martes, 10 de enero de 2012

Novena planta

Suena el móvil y abro un ojo. Todavía es de noche. Miro la pantalla y veo que es mi madre. Al momento sé que algo no va bien. Cuando recibes una llamada antes de que comience el día sabes que vas a recibir malas noticias. Me pongo en guardia, mis sentidos se agudizan.
Tras colgar me levanto, me quito el pijama, lo tiro encima de la cama y me visto con lo primero que encuentro.
Bajo corriendo las escaleras del edificio. Pienso que estaré molestando por el ruido a los vecinos pero no es momento de preocuparme por eso. Por suerte, pasa un taxi al momnento y lo cojo.
"Lléveme a Urgencias de la Concepción lo antes posible".

Es así como hemos iniciado el año en mi familia, en el hospital. Aquí pasamos las horas mirando por la ventana la espectacular vista.
Cuando me canso me bajo a la cafetería. Tengo que recorrer medio hospital para llegar. Bajo a la planta cero, recorro los pasillos de las consultas privadas, atravieso la pasarela que conecta una parte con la otra, dejo atrás urgencias, otro pasillo infinito y por fin llego a la cafetería.
El hospital es un microcosmos. Los médicos suelen ir en parejas o tríos comentando las incidencias del día. Señoras mayores recorren los pasillos como van por la calle, ocupando todo el ancho. Yo camino deprisa. Es mi ejercicio diario. Ir y volver. Habitación-cafetería-habitación.
Varío el recorrido. En ocasiones escojo el pasillo de las aulas y los despachos. Por el día está más tranquilo y apensa hay gente.
Por las noches los dos caminos están vacíos. En la parte privada, a media luz, los pasos resuenan. Dan ganas de llevarse uno de los cuadros impresionistas que cuelgan de la pared. Nadie te ve.

La alegría o más bien el algarabío lo ponen los gitanos de la quinta planta. Hay una familia entera acampada junto a los ascensores, en el vestíbulo de la quinta. Allí se juntan y tocan la guitarra hasta la noche. El día de Reyes llenaron de bolsas enormes de el Corte Inglés con regalos todo el espacio libre.

En la novena planta el tiempo transcurre con lentitud. Paseo y contemplo el atardecer cayendo sobre la ciudad. Hablo con alguna amiga por teléfono y me distraigo mirando el facebook y leyendo comentarios. 
Llega la enfermera, le toma la temperatura y se va. Llega otra al rato, le toma la tensión y la saturación y se va. Las dos me dicen que si quiero algo que lo pida.
Al rato salgo al control y pido una manta. Hace frío por la noche en la novena. La habitación da al norte y sólo tengo unas sábanas. Imposible. No hay mantas en la planta y el lavadero está cerrado. Otra noche incómoda.

A las 7 vienen a preguntarnos qué tal noche hemos pasado y si necesitamos algo. Si, que nos dejen dormir un poco más. No hay manera. Nos levantamos y nos preparamos para otro día en la novena planta.

Miro por la ventana y veo la luna llena descendiendo sobre las montañas del fondo. La vista es preciosa pero ya estamos cansados de estar aquí. Todavía nos quedan unos días, hasta el viernes quizá. Mientras, seguiré recorriendo los pasillos, haciendo kilómetros de pensamientos en la soledad del gentío del hospital o disfrutando del silencio de sus pasillos por la noche.




Gracias, a las que me mandáis mensajes, a las que me llamáis, las que os preocupáis y me ayudáis a que estos días pasen mejor.

18 comentarios:

  1. Vamos, Chris, mucho ánimo. Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  2. Lo dicho, que no sea nada, que estar en el hospital cansa mucho.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ánimo y vuelve a pedir manta, qué vergüenza. Espero que leer nuestras chorradas por el face te entretenga a ratos. Besos

    ResponderEliminar
  4. Pues mucho ánimo; que los hospitales son tremendos...pero si volveis el viernes es que estais cansados, pero que todo ha ido muy bien. Besos grandes....

    ResponderEliminar
  5. Medio ausente que ando de todas partes, esta es la primera noticia que tengo de que algo en tu familia ha ido mal. Lo siento y espero que todo pase muy pronto y muy bien. Te llamaré. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Situaciones como esta nos recuerda que quejarse de lo cotidiano, además de ser inútil, es hasta injusto.
    (Quien sabe, lo mismo una de las auxiliares que te lleva una manta puede ser el amor de tu vida)

    ResponderEliminar
  7. Mucho ánimo . Espero que todo vaya a mejor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Mucha energía para vosotros. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Y... ¡pide la guitarra a los gitanos y practica un poco!

    ResponderEliminar
  10. Ánimo Chris, ojalá el viernes lo podáis celebrar en casa

    ResponderEliminar
  11. ...me entero ahora... ojalá pase pronto. Un abrazo fuerte y mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  12. Los días y las noches de hospital son muy largos, pero si vuelves a casa y todo ha ido bien, no tienen importancia. Que todo vaya bien y puedas hacer un post sobre ello, bien bonito.
    ánimo y suerte guapa.

    ResponderEliminar
  13. Las estancias en el hospital pueden ser agotadoras. Ánimo Chris, deseo que todo vaya bien y pronto pueda darse el alta médica.

    ResponderEliminar
  14. Vaya, qué mal... estos son los días en los que piensas que no quieres ni dinero ni amor... que te vale con la salud en las peticiones de postnavidad ¿verdad? Luego cuando todo se soluciona volvemos a añadir los dos deseos restantes, ainsss. Espero que los pidas de nuevo prontito ;)

    Besos.Lenteja
    *Palabra verif. : friki
    esto pa que te rías.

    ResponderEliminar
  15. Mucho ánimo con todo, de verdad. Sé lo que es estar de ambos lados, el hospital no es un sitio de buen gusto salvo cuando llega una nueva vida al mundo. Pide la manta de nuevo y todo lo que necesites. Los turnos cambian, la gente cambia, seguro que hay alguna enfermera o auxiliar que es capaz de ir a otra unidad a pedírtela si hace falta.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  16. Gracias...mil gracias a todas- En estos momentos es cuando más se siente esa red que creamos entre todas, esos lazos de cariño.

    Un abrazo enorme!

    PD Lenteja!! yo no renuncio a pedir amor!

    ResponderEliminar
  17. eeeey...mucho ánimo. espero que sea leve y todo termine bien, a pesar de haber empezado regular...
    los hospitales son duros, tengo experiencia..pero unos vaqueros nuevos con etiqueta y un corte de pelo lo hacen mas llevadero, sin duda :)
    un besazo

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails