no es más que una mafia en la que todos nos vemos envueltos.
    Te recomiendo que leas Gomorra de Roberto Saviano.
    Te cuento que he tenido un buen inicio de lunes, muy diferente a los lunes que te había contado en otras ocasiones, espero que tengas una bonita semana.
    Un beso bonita!

    ResponderEliminar
  8. ¿te ha sucedido ya que te pierdas un trabajo por tu manera de vestir?
    Me parece increíble que eso suceda en este país.
    En cuanto a que te lapiden en cuanto les das la espalda lo interpreto como que te critican, ¿es así?
    Si ese es el caso, hazte un favor: quítales el poder de incomodarte. Como se dice en mi tierra: "quien no mantiene, no detiene"

    besos

    ResponderEliminar
  9. Nefer: en eso estoy, en vivir como me da la gana!! Gracias por todos tus comentarios...

    Juli: veo que estamos en perfecta aintonía. Besos bigfoot!!

    Martina: Para mí lo complicado es hacer a la gente consciente de estos temas. La mayoría traga con lo que le imponen sin pararse a pensar lo que hay detrás.

    Lenteja!! cómo vas? podemos quedar un día de estos para tomar un café y poder enrollarnos sobre los temas que nos apetezca!

    Alson...y yo pensando que habría quien se llevara las manos a la cabeza por poner a parir a occidente frente a la situación de las mujeres árabes.

    Bur, cuando la discriminación se da en el ámbito del trabajo te encuentras en la disyuntiva de ser tú o entrar en el juego. Ni que decir tiene que soy fiel a mí misma!!

    Mayela, tengo como 10 libros pendientes. Recuérdame el de Gomorra dentro de un año,a ver si me he puesto ya al día. Me alegro de que hayas empezado la semana con mejor humos que las anteriores. Un beso grandullona!!

    Pena...cómo me gustaría tomarme un café contigo y poder charlar de este tema cara a cara. Nunca me han echado de un trabajo pero noto que me discriminan, que comentan sobre mi apariencia masculina. Es algo que la sociedad no está preparada para aceptar. Ni en el trabajo, ni en la familia, ni a veces los amigos. En determinados ámbitos me ha costado sobrellevarlo. En otros...que le den al que no le guste!!! Un abrazo enorme preciosa!!

    ResponderEliminar
  10. Y así seguimos, mirando por fuera más que por dentro. Es que no aprenderemos nunca

    ResponderEliminar
  11. Es lo que te digo en mi comentario a tu último post: la pluma gay hace gracia, el look bollo, no.

    Las heteras presumirán de guays porque tienen un amiguito marica, pero negarán conocer a una butch, aunque hayan ido juntas al cole.

    Y es lo de siempre: no nos persiguen por tener/buscar la pareja del sexo que sea, pero si se nos nota que no nos interesa ponérsela dura a los reyes de la creación, nos crucifican.

    Hester, en su post Gordofobia (http://la-letra-escarlata.blogspot.com/2008/10/gordofobia.html), escribió acertadamente "la moda, esa secta manipuladora dirigida por gays misóginos". Pues sí: se han asociado las heteras y los gays en el afán por coleccionar pollas. Poco sitio nos queda a nosotras, así que a defenderlo tocan.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails